"Qué pena todo"

La "corte" de Pablo Iglesias, según Errejón: su objetivo era "enterrarle" políticamente

Afirma que, tras el conflicto interno de 2016, llegó el "estalinismo cuqui" de Echenique

La "corte" de Pablo Iglesias, según Errejón: su objetivo era "enterrarle" políticamente
4
Se lee en minutos
EP

El líder de Más País, Íñigo Errejón, describe en su nuevo libro que la Ejecutiva de Podemos derivó en una estructura "caudillista" con una "corte" de dirigentes en torno al exlíder Pablo Iglesias y está convencido de que el objetivo último de la candidatura en Madrid, tras varios episodios de desencuentros, era "enterrarle" en el plano político. Así lo relata en 'Con todo. De los años veloces al futuro', libro en el que narra en primera persona su trayectoria política y desgrana sus inicios en la formación morada hasta la decisión de abandonarla para formar primero Más Madrid y después el proyecto nacional Más País.

El diputado en el Congreso describe en tono biográfico el surgimiento de sus convicciones políticas, el impulso que supuso el movimiento 15M, la ilusión que produjo Podemos y su irrupción para transformar el mapa político por su carácter transversal. En ese crecimiento, detalla que en 2014 Iglesias era ya un "ídolo de masas" y que requirió ayuda para poder afrontar toda la tarea comunicativa y mediática, momento en el que comienza a "fortalecerse" el grupo que entró después de los cofundadores, compuesto por la ministra Irene Montero y actuales dirigentes de la formación como Rafa Mayoral y Juanma del Olmo.

"Se pegan a Pablo, le acompañan, asienten. Comienzan a decir que no está cuidado y que ellos le cuidan. No hay sistema caudillista sin corte", expone en las páginas de su libro para indicar que en verano de ese año Iglesias ya planteó la opción de ir en coalición con IU a las generales y autonómicas, algo que la mayoría del partido rechazó mayoritariamente de forma asamblearia.

Tras alcanzar gobiernos municipales y el éxito electoral de 2015, sin llegar a sobrepasar al PSOE, Errejón explicita que ya entonces comenzaron las diferencias de calado con el núcleo duro de Iglesias sobre la estrategia a seguir. A partir de ahí, Errejón va enumerando de forma cronológica las primeras diferencias internas, el surgimiento de un lenguaje "bélico" y las pugnas internas, donde las armas son "dimisiones", "gestoras" y "votaciones en el grupo para cambiar liderazgos".

Iglesias: "Contigo no puedo aún"

El resultado de esa "escalada" fue la destitución del entonces secretario de Organización Sergio Pascual en marzo de 2016. En este punto, Errejón desvela que un compañero, que ahora es diputado de Más País, se dejó abierto una tablet y "alguien" lee sus mensajes de un grupo de Telegram que compartían varios dirigentes y que expresaban sus posiciones políticas.

Fue entonces cuando el exlíder de Podemos, después de que se le hicieran llegar dichos mensajes, considera que se estaba produciendo un "ataque a la unidad" y decreta la destitución fulminante de Pascual. Al poco se reunieron ambos y trasladó a Iglesias que si cesaba a Pascual también le deberían echar a él, pues ambos cometieron el mismo "delito". "La respuesta es, literalmente, 'es verdad, pero contigo no puedo aún'", apunta.

Tras esta crisis, Pascual le emplazó a "romper ya, públicamente, con Pablo Iglesias, algo que declinó. "Me da un argumento muy convincente: 'Íñigo, tú no vales para las tareas de organización. Te acaban de cortar un brazo, que soy yo. No vas a sobrevivir. Si no reaccionamos ya, luego iréis otros", reproduce en su libro.

"Estanilismo cuqui"

A partir de ahí, el relato de Errejón dibuja una descomposición de las relaciones en el seno de la formación entre las distintas corrientes, donde todo se puebla "como espías de 'La vida de los otros'".

También asevera que la llegada a la Secretaría de Organización del actual portavoz parlamentario, Pablo Echenique, derivó en una gira territorial que derivó en "una suerte de estalinismo cuqui" que va "purgando" mientras se lanzaba una campaña de "abrazos y sonrisas".

Otro hito que describe con pesar fue el hastag en Twitter '#ÍñigoAsíNo', que fue compartido por diversos dirigente del partido, cuando criticó el cese del exportavoz en la Asamblea de Madrid Jose Manuel López. "Participa toda la dirección afín a Pablo. Él no, pero, como mínimo, consiente. Hablo con él y lo niega. No hay mucho que decirse", diserta Errejón que la motivación de aquello era ir "desgastándole emocionalmente, sin ningún pudor, cualquier posición que no fuera la que ellos defendían".

A partir de ahí, en base a su relato, el camino fue una "espiral descendente de mierda" y que se levantara con "arcadas" cuando se reunía la Ejecutiva del partido. "Tenía auténtico rechazo físico a ir a la sede", admite.

Noticias relacionadas

"Yo le digo a Pablo que a lo mejor lo dejo (...) En ese partido no voy a sobrevivir", condensa el parlamentario admitiendo que pasó meses "extraños y tristes" hasta que Iglesias le propone la candidatura de Madrid. No obstante y pese pactar encabezar la lista autonómica, Errejón esgrime que la dirección apenas le permitía tener visibilidad mediática y dificultades para confeccionar su propio equipo, con lo que empezó a pensar que el "objetivo era enterrarle".

"Yo estoy haciendo política en Más Madrid y Más País porque nos atrevimos a movernos (...) De no haber sido así, de no habernos escapado de ese callejón sin salida, hoy engrosaríamos la lista de tantos fundadores, portavoces, figuras públicas o militantes del primer Podemos", esgrime para después zanjar sobre su paso por Podemos: "Qué pena todo".