El tablero político

La 'España vaciada' se lanza a la arena política

  • 160 colectivos ciudadanos de 28 provincias del interior del país preparan una candidatura para competir en las próximas elecciones

  • Aspiran a replicar la fórmula de Teruel Existe para denunciar en el Congreso y los parlamentos autonómicos el abandono de los territorios despoblados

Manifestación convocada en varias localidades de la España Vaciada, en Teruel, en una imagen de archivo. 

Manifestación convocada en varias localidades de la España Vaciada, en Teruel, en una imagen de archivo.  / EFE / ANTONIO GARCÍA

4
Se lee en minutos
Juan Fernández
Juan Fernández

Periodista

ver +

Se han cansado de promesas incumplidas, eternas invitaciones a la paciencia y gestos de simpatía que nunca se traducen en soluciones para sus problemas. Los colectivos ciudadanos de la ‘España vaciada’ que llevan años denunciando el abandono de la Administración han decidido dar un paso al frente y organizarse como formación política para participar en las próximas citas electorales y entrar en las instituciones.

Aún no saben si lo harán bajo la fórmula del partido tradicional, como agrupación de electores o como coalición de candidaturas provinciales. Lo único que tienen claro es que quieren convertirse en un actor más de la escena política para que sus demandas y propuestas se discutan en los despachos donde se toman las decisiones.

“Solo si estamos presentes en los parlamentos y la Administración, nuestra voz será escuchada. Los partidos tradicionales llevan 40 años haciendo oídos sordos a nuestras quejas y ya no queremos esperar más. Es hora de entrar en política”, argumenta Antonio Saz, uno de los coordinadores de la plataforma España Vaciada, para explicar el acuerdo alcanzado por las 160 asociaciones y entidades ciudadanas de más de 28 provincias del interior de la Península que participaron en III Asamblea General de este colectivo, celebrada el pasado 19 de septiembre en la localidad de Priego (Cuenca).

Este sábado día 2, como cada primer sábado de octubre, la 'España Vaciada' evidenció sus reivindicaciones a través de su movilización 'Yo paro por mi pueblo', una acción simbólica con la que buscan enfatizar la necesidad de hacer efectivos los derechos que la Constitución garantiza a todos los ciudadanos sobre el acceso a los servicios básicos, independientemente de dónde residan.

Replicar Teruel Existe

Las organizaciones ciudadanas de los territorios más despoblados de España, entre las que figuran entidades como Soria ¡ya!, Cuenca Ahora, Levanta Jaén o Extremadura Vaciada, entre otras, no disimulan que aspiran a replicar el éxito conseguido por Teruel Existe, la plataforma creada hace 20 años para denunciar la falta de infraestructuras y el abandono administrativo que padece la provincia aragonesa y que en las últimas elecciones generales consiguió un escaño en el Congreso y dos en el Senado.

“Desde entonces, esta formación ha sido la portavoz de Teruel en la vida pública española. Se ha hablado más de la España vaciada en estos dos años que en las dos décadas anteriores. Necesitamos más voces así en el parlamento nacional y los autonómicos, porque el resto de partidos no hablan de nuestros problemas y demandas”, alega este portavoz ciudadano.

Demandas como las incluidas en la campaña 100/30/30 que han puesto en marcha para reclamar 100 megas de banda ancha en todo el territorio y que ningún pueblo esté a más de 30 kilómetros de una vía de alta capacidad ni a más de 30 minutos de un servicio básico, o el ‘Modelo de Desarrollo para la España Vaciada’ que presentaron en el Congreso de los Diputados el pasado mes de mayo, donde exponían un centenar de peticiones concretas en el ámbito del transporte, la sanidad, las telecomunicaciones y la atención a las personas mayores para las áreas menos pobladas del país. “Hace tiempo que abandonamos el discurso de la queja. Ahora estamos en la etapa de las propuestas y las soluciones. Y queremos alcanzarlas a través de la política”, subraya Saz.

Terremoto político

La irrupción de esta nueva candidatura amenaza con provocar un auténtico terremoto político en el interior de España. Las 25 provincias en las que creen que podrían presentarse y obtener buenos resultados suman más de un centenar de escaños en el Congreso, y ese es un botín muy goloso para las formaciones ya existentes, cuyas expectativas electorales podrían verse seriamente dañadas si este nuevo proyecto político llega a consolidarse.

“Nosotros no venimos a quitarle el sitio a nadie. Venimos a poner sobre la mesa unos problemas que han estado silenciados durante décadas. No confiamos en los partidos tradicionales porque ellos nos han llevado a esta situación”, advierte el representante de la plataforma España Vaciada, quien se muestra tajante a la hora de distanciarse del debate ideológico. “Esto no va de izquierdas ni de derechas. Nuestra ideología es la lucha contra la despoblación y el desequilibrio territorial. No pretendemos aplicar ningún sesgo político, sino el sentido común”, advierte.

Dificultades

Los colectivos involucrados en este proyecto son conscientes de las dificultades que entraña la puesta en marcha de una nueva formación política. De momento, se han dado de plazo hasta junio de 2022 para “diseñar la herramienta”, con la que aspiran a competir en los próximos comicios estatales y autonómicos. Les une una misma sensación de abandono de la Administración, pero están arraigados en territorios muy distintos con características muy variadas.

Noticias relacionadas

“Hay provincias que aportan siete escaños al parlamento y otras solo dos. En unas zonas los colectivos tienen una implantación muy fuerte y en otras no tanto. Serán los territorios los que decidan cómo y dónde nos presentamos, pero nuestro ámbito será provincial”, señala Saz.

Por decidir está también el nombre y la figura política con la que participarán en las elecciones. “Por nuestro origen, lo natural sería constituirnos como agrupación de electores, porque somos un colectivo ciudadano, pero esa fórmula nos resta derechos frente a los partidos de cara a las campañas y tenemos claro que queremos competir en igualdad de condiciones. Vamos a por todas”, advierte el representante ciudadano.