Debate de política general

Debate de política general: La oposición cercará a Aragonès para que clarifique su plan de Govern

Hemiciclo del Parlament de Catalunya.

Hemiciclo del Parlament de Catalunya. / Europa Press

6
Se lee en minutos
Júlia Regué
Júlia Regué

Periodista

Especialista en información del Parlament de Catalunya, siguiendo la actualidad de Cs, PP, Vox y CUP

Escribe desde Barcelona

ver +

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, se someterá esta semana su primer debate de política general en el Parlament con un suspenso de las bancadas de los grupos de la oposición. Los partidos llevan semanas esbozando discursos y propuestas de resolución para encarar para encarar el pleno que se llevará a cabo desde el martes y hasta el jueves. Estas son algunas de las reclamaciones que enarbolarán las fuerzas políticas en el hemiciclo.

PSC

El PSC lucirá la batuta de la oposición y desarrollará sus propuestas incluidas en el plan de su gobierno en la sombra. El partido marca como prioridades blindar el diálogo entre gobiernos -especialmente tras las invectivas de Carles Puigdemont tras su arresto en Cerdeña-, así como entre partidos catalanes, y acordar medidas para luchar contra los estragos de la pandemia con una mayor inversión en servicios públicos.

La valoración de los primeros días del Govern es "negativa" porque ven un impulso "escaso" y "empañada por las discrepancias entre ERC y Junts". La portavoz parlamentaria, Alícia Romero, afea al Executiu la ausencia de "grandes proyectos" y el choque por inversiones como la del Aeropuerto de Barcelona-ElPrat. "El plan de Govern tiene pocas cifras y pocos calendarios. Hay un abuso de verbos genéricos sin concreciones", lamenta.

Romero asegura que su grupo empleará un tono "duro, pero constructivo" y que volverán a tender la mano a Aragonès para la gestión de los fondos europeos, la renovación de cargos, políticas para la reconstrucción e incluso para los presupuestos del 2022, "aunque parece que el Govern no recoge el guante", apostilla.

CUP

La CUP está dispuesta a presionar desde el hemiciclo para que el Govern cumpla con lo acordado para la investidura del ‘president’ Pere Aragonès. De lo contrario, no empezará una negociación a fondo para recabar su apoyo para los presupuestos, advierte el diputado Carles Riera. El discurso de los anticapitalistas estará centrado en exigir al Executiu que lidere una legislatura de “confrontación, conflicto y desobediencia civil” para marcar una hoja de ruta independentista que acuerde a celebración de un referéndum pactado o no con el Estado antes del 2025.

“Reclamaremos un cambio de modelo, un giro de 180 grados, no pequeñas reformas”, inquiere Riera, porque considera que el “giro a la izquierda” prometido no se está dando en estos primeros días de ERC al frente de la Generalitat. Los ‘cuperos’ hurgarán en temas controvertidos como la ampliación del aeropuerto o la candidatura para los juegos olímpicos de invierno, para evidenciar que el Govern “está volviendo a la sociovergencia” apostando por una mesa de diálogo que la CUP cree que “nace muerta” y que muestra una “estabilidad institucional” que desactiva el pulso en las calles. Un mensaje que reforzarán tras la detención y posterior puesta en libertad de Puigdemont.  

En Comú Podem

Los 'comuns' tienen la sensación de que este Executiu "no acaba de empezar, sino que es más bien un fin de etapa" y que da signos de "agotamiento". "Van sin proyecto y con ideas recicladas", espeta el portavoz en el Parlament, David Cid, acogiéndose a la "confrontación" entre socios en asuntos como el aeropuerto y el diálogo, donde evidencian "posiciones completamente opuestas".

En Comú Podem aprovechará el debate para exhibir su nueva hoja de ruta, en la que se centran en reforzar el diálogo entre gobiernos y desjudicializar la política (todavía más tras la detención de Puigdemont) y en la que abogan por aparcar el referéndum para priorizar una mejora del autogobierno y el blindaje de los servicios públicos. La prioridad, explica Cid, es que Aragonès "se moje y clarifique su posición sobre el diálogo y proyectos como el aeropuerto o el Hard Rock". En cuanto a los presupuestos, los 'comuns' se mantienen a la retaguardia atentos a cómo avanzan las negociaciones con la CUP, pero ve complejo llegar a un acuerdo.

Ciutadans

“Más de lo mismo”, resume el portavoz parlamentario de Ciutadans, Nacho Martín Blanco, los primeros días del Govern Aragonès. Afea al Ejecutivo que continúe con su apuesta por la amnistía y la autodeterminación “en vez de centrarse en los problemas reales de los catalanes”. El debate de política general será la puesta en escena de su hoja de ruta para Catalunya, ocho puntos que reivindican el respeto al ordenamiento jurídico -centrándose también en el caso Puigdemont-, piden una garantía de estabilidad política, defienden el uso del castellano, reclaman neutralidad institucional y exigen el respeto al desempeño en Catalunya de las funciones de los organismos del Estado. Sus propuestas en el debate seguirán esta línea.

“No nos podemos permitir cuatro años más de parálisis y de bucle”, defiende el diputado y critica el “perjuicio económico” que provoca el ‘procés’: “El Govern sigue apostando por ensoñaciones de tipo identitario”, zanja, y critica el deshielo entre gobiernos con el recomienzo de la mesa de diálogo que ve como un “chantaje”

PPC

Los populares critican que el Govern "que se presentó como el de los tecnócratas, no haya cumplido" y que juegue al "cuanto peor, mejor". La diputada Lorena Roldán repasa los días de Aragonès al frente del Palau de la Generalitat a partir de una lista de agravios entre los que cita las vacunas caducadas o que la Generalitat se involucre en las fianzas que requería el Tribunal de Cuentas para algunos exaltos cargos o que se vuelque en Puigdemont tras su detención en Cerdeña.

La prioridades del PPC en el debate es colocar temas en la agenda como la lucha contra la ocupación de viviendas, la reducción de impuestos, la defensa del castellano en las aulas y de la escuela concertada, así como "reforzar el sistema sanitario" y blindar la neutralidad institucional. "Haremos un alegato por la libertad, porque aquí, como en Madrid, tiene todo el sentido del mundo poder elegir modelo educativo, poder decidir qué lengua hablar y poder sentirte seguro en tu casa. En definitiva, no sentir que pierdes libertades desde que el nacionalismo gobierna", concluye.

Noticias relacionadas

Vox

La formación de extrema derecha se estrenará en el debate de política general con una enmienda a la totalidad del Govern. Su portavoz, Juan Garriga, valora “negativamente” el plan de gobierno porque hurga en la “agenda ideológica sectaria” del independentismo. Critica también las apuestas ecologistas y feministas, y asegura que propondrán políticas de apoyo a la natalidad y apostarán por la retirada de sanciones por el uso del castellano en la cartelería de los negocios y en la señalización.

Las líneas centrales de su discurso serán “unidad, convivencia y seguridad”, junto a la exigencia de bajar impuestos en Catalunya. En cuanto a la pandemia, abogarán por reabrir los sectores que más han sufrido los estragos del covid-19. Esperan recibir el aval de otras formaciones como Cs y el PPC en algunas de sus propuestas, las únicas alianzas posibles tras el pacto del resto de formaciones para aislar al partido de la vida parlamentaria.