Puigneró defiende reactivar la ampliación de El Prat pero no presenta ninguna alternativa

  • El 'conseller' mantiene la preservación íntegra de La Ricarda como línea roja de la Generalitat para relanzar el proyecto

  • ERC y la CUP marcan distancias con el discurso del dirigente de Junts y defienden como prioridad la defensa del medio ambiente

El vicepresidente y conseller de Políticas Digitales y Territorio de la Generalitat, Jordi Puigneró, interviene en el debate sobre la ampliación de El Prat en el Parlament

El vicepresidente y conseller de Políticas Digitales y Territorio de la Generalitat, Jordi Puigneró, interviene en el debate sobre la ampliación de El Prat en el Parlament / David Zorrakino / Europa Press

2
Se lee en minutos
Ricardo Mir de Francia
Ricardo Mir de Francia

Periodista

ver +
Fidel Masreal
Fidel Masreal

Periodista

ver +

El vicepresidente del Govern, Jordi Puigneró, acudió al Parlament a petición propia a exponer la posición del Govern sobre la ampliación del aeropuerto de Barcelona. Su intención, sostuvo, era dejar negar las fisuras internas y cargar contra el Estado. Pero el resultado del debate en la Cámara fue que el número dos del Ejecutivo catalán trazó una opinión, a menudo en primera persona, para asegurar que él no aparca nada, pese a que el 'president', Pere Aragonès, el pasado domingo, dejara claro que el debate está cerrado. Así pues, el vicepresidente defendió con tanta vehemencia la ampliación contra lo que definió como "negacionistas", que logró reabrir distancias con sus socios de ERC y sus aliados de la CUP.

Puigneró no concretó ninguna alternativa concreta para hacer posible una ampliación que respete el entorno natural en un contexto de crisis climática. "La Generalitat no hace propuestas técnicas. Es AENA quien debe hacerlas porque es quien tiene las competencias", se justificó. Y aseguró que sus planes no pasan por "trinchar la Ricarda".

El vicepresidente culpó al Gobierno central de la decisión de aparcar la inversión de 1.700 millones de euros de AENA. Y aseguró que la ampliación no implica un mayor número de vuelos. Trazó una visión equilibrada entre crecimiento y sostenibilidad, pero restó importancia al rechazo social al proyecto -en una manifestación a la que ERC dio su apoyo- e incluso deslizó que el tuit que hizo el 'president' Aragonès en su día --al que se acogió el Gobierno para dar carpetazo a la inversión-- no fue acertado. E insistió en que él está dispuesto a retomar el plan. Puigneró defendió además la resolución aprobada en el Parlament, con el rechazo de ERC, en la que se apuesta por reabrir negociaciones. El PSC fue el compañero de viaje de Junts en esa votación que dividió a los socios del Govern.

Puigneró además aplaudió la intervención de Ramon Tremosa, de Junts, que lanzó zarpazos a ERC: "Cuando se gobierna es importante saber de qué lado de la pancarta se está, es importante irlo entendiendo”.

ERC marca distancias y la CUP se planta

Noticias relacionadas

Fuentes del partido republicano sostienen que, como aclaró Aragonès este fin de semana, la carpeta está cerrada, y minimizan al máximo el margen de maniobra de Puigneró. El diputado republicano Eugeni Villalbí, marcó distancias de fondo: "Estamos en emergencia climática. Usted ha afirmado que hemos de hacer compatible el crecimiento con la sosteniblidad. Son titulares muy bonitos pero la concreción es donde seguramente no estaríamos de acuerdo”. Villalbí habló claramente de un proyecto "especulativo", de "inversión farsa" y de una Aena que trata de imponer su modelo.

La CUP fue más allá y su diputada Montserrat Vinyets afeó a Puigneró que hable de "negacionismo" cuando el rechazo social a proyecto ha reunido en la calle a miles de personas. El PSC optó por repeler las críticas al Gobierno y sostener que es la Generalitat la que se debe "aclarar internamente", en palabras del socialista Jordi Terrades. Y los 'comuns' formularon una pregunta que tras el debate se antojó decisiva: ¿hablaba Puigneró en nombre del Govern, como sostuvo, o en nombre propio?