Bloqueo a la catalana

El PSC inicia contactos para intentar renovar 112 cargos pendientes

  • Los socialistas se reúnen esta semana con Junts y los 'comuns' para desencallar 28 organismos con mandatos caducados

Salvador Illa, en el centro, acompañado de Alicia Romero y Raúl Moreno, en los pasillos del Parlament.

Salvador Illa, en el centro, acompañado de Alicia Romero y Raúl Moreno, en los pasillos del Parlament. / EUROPA PRESS / DAVID ZORRAKINO

2
Se lee en minutos
Jose Rico
Jose Rico

Jefe de la sección de Política

Especialista en política catalana

Escribe desde Barcelona

ver +

Mucho se habla del bloqueo al que PSOE y PP tiene sometido al Consejo General del Poder Judicial. Más de 1.000 días lleva en situación interina el órgano de gobierno de los jueces, y ese mismo tiempo llevan Gobierno y oposición cruzándose acusaciones. Sin embargo, el bloqueo en la renovación de los organismos públicos no es un patrimonio exclusivo de los partidos estatales. Las formaciones catalanas también cometen el mismo pecado en el Parlament, donde hasta 112 cargos se mantienen con el mandato caducado desde hace años. Algunos llevan así más de un lustro.

Para intentar acabar con esta situación, el PSC ha decidido impulsar negociaciones con los grupos parlamentarios en busca de un acuerdo que permita poner al día los 28 organismos que tienen en estos momentos alguna vacante o miembros que deberían haber dejado el cargo hace ya tiempo. La portavoz socialista en el Parlament, Alícia Romero, y el portavoz adjunto, Raúl Moreno, se reunirán este martes con Junts y también esta semana con los 'comuns', según confirman fuentes del PSC.

Estas citas son fruto de una carta que Romero remitió en julio a los portavoces del resto de partidos en la que les proponía abrir las negociaciones para poder designar los 112 cargos pendientes "con garantías de igualdad, transparencia y acuerdo" respecto a los perfiles, que deberían elegirse, según el PSC, por los "principios de mérito, capacidad, profesionalidad, representatividad, pluralismo y paridad". Las citadas fuentes socialistas aseguran que solo Junts y los 'comuns' les han respondido por ahora a esta invitación.

Por culpa de los bloques

Los férreos bloques en que lleva tiempo dividida la política catalana ha imposibilitado la mayor parte de estos nombramientos. La actual composición de la Cámara mantiene los dos bloques, pero el hecho de que ahora el grupo mayoritario sea el PSC (empatado con ERC), y no Ciutadans, abre el interrogante de si será más fácil construir mayorías transversales para desencallar las renovaciones pendientes.

En concreto, los socialistas proponen a los grupos un "gran acuerdo" para llevar a cabo estas designaciones en un plazo máximo de tres meses y "fijar un mecanismo de seguimiento y rendición de cuentas" de las personas escogidas.

Noticias relacionadas

Uno de los mandatos caducados es el del Síndic de Greuges, que, con la ley en la mano, debería haber abandonado el cargo el 10 de febrero de 2019, después de 15 años en el puesto. El proceso de relevo ni siquiera llegó a activarse ante la evidente falta de consenso. Su sustituto requiere el apoyo de tres quintas partes de los diputados (81 de 135), lo que hace insuficiente el aval de las fuerzas independentistas. Un obstáculo que se repite en la mayoría de los cargos vacantes o interinos.

Hay otros casos flagrantes. Por ejemplo, deberían haberse sustituido hace tiempo los siete miembros de la Sindicatura de Comptes, los seis consejeros del Consell de l'Audiovisual de Catalunya, los seis miembros del Consell de Garanties Estatutàries y los siete dirigentes de la Corporació Catalana de MItjans Audiovisuals. Y así hasta 112 puestos en 28 organismos públicos.