Fecha a fecha

La fiscalía notificó al rey emérito sus investigaciones antes de que regularizara

  • La primera puesta al día con Hacienda se hizo después de ser informado de la apertura de las pesquisas fiscales

  • La segunda, relativa al pago de viajes por una fundación, significaría que la anterior no había sido completa

El Rey emérito Juan Carlos I en el exterior del Congreso de los Diputados.

El Rey emérito Juan Carlos I en el exterior del Congreso de los Diputados. / JuanJo Martin

3
Se lee en minutos
Ángeles Vázquez
Ángeles Vázquez

Periodista

Especialista en Tribunales y Justicia

Escribe desde Madrid

ver +
Juan José Fernández

La fiscalía informó al rey emérito a través de su abogado, Javier Sánchez-Junco, de la apertura de las diligencias de investigación abiertas en su contra, para dilucidar si cometió algún delito por el que deba interponer una querella o, por el contrario, procede el archivo de las actuaciones, antes de sus regularizaciones fiscales. En principio, una regularización fiscal para conjurar una imputación debe ser "espontánea, veraz y completa". Pero las cosas en una investigación penal no son tan sencillas y más cuando la persona investigada fue jefe del Estado, que, independientemente del futuro de las diligencias, ya ha pagado a la Hacienda pública cinco millones de euros.

Como adelantó EL PERIÓDICO, la fiscalía informó oficialmente a principios de noviembre de 2020 al rey Juan Carlos de las diligencias de investigación abiertas y, en concreto, de la relativa al uso de tarjetas a nombre de quien había sido su ayudante de campo, el coronel del Ejército del Aire Nicolás Murga, alimentadas con el dinero de Allen Sanginés-Krause. Con esa notificación en su poder entregó en Hacienda 678.393 euros con los que realizó su primera regularización.

La primera regularización se produjo después de ser informado de la apertura de diligencias por las tarjetas opacas

La primera notificación se produjo en junio de 2020, según informó este lunes 'El País'. Fue por los 65 millones de euros que la monarquía saudí le entregó por la construcción del AVE a La Meca, según se oyó a su examante Corinna Larsen contar al excomisario José Manuel Villarejo. Al solicitar la ayuda de las autoridades suizas, que investigan la actuación de sus bancos al ingresar este dinero en cuentas de fundaciones, el ministerio público español se refirió a Juan Carlos I como comisionista internacional.

Rueda y viajes

De la apertura de las terceras diligencias, estas por un depósito en el paraíso fiscal de Jersey, se informó en rueda de prensa por la fiscal general del Estado, Dolores Delgado, y el fiscal jefe Anticorrupción, Alejandro Luzón, que se incorporó así al equipo de fiscales encabezado por el teniente fiscal, Juan Ignacio Campos, a cargo de las pesquisas.

Ninguna de las diligencias obedecen, al menos en lo que se ha conocido, al motivo de la segunda regularización que hizo el emérito por casi 4,4 millones de euros. Fue por los gastos por más de ocho en viajes sufragados por la fundación Zagatka de su primo Álvaro de Orleans, que declaró como testigo ante los fiscales españoles. Así esta puesta al día con el fisco cumpliría con el requisito de espontaneidad, pero hace dudar de que la primera fuera "completa y veraz", como es obligado para evitar el delito.

"Si de las notificaciones se puede deducir que se están investigando posibles delitos fiscales, eso podría dejar sin efecto la primera regularización", afirma el presidente de Gestha

Noticias relacionadas

Para Carlos Cruzado, presidente del sindicato de técnicos de Hacienda (Gestha), "habrá que estar al contenido concreto de las notificaciones, cuyo contenido no está claro. Si de las notificaciones se puede deducir que se están investigando posibles delitos fiscales, y los hechos a los que afectaría, eso podría dejar sin efecto la primera regularización". También debe tenerse en cuenta, añade, si la fiscalía "tiene o no la obligación de incluir una calificación jurídica de los hechos investigados en esa comunicación de apertura de diligencias".

Para el caso de la segunda notificación de fiscalía, "si el aviso no hacía referencia a la fundación Zagatka y a sus supuestos pagos de viajes y servicios, difícilmente se podría considerar que tuviera efectos para frenar la segunda regularización".