Tras su detención en L'Alguer

La defensa de Puigdemont presentará medidas cautelares para recuperar la inmunidad

  • Boye asegura que el Tribunal Europeo ha sido engañado" porque la euroorden de detención "estaba suspendida", pese a que el Tribunal Supremo defienda su vigencia

Gonzalo Boye

Gonzalo Boye / EUROPA PRESS

3
Se lee en minutos
Júlia Regué
Júlia Regué

Periodista

Especialista en información del Parlament de Catalunya, siguiendo la actualidad de Cs, PP, Vox y CUP

Escribe desde Barcelona

ver +

La defensa del 'expresident' de la Generalitat Carles Puigdemont, mueve hilos para que recupere la inmunidad como eurodiputado y evitar así una posible extradición. Puigdemont fue arrestado la noche del jueves en Cerdeña y comparecerá el sábado ante el juez, que deberá decidir sobre su entrega a España después de haberle dejado en libertad con la imposición de no salir de la isla italiana.

El abogado de la defensa de Puigdemont, Gonzalo Boye, ha comparecido al mediodía junto al 'exconseller' y vicepresidente del Consell per la República, Toni Comín, desde Bruselas, para anunciar que presentarán un escrito de solicitud de medidas cautelares ante el Tribunal General de la Unión Europea (TGUE). Una decisión podría tardar entre 24 y 72 horas en llegar, aunque no existe un plazo preciso en el reglamento del tribunal.

El objetivo es que Puigdemont pueda recuperar la inmunidad parlamentaria vinculada a su acta de eurodiputado porque considera un "engaño" que el Tribunal Supremo (TS) haya mantenido activa la euroorden de detención pese a que el tribunal europeo con sede en Luxemburgo debe fallar todavía sobre la decisión del Parlamento Europeo de aprobar el suplicatorio.

Un "engaño" del Supremo

Boye se ha mostrado confiado en que la resolución será favorable a sus intereses y que los tribunales "corregirán" la decisión de la policía italiana. Según el letrado, el auto del 30 de julio del tribunal europeo dejaba claro que los procedimientos para la detención de Puigdemont quedaban suspendidos al considerar que no había riesgo de detención, aunque el Tribunal Supremo sigue defendiendo la vigencia de la eurooden que emitió porque todavía no había recibido respuesta a sus alegaciones.

"El Tribunal europeo se va a sentir engañado porque levantaron las medidas cautelares con la creencia de que todas las partes estábamos diciendo la verdad [...] El problema del TS es que ha tratado de jugar una carta poco clara, poco correcta, que tiene que ver con otras dinámicas que con la judicial", ha aseverado, y ha explicado que se levantaron las medidas cautelares porque el tribunal europeo entendió que todo el mundo respetaría su decisión y Puigdemont no sería detenido.

El letrado ha explicado que habló con la policía italiana en el momento del arresto y que los agentes alegaron que no tenían capacidad para interpretar la documentación aportada, porque es la tarea de un juez, por lo que, al saltar en el sistema la orden de detención, procedieron a hacerla efectiva.

"Detención ilegal"

Por su parte, Comín ha afirmado que la detención de Puigdemont es "ilegal" porque "el Estado español reconoció formalmente ante el Tribunal de Luxemburgo que la euroorden estaba suspendida". "El Estado, una vez más saltándose el derecho europeo, ha forzado la detención de Puigdemont en otro país de la Unión Europea. Es una gravedad máxima desde el punto de vista jurídico y político. Italia, arrastrada por el Estado español, tiene un preso político", ha continuado.

El 'exconseller' ha preguntado a las instancias de la Unión Europea (UE) "¿cómo se puede negociar con un Estado que vulnera de forma sistemática y descarada el Estado de derecho, que hace caso omiso de las decisiones del Tribunal de la UE, que ignora el derecho europeo?", y se ha mostrado esperanzado en que "corrijan el error de la policía italiana".

Noticias relacionadas

El Consell per la República y la ANC han convocado una manifestación el domingo a las 12 horas en el paseo de Gràcia de Barcelona. "El proceso de independencia es irreversible e imparable y tras esto sigue adelante con más fuerza que nunca", ha zanjado Comín.