Crisis en el Govern

Junts se debate entre tensar más la cuerda o volver a la mesa de diálogo

  • Aragonès cita en Palau a Puigneró para reclamarle lealtad y apremiarlo a designar 'consellers' para la mesa

  • Fuentes del partido de Puigdemont apuntan a una solución salomónica cuando amaine la tensión

La diputada de Junts X Catalunya (JxCat) Elsa Artadi, 

La diputada de Junts X Catalunya (JxCat) Elsa Artadi, 

3
Se lee en minutos
Fidel Masreal
Fidel Masreal

Periodista

ver +
Xabi Barrena
Xabi Barrena

Periodista

Especialista en información sobre el Govern de Catalunya, de ERC y en el seguimiento de la actualidad del Parlament.

Escribe desde Barcelona

ver +

Junts per Catalunya se debate entre alimentar el conflicto con el 'president', Pere Aragonès, y ERC a cuenta de la mesa de diálogo con el Gobierno o tratar de reconducir la crisis y volver a participar del principal objetivo político del Govern en esta legislatura. Para esto último, confían en un pacto con Esquerra cuando se enfríe la actual tensión. En una misma jornada, este jueves, el vicepresidente Jordi Puigneró transmitía a Aragonès (que lo citó a capítulo en Palau) la voluntad de aislar al Ejecutivo del ruido al mismo tiempo que la portavoz del partido, Elsa Artadi, cargaba duramente contra los resultados de la reunión de la mesa de diálogo del miércoles.

Sectores del partido de Puigdemont se inclinan por regresar a la mesa de diálogo pese a no creer en absoluto en las opciones de éxito de esta vía. Fuentes de la formación esperan que Aragonès tienda puentes en los próximos días o semanas para llegar a una solución salomónica, dado que la actual batalla interna genera un gran desconcierto en las bases independentistas. Reprochan al 'president' una cierta "sobreactuación" contra los nombres que propuso este martes Junts para formar parte de la mesa. Este punto de encuentro no es fácil, admiten, pero el propio jefe del Govern, en RAC-1, sugirió una pasarela para tratar de incorporar a los nombres de JxCat a otros ámbitos del proceso de diálogo.

Pero en el seno de Junts conviven distintas miradas respecto a la crisis. En el Govern existe una apuesta clara por seguir remando a favor de la gestión en esta legislatura. Es decir, evitar el precipicio de una crisis definitiva o una eventual salida del Consell Executiu. Y en el partido, la portavoz Artadi --que decidió en su día no formar parte del Govern-- mantiene un tono todavía beligerante.

"Aragonès representaba a ERC"

En una entrevista en TVE, afirmaba este jueves que en la cita de Palau solo estaba presente "la minoría del independentismo", que Aragonès "representaba a ERC" y no al Govern, y que, respecto a reuniones anteriores, la gestión de ERC es "mejorable" porque se va "peor que el cangrejo", hacia atrás, porque no ha habido ni acuerdos ni metodología, a diferencia de la reunión de Pedralbes de diciembre de 2018. Así pues, Artadi ensalzó las anteriores reuniones cuando desde Junts no se ha hecho otra cosa que considerarlas estériles.

Escuchando a Artadi parece que la voluntad de JxCat sea la de seguir tensando la cuerda. Eso sí, en ningún caso tienen intención de llegar hasta el final y salir del Govern. Algo que no sería descabellado si se recuerda que la divergencia afecta a una apuesta estratégica del Govern independentista. El tono de Jordi Turull en TV-3 fue distinto: apeló por enésima ocasión a la unidad independentista.

Aragonès reclama lealtad

Noticias relacionadas

Mientras, el 'president' mantiene su gesto de autoridad. Este jueves citó al 'vicepresident' Puigneró a Palau para reclamarle "lealtad" y apremiarlo para que Junts designe a los 'consellers' que han de formar parte de la mesa de diálogo. En esta reunión, según fuentes de Presidència, Aragonès pidió a Puigneró que actuara con diligencia porque JxCat sabía desde hacía semanas que los integrantes del equipo negociador catalán debían ser miembros del Consell Executiu.

Junts celebra este sábado el primer consejo nacional del partido, máximo órgano entre congresos. Una cita que semanas atrás se preveía clave para debatir la posición sobre la ampliación del aeropuerto de El Prat, pero que, dadas las circunstancias, estará monopolizada por la crisis con ERC en este inicio de legislatura. No faltan quienes critican la actitud de Aragonès en este conflicto interno, pero las voces templadas también reclaman reconducir la situación y poder emprender el rumbo de la recién inaugurada legislatura, con citas clave como los presupuestos, el plan de Govern, la gestión de la pandemia y las relaciones bilaterales con el Gobierno.