Terrorismo islamista

Desarticulada una célula yihadista en Catalunya que se preparaba para atentar

2
Se lee en minutos
Tono Calleja
Tono Calleja

Periodista

ver +

La Audiencia Nacional ha enviado a prisión a cuatro de los cinco integrantes de una célula yihadista de Catalunya que fueron arrestados el pasado lunes por agentes de la Comisaría General de Información (CGI). Según han confirmado a este diario fuentes de la Audiencia Nacional, los detenidos que conformaban este presunto grupo terrorista estaban preparados para atentar. El quinto arrestado es un recluso de una prisión de Catalunya, por lo que no ha pasado a disposición judicial. Otro de los detenidos se encontraba circunstancialmente en un Centro de Internamiento de Extranjeros en Madrid, pero residía en Barcelona. Según Efe, la Policía ha decidido detenerlos al detectar que uno de los integrantes del grupo estaría realizando gestiones para la adquisición de un fusil kalashnikov.

Los agentes encontraron en enero la pista de este grupo criminal organizado tras la detención de otros tres presuntos yihadistas, también en la capital catalana. Dos meses después de la operación de enero los investigadores de la Comisaría General de Información detectaron que el presunto líder terrorista entraba en España.

Y fue entonces cuando el sospechoso contactó con el resto de implicados, que se preparaban para emprender acciones terroristas. El mencionado cabecilla del grupo es un retornado de los terroristas del Daesh en Oriente Próximo que habría combatido en sus filas en Siria e Irak en los años previos, antes de que fueran expulsados de estos territorios.

Cinco detenidos

En total, son cinco los detenidos, aunque uno ya estaba en prisión. Al registrar las viviendas los agentes de la Policía Nacional encontraron machetes y munición de calibre de 9 milímetros. También hallaron varios objetos que presuntamente fueron usados para falsificar documentos oficiales, según adelantó 'El Español'.

Según Efe, cuando se detuvo a los tres presuntos yihadistas se mantuvo la atención sobre su presunto jefe y, a finales de marzo, se detectó su entrada en España y que se instalaba en Barcelona, tal y como habían hecho sus predecesores.

La investigación posterior permitió identificarlo y comprobar su vinculación con Daesh desde el año 2016, cuando fue detenido en Turquía al intentar entrar en zona en conflicto para unirse al grupo terrorista. Una vez puesto en libertad recorrió varios países como Malasia, Tanzania y Argelia, donde continuó realizando labores de captación para la citada organización.

Altos signos de radicalización

Noticias relacionadas

En Barcelona, se rodeó de un grupo de jóvenes delincuentes argelinos que se dedicaban de manera organizada al robo de turistas. Desde su llegada se comprobó que varios de ellos mostraban altos signos de radicalización.

Los detenidos están acusados de pertenencia a organización terrorista y autoadoctrinamiento. Al presunto líder del grupo, además, se le imputa un delito de adoctrinamiento activo.