Parlamento

Batet pide a los diputados más respeto y educación al hablar para dar ejemplo

Pedro Sánchez saluda a la presidenta del Congreso, Meritxell Batet.

Pedro Sánchez saluda a la presidenta del Congreso, Meritxell Batet. / EFE / Chema Moya

1
Se lee en minutos

La presidenta del Congreso de los Diputados, Meritxell Batet, ha pedido a los parlamentarios más "respeto" y "educación" en sus intervenciones en el pleno para "dar ejemplo" a los ciudadanos, dejando "los insultos y las ofensas fuera de la Cámara". Unidas Podemos ha solicitado a la Mesa del Congreso poder aplicar sanciones "más contundentes" a los diputados que insulten a otros parlamentarios, llegando incluso a la suspensión de su cargo por un plazo de hasta un mes, para evitar "que la ultraderecha despliegue su matonismo" sin consecuencias.

Una iniciativa que ha explicado este martes el diputado de este grupo Gerardo Pisarello después de que en el pleno de la semana pasada un diputado de Vox llamara "bruja" a una parlamentaria socialista durante el debate sobre una iniciativa contra el hostigamiento a las mujeres que acudían a clínicas para abortar.

Al inicio del pleno de este martes, la presidenta del Congreso de los Diputados, Meritxell Batet, ha defendido el derecho a la libertad de expresión de las distintas "posiciones políticas". "Pero demasiadas veces y en demasiadas ocasiones en esta Cámara el uso de esa libertad de expresión ha sido utilizada de manera inadecuada, proyectando insultos y ofensas a personas e instituciones", ha lamentado.

Noticias relacionadas

Batet ha invitado a los diputados a reflexionar sobre lo que proyectan con sus intervenciones y lo que trasladan especialmente a "las nuevas generaciones que escuchan los debates parlamentarios", y les ha instado a "dar ejemplo" cambiando la forma de expresarse. "La dureza parlamentaria es perfectamente compatible con la buena educación, no tiene por qué derivar en ofensa", ha dicho.

Por ello, ha pedido "encarecidamente" a los diputados "más respeto y más educación a la hora de tomar la palabra", ya que "los insultos y ofensas deben quedar fuera de la Cámara". "No voy a ser neutral en la defensa de este Parlamento, en la defensa de las instituciones de este país y en la defensa de la democracia porque creo que la sociedad española es lo que merece", ha asegurado.