Desde Cerdeña

Puigdemont defiende la vía unilateral si España no ofrece una alternativa

  • El 'expresident' asegura que Catalunya tiene "el derecho político, moral y de justicia" para ejercer la desconexión forzosa cuando se den las condiciones

Carles Puigdemont en el Encuentro Internacional de Adifolk, en L’Alguer, el 25 de septiembre, tras su detención.

Carles Puigdemont en el Encuentro Internacional de Adifolk, en L’Alguer, el 25 de septiembre, tras su detención. / YARA NARDI (REUTERS)

1
Se lee en minutos
Irene Savio
Irene Savio

Periodista

ver +

El 'expresident' Carles Puigdemont ha defendido este domingo desde Cerdeña que si el Estado español no ofrece un proyecto alternativo a la independencia de Catalunya y mantiene "la represión", los catalanes tendrán "todo el derecho" a "ejercer la unilateralidad" cuando se den las condiciones.

"La unilateralidad es una vía no violenta, y por lo tanto es una vía legítima, es una vía que no somos los primeros en seguir, lo han seguido otros precedentes en el mundo que han sido avalados por la Justicia internacional", ha espetado Puigdemont desde Oristán, donde se ha reunido con un grupo de autoridades locales independentistas de la isla italiana. Pese a que ha remarcado que la desconexión forzosa es "un último recurso", ha añadido que "nadie nos puede negar este derecho, nadie que se niegue a negociar con Catalunya el derecho a la autodeterminación, nadie tiene el derecho después a negarnos el derecho a la unilateralidad, obviamente".

El exjefe del Govern ha insistido en que "después de intentarlo todo, con las derechas y las izquierdas, con los que les damos apoyo y con los que no, si finalmente la respuesta continúa siendo no, y el único proyecto alternativo a la independencia es el que estamos teniendo, cuatro años de represión, de nuestros derechos y nuestros recursos, tenemos todo el derecho político, moral, de justicia para ejercer la unilateralidad cuando estemos en las condiciones para ejercerla".

Noticias relacionadas

Puigdemont, que fue detenido el jueves y puesto en libertad en Cerdeña, partirá el lunes a Bruselas para acudir a reuniones como eurodiputado. Fue arrestado por la policía italiana siguiendo la euroorden del Tribunal Supremo, aunque salió de la cárcel de Bancali en la ciudad de Sassari el viernes, cuando el Tribunal de Apelación decidió que no le iba a imponer medidas cautelares de ningún tipo ni restricciones de movimiento.

Puigdemont volverá a la isla el 4 de octubre para comparecer en la vista en la que se analizarán si se dan las condiciones para su entrega a España, aunque fuentes italianas cercanas al caso han explicado que si no estuviera físicamente presente en territorio italiano, el tribunal establecerá "no lugar a proceder" y terminará el procedimiento judicial.