Nuevo revés para el Ejecutivo

La mayoría conservadora del TC fuerza a anular también el parón del Congreso cuando estalló la pandemia

  • El ponente, Antonio Narváez, proponía avalar el cierre de las Cámaras, pero al comprobar el sentir mayoritario, cambiará su texto

  • Esta sentencia se suma a la que anuló el primer estado de alarma y contribuye a preparar el camino para hacer lo propio con el segundo

Hemiciclo vacío del Congreso de los Diputados tras la suspensión del pleno, el 10 de marzo del 2020, como medida preventiva de contención del coronavirus.

Hemiciclo vacío del Congreso de los Diputados tras la suspensión del pleno, el 10 de marzo del 2020, como medida preventiva de contención del coronavirus. / EUROPA PRESS / RICARDO RUBIO

2
Se lee en minutos
Ángeles Vázquez
Ángeles Vázquez

Periodista

Especialista en Tribunales y Justicia

Escribe desde Madrid

ver +

Que a la mayoría conservadora del Tribunal Constitucional no le gustó la forma en la que el Gobierno de Pedro Sánchez gestionó la pandemia resulta cada pleno más evidente. Si en julio anuló el primer estado de alarma, porque el confinamiento de marzo de 2020 fue más allá de una limitación de derechos, por lo que habría sido necesario el de excepción, en el de septiembre ha quedado patente que el sentir mayoritario es considerar también inconstitucional la suspensión de iniciativas parlamentarias en el Congreso que se produjo al principio de la pandemia entre el 14 de marzo y el 13 de abril de 2020.

El ponente de la resolución que se dictará sobre este recurso de Vox, Antonio Narváez, proponía rechazarlo y declarar constitucional el parón que acompañó el primer estado de alarma, pero durante las deliberaciones del Constitucional quedó claro que la mayoría de sus compañeros entendían más ajustado a la Constitución estimar la impugnación del partido de extrema derecha.

Como adelantó 'El País' y ha confirmado este diario, el magistrado decidió entonces, como es tradicional en el alto tribunal, cambiar su propuesta inicial por una acorde con el sentir mayoritario y llevarla a próximos plenos para que la impugnación sea estimada y se declare la inconstitucionalidad del parón vivido por las Cámaras por entender vulnerado el derecho al control parlamentario del Gobierno por los grupos.

Empate a cinco

Al pleno que finalizó este jueves asistieron solo 10 magistrados, lo que hizo que las posiciones a favor de anular o avalar el parón estuviera empatado a cinco. Faltaba por una dolencia leve el magistrado Alfredo Montoya, que siempre ha votado con el sector conservador, lo que hace presumir que su posición se sumará a la de los partidarios de declarar la inconstitucional del acuerdo de la Mesa del Congreso del 19 de marzo de 2020 que suspendió las iniciativas parlamentarias. No se llegó a votar y Narváez anunció el cambio de la ponencia.

En el pleno de octubre ya estaba previsto que los magistrados deliberaran sobre otra ponencia de este magistrado, partidaria de declarar inconstitucional también el segundo estado de alarma, pero por la falta de control parlamentario, no porque la limitación de derechos obligara a haber dictado un estado de excepción como en el primero. Será la primera vez que los magistrados deliberen sobre este asunto, aunque viendo el criterio expresado por la mayoría todo apunta a que se anulará también. El primer estado de alarma se anuló por la mínima, seis votos a cinco.

Noticias relacionadas

El Tribunal Constitucional, con un tercio de sus magistrados pendiente de renovación, cuenta actualmente con 11 magistrados tras la renuncia de Fernando Valdés, al abrirse juicio oral contra él violencia machista.

Eutanasia y veto a nombrar del CGPJ

El pleno del Tribunal Constitucional del mes de septiembre ha admitido a trámite el recurso de 50 diputados del PP contra la ley de eutanasia y el interpuesto por este mismo grupo parlamentario y por Vox contra la reforma del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) que le impide hacer nombramientos con el mandato de sus miembros caducado. El ponente de la resolución que dictará el Constitucional en relación con la regulación de la muerte digna será Cándido Conde-Pumpido.