Resaca de la reunión con Sánchez

Aragonès critica la reacción de Junts pero se cita con Puigneró para informarle de la mesa de diálogo

El 'president' mantiene la puerta abierta a que Junts participe en nuevas reuniones con otra delegación

Puigneró y Aragonès, en el Parlament.

Puigneró y Aragonès, en el Parlament. / EFE / Quique García

3
Se lee en minutos
Europa Press

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, ha citado este jueves por la mañana al vicepresidente del Govern, Jordi Puigneró, para informarle sobre los detalles de la reunión de la mesa de diálogo del miércoles, en la que Junts no participó. En una entrevista en RAC1, ha explicado que en este encuentro en el Palau de la Generalitat espera darle "toda la información necesaria" de la reunión del miércoles, de cómo han ido las cosas los últimos días --el martes se produjo una crisis en el Govern entre ERC y Junts por la delegación de la mesa de diálogo-- y sobre cómo enfocan los próximos pasos del diálogo con el Gobierno de Pedro Sánchez.

También ha asegurado que, tras la reunión con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y de la mesa de diálogo, habló por mensaje con el líder de ERC, Oriol Junqueras, para contarle cómo había ido el encuentro, aunque ha dicho que se tendrán que reunir para hablar con la "profundidad necesaria".

Con todo, ha negado que informara antes a Junqueras que a Puigneró del contenido del encuentro y ha asegurado que tiene "toda la confianza" en el vicepresidente para poder explicarle la reunión con Sánchez sin que haya filtraciones posteriores.

Preguntado por el choque con Junts por la delegación

de la mesa de diálogo, Aragonès ha afirmado que los socios del Govern "sabían desde el primer momento" que la delegación tenía que estar formada solo por miembros del Ejecutivo y que tenía el compromiso por parte de Puigneró y del secretario general de Junts, Jordi Sànchez, de que así fuera.

Critica el comunicado de Junts

Ha explicado que el martes Sànchez lo llamó para trasladarle la propuesta de delegación --formada por él mismo, el 'exconseller' Jordi Turull, Puigneró, y Míriam Nogueras-- y que Aragonès le dijo que no la podía aceptar porque no todos eran 'consellers' y lo emplazó a seguir hablando y encontrar una solución.

Así, ha criticado que después Junts emitiera un comunicado público anunciando la propuesta de delegación: "Lo que no puedo aceptar como presidente es que se haga pública para intentar que o lo acepto o hay un pequeño conflicto". Sin embargo, ha destacado que todavía mantiene la puerta abierta a que Junts presente otra delegación y se incorpore a la mesa de diálogo: "Al final en esta resolución del conflicto nos tenemos que acabar implicando todos", y ha reclamado lealtad y rehuir de las batallas partidistas.

Diferencia con 2020

Sobre por qué solo pueden participar 'consellers', Aragonès ha argumentado que la negociación debe hacerse entre gobiernos porque son los que están legitimados para representar a la ciudadanía y ha cuestionado cómo reaccionaría el independentismo si el Gobierno central llevara a representantes del PSOE que no son ministros: "Diríamos que es una falta de compromiso de la otra parte".

Además, ha dicho que en la primera reunión de la mesa de diálogo en febrero de 2020 --cuando el presidente era Quim Torra-- sí que había miembros que no formaban parte del Govern, incluidos diputados de ERC, porque, según él, la situación era diferente: "Fue una decisión que se tomó en ese momento y era el final de la legislatura. Era evidente que el Govern sería diferente en unos meses y podía tener lógica que hubiera otros representantes".

Para él, en ese momento había un Govern "provisional" hasta que se celebraran las elecciones --Torra ya había dado por finalizada la legislatura por la falta de confianza entre los socios del Govern-- y considera que ahora se está en otra situación en la que el actual Govern ha arrancado hace pocos meses y tiene un acuerdo que apuesta por la mesa de diálogo.

Noticias relacionadas

Tras insistir en que no ha habido ningún veto personal a nadie, Aragonès ha señalado que los indultados independentistas "deberán formar parte de la dinámica de la negociación", aunque no formen parte de la delegación del Govern.

"Tiene que ser entre gobiernos pero no se trata solo de lo que es la propia reunión. Aquí habrá que implicar a todo el mundo en este proceso. Evidentemente, los dirigentes políticos más importantes deberán participar de una manera u otra", ha añadido.