Cuando visitaba Alguer

Puigdemont, detenido en Italia por orden del Supremo

  • Los 'carabinieri' arrestan al líder de Junts al aterrizar en L'Alguer, donde iba a una recepción institucional

  • La justicia italiana decidirá hoy si deja libre al 'expresident' o lo entrega a España

  • Moncloa recuerda en un comunicado que el político catalán "debe someterse a la acción de la Justicia"

  • Última hora sobre Carles Puigdemont en directo

 Carles Puigdemont, en una imagen de archivo.

Carles Puigdemont, en una imagen de archivo. / David Zorrakino - Europa Press (Europa Press)

5
Se lee en minutos
Juan José Fernández

De manera inesperada y repentina, Carles Puigdemont vuelve al primer foco del tablero político catalán. El expresidente de Generalitat ha sido detenido en la noche este jueves en la isla italiana de Cerdeña nada más bajar del avión en que viajaba desde Bruselas para asistir a una recepción institucional del síndico de L'Alguer. Como ha adelantado El Español y ha confirmado este diario, policías italianos han procedido al arresto en el aeropuerto de Alguero en virtud de la orden de busca y captura emitida por el Tribunal Supremo. Así lo ha confirmado el abogado del líder de Junts, Gonzalo Boye. Puigdemont pasará este viernes a disposición de la justicia italiana, que es competente para decidir si le deja en libertad o lo entrega a España.

Segú fuentes policiales españolas, la detención se ha llevado a cabo por tres agentes no uniformados. Las autoridades italianas han valorado conducir a Puigdemont desde la comisaría de policía del aeropuerto a la comisaría central (Comando Provinciale) de carabineros de Sassari, capital judicial de la provincia de Alguer, para pasar la noche a la espera de comparecer este viernes a primera hora ante un juez sardo.

El expresidente de la Generalitat ha estado solo hasta que se ha personado un abogado italiano, según las mismas fuentes. Se encuentra bajo vigilancia reforzada para asegurarse las autoridades locales de que no le pase nada, en lo que llaman “régimen de máxima seguridad”. .

El juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena, instructor de la causa por el 1-O, ha ido activando y desactivando la euroorden de detención y entrega de Puigdemont en función de las decisiones de los distintos tribunales europeos.

El Tribunal General de la Unión Europea (TGUE) retiró el pasado mes de julio la inmunidad parlamentaria al 'expresident' y a los 'exconsellers' Toni Comín y Clara Ponsatí, de la que gozaban por su condición de eurodiputados. Daba así marcha atrás a la decisión que tomó el mismo tribunal el pasado 2 de junio de concederles temporalmente la protección demandada hasta que resolviera sobre el recurso que los tres eurodiputados presentaron contra la decisión del Parlamento Europeo de aceptar el suplicatorio que solicitó el Tribunal Supremo. El tribunal consideró que no habían acreditado lo suficiente que pudieran ser detenidos.

Este verano, polícias franceses ya se presentaron en la Universitat Catalana d'Estiu en Prada de Conflent (Prades) para preguntar si iba a asistir Puigdemont.

Puigdemont había viajado a Cerdeña para participar todo el fin de semana en varios eventos. Primero, el Aplec Internacional Adifolk, un encuentro de cultura popular, y después para reunirse con varios alcaldes y cargos municipales independentistas sardos, a quienes iba a agradecer su apoyo al derecho de autodeterminación de Catalunya. En estos actos también estaba previsto que participasen la ‘consellera’ de Acció Exterior, Victòria Alsina, y la presidenta del Parlament, Laura Borràs. Fuentes de Junts se manifestaron «tranquilas» por lo que pueda suceder con el ‘expresident’ en las próximas horas, informa Fidel Masreal.

Comunicado de Moncloa

De madrugada, la Secretaría de Estado de Comunicación ha salido al paso de los comentarios en los medios sobre las dificultades que esta detención plantea en las retomadas conversaciones del Gobierno central con la Generalitat. Moncloa ha emitido un comunicado en el que habla de "detención" y no de retención, dando por sentado que la situación en que se encuentra Puigdemont no es momentánea. "La detención del señor Puigdemont -dice la nota- obedece a un procedimiento judicial en curso que aplica a cualquier ciudadano en la Unión Europea que debe responder de sus actos ante los tribunales".

El comunicado añade que el Gobierno de España "manifiesta su respeto a las decisiones de las autoridades y tribunales italianos, al igual que siempre lo ha hecho con los tribunales españoles y europeos que han dictado resoluciones en los procedimientos judiciales que afectan al señor Puigdemont", y aprovecha para recordar que "en consecuencia, el señor Puigdemont debe someterse a la acción de la Justicia, exactamente igual que cualquier otro ciudadano".

Segunda detención

Esta es la segunda detención de Puigdemont desde que se fugó de España tras la fallida declaración unilateral de independencia (DUI) del 27 de octubre de 2017. La primera se produjo en Alemania en marzo de 2018 cuando viajaba en coche de regreso a su residencia en Waterloo (Bélgica) después de haber acudido a dar una conferencia a Helsinki (Finlandia). Entonces, Puigdemont ingresó en la prisión germana de Neumünster, aunque fue puesto en libertad 12 días después. Posteriormente, un tribunal alemán rechazó su entrega a España, que le reclamaba entonces por un delito de rebelión, y Puigdemont regresó a Bélgica.

Condenas independentistas

La noticia del segundo arresto del líder de Junts provocó la indignación inmediata del independentismo. El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, expresó su "enérgica condena" y llamó a "frenar la persecución y represión judicial" mediante la amnistía y la autodeterminación.

Mientras, diversos dirigentes de las fuerzas de la derecha clamaban en redes sociales por que Puigdemont sea entregado y juzgado en España. El líder del PP, Pablo Casado, instaba al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez a "respetar la sentencia de la Justicia sin indultos".

Noticias relacionadas

La detención del expresident se produce a menos de 48 horas de que el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, se vea en persona con su homóloga italiana, Luciana Lamorgese. De no resolverse este viernes la legalidad de la detención, el encuentro de ambos dirigentes ministeriales se produciría con Puigdemont en manos de las autoridades italianas. El encuentro está previsto en una cumbre de los países europeos del grupo Diálogo 5 + 5, en la que los titulares de Interior de España, Italia, Francia, Portugal y Malta tratarán sobre asuntos de inmigración.