El futuro del emérito

El rey Juan Carlos quiere pasar “temporadas” en España pero residir fuera

  • El exjefe de Estado expresa sus deseos, pero asume que su futuro lo determinarán también Felipe VI y el Gobierno

  • El emérito está pendiente de la posible "reprobación de sus actos" que incluya el decreto de archivo de la fiscalía

Juan Carlos, en una imagen de archivo en junio de 2018.

Juan Carlos, en una imagen de archivo en junio de 2018. / Europa Press

4
Se lee en minutos
Pilar Santos
Pilar Santos

Periodista

ver +

El rey Juan Carlos ha recibido con cautela la noticia de que la fiscalía del Tribunal Supremo se prepara para dar carpetazo a las diligencias de las tres investigaciones que le afectan. El emérito está pendiente de conocer negro sobre blanco el decreto de archivo del ministerio público y saber si incluye una "reprobación de sus actos", aunque los fiscales hayan concluido que no son constitutivos de delitos. Según fuentes de su entorno, el deseo del monarca es seguir residiendo fuera y volver a España solo "algunas temporadas".

El exjefe de Estado vive en Emiratos Árabes Unidos (EUA) desde agosto de 2020 tras la publicación de numerosas informaciones comprometedoras por sus presuntos negocios opacos. Ahora, con la previsión de que la fiscalía no presentará ninguna querella contra él, se abre la posibilidad de su vuelta a España. El emérito sigue con la intención de que su primer destino sea la Zarzuela, aunque esté allí solo por unas horas. Ha vivido en ese palacio 58 de sus 83 años y quiere pisarlo de nuevo y reaparecer ahí.

Después, a iniciativa propia, según detallan fuentes conocedoras de sus planes, ya comunicará que se va a alojar en otra parte de la ciudad. En todo caso, asumió hace meses, continúan esas fuentes, que esa nueva ‘hoja de ruta’ de vuelta a España la tiene que pactar con Felipe VI, que a la vez está en permanente contacto con el Gobierno de Pedro Sánchez por este asunto. "Escuchar a Iván Redondo decir que no sabía nada de su salida [en el programa 'Lo de Évole'] fue toda una sorpresa", lanza, mordaz, un amigo del emérito que estuvo al tanto de aquella operación.

Silencio en la Zarzuela

Y ahora, igual que la salida fue una operación arbitrada por la Moncloa, con la vuelta se actuará de manera similar, pese a que el Ejecutivo de coalición se esfuerce en marcar distancias y descargar en la monarquía cualquier decisión. "El Gobierno es muy respetuoso con las decisiones individuales y personales", declaró la ministra portavoz, Isabel Rodríguez. El asunto es tan delicado que tampoco la Casa del Rey ofrece detalles sobre el futuro a corto plazo del emérito, del que no da información desde junio de 2019, cuando dejó la agenda pública. Fuentes oficiales de la Zarzuela descartaron este jueves de nuevo aportar luz al tema por estar fuera de "la agenda oficial" de Felipe VI.

Mantiene el título de rey por lo que podría alojarse en un edificio público "discreto", señalan fuentes próximas al emérito


También en el palacio, al igual que el principal afectado, están pendientes de conocer la letra pequeña que redacten los fiscales que, según todo apunta, han considerado que los hechos delictivos cometidos no son punibles. Y han llegado a esa conclusión por razones diferentes: porque están prescritos (en el caso de los supuestos fondos ocultos en el paraíso fiscal de Jersey), porque se produjeron cuando era inviolable (cuando no declaró a Hacienda los 100 millones de dólares que le dio el rey de Arabia Saudí) o porque su abogado los ha subsanado con las regularizaciones ante la Agencia Tributaria (el uso de dinero del empresario Allen Sanginés-Krause). Dependiendo del grado de "la crítica", la vuelta puede seguir siendo incómoda, sobre todo, para el Rey actual.

Seguridad del Estado

Padre e hijo, aseguran en el entorno de Juan Carlos, todavía no han hablado "al detalle" de cómo organizar su visita a España y dónde se podría alojar a su vuelta a Madrid. Tras su abdicación, en junio del 2014, el Gobierno de Mariano Rajoy modificó el real decreto 1368/1987 sobre régimen de títulos, tratamientos y honores de la familia real y de los regentes para, entre otras cosas, introducir un párrafo en el que se señala que Juan Carlos de Borbón "continuará vitaliciamente en el uso con carácter del título de Rey, con tratamiento de majestad y honores análogos a los establecidos para el Heredero de la Corona".

Este decreto, que el Ejecutivo actual podría haber cambiado, obliga a tratar con dignidad al emérito y puede suponer que se aloje "en un sitio oficial discreto", señalan fuentes próximas al antiguo monarca. Las consecuencias de ese tratamiento, por ejemplo, a nivel de seguridad de los cuerpos y fuerzas del Estado se podrá ver desde el mismo momento en que baje del avión en Madrid y requiera un dispositivo proporcional al título. En estos momentos, de hecho, varios guardias civiles hacen turnos rotatorios para proteger al exjefe de Estado en Abu Dabi.

En ese emirato, según cuentan los que le han visitado, el monarca sigue con la tranquilidad que encontró hace ahora 14 meses. Juan Carlos vive en una residencia que el jeque Mohamed bin Zayed Al Naan, príncipe heredero de Emiratos Árabes Unidos, le ha prestado en una de las islas del país. Allí está disfrutando de una discreción y una vida cómoda, agasajado por la familia real abudabí que, según los que lo han presenciado, lo trata como si fuera su propio rey.

Noticias relacionadas

En este tiempo en el Golfo Pérsico ha recibido la visita de sus hijas, Cristina y Elena, y de numerosos amigos que han pasado con él fechas señaladas como su cumpleaños y parte de sus vacaciones. No han viajado a verle la reina Sofía ni Felipe VI.