VÍDEO / Entrevista al secretario de Estado de Memoria Democrática

Fernando Martínez: "Queremos que la historia de la democracia entre en la escuela y en las academias militares"

Fernando Martínez López, Secretario de Estado de Memoria Democrática. 

Fernando Martínez López, Secretario de Estado de Memoria Democrática.  / José Luis Roca

9
Se lee en minutos
Juan José Fernández

- Su departamento gasta la mayor parte del presupuesto en exhumar fosas de fusilados...

- Es una de las más importantes prioridades del Gobierno en materia de Memoria Democrática. Hemos establecido un plan de choque con actuaciones en 114 fosas en este momento. Y un plan cuatrienal por el que a finales de año estaremos interviniendo en 303 fosas comunes. En los seis años de Zapatero se hicieron 177 exhumaciones. Es un salto espectacular. Estamos hablando de gente desaparecida, no de huesos sino de vidas, de gente que sufrió mucho y cuyos familiares los están esperando.

- Es una actuación jurídica, forense… pero también emotiva.

- Sí. Al borde de la fosa de Pico Reja (Sevilla), con 1.100 fusilados por orden de Queipo de Llano, se asomaban muchas mujeres, muchas vestidas de negro, que buscaban a un hermano, a un padre… Yo no quería crear falsas expectativas, porque por experiencia sabemos que sólo se puede identificar un tercio de los cadáveres que se recuperan. Le dije a una de ellas: “Es difícil que hallemos a su padre y se lo podamos devolver”. Y ella me dijo: “No se preocupe: todos estos son nuestros padres”. Me impactó muchísimo, como cuando, en una entrega de declaraciones de reparación, un hombre interrumpió el acto. A su padre lo habían asesinado en Ávila y lo habían llevado sin permiso al Valle de los Caídos. Dijo: “Ahora voy a ir al pueblo, voy a hacer fotocopias. La primera la voy a poner en la fosa donde creíamos que estaba. Y las pondré en todos los bares para que todo el mundo sepa que mi padre no era un criminal, era un defensor de la democracia”. Por cosas como estas merece la pena luchar.

Entrevista a Fernando Martínez, Secretario de Estado de Memoria Democrática. / José Luis Roca

- Quienes se oponen a la apertura de fosas sostienen que eso reabre heridas. ¿Exhumar fusilados reabre o cierra heridas?

- Que mujeres de 85 o 90 años estén todavía pendientes de recuperar el cadáver de su padre o su marido para darle digna sepultura pone de manifiesto que las heridas están abiertas. Y precisamente abrir la tierra, encontrar esos cadáveres y entregarlos es la mejor manera de cerrar las heridas. Es un acto de pura humanidad. Y cada día se va aceptando más; incluso gente que ha sido reacia al principio a las exhumaciones. En la comisión de Cultura del Parlamento de Andalucía, cuando se debatió la ley andaluza de Memoria, había reticencia del PP. Un experto recomendó que toda la comisión fuera a ver una fosa. Y cuando fueron, creo que a Écija, y vieron los cadáveres y los tiros en la nuca, el representante del PP dijo: “Esto es otra cosa”. Creo que por eso el PP se abstuvo.

- ¿Cuántos cuerpos rescatables quedan en fosas?

- Ya no quedan 114.000, como se ha dicho. En la posguerra hubo muchos más, según los fusilamientos constatados históricamente, pero han pasado 85 años, y en todo ese tiempo ha habido acontecimientos climáticos, muchas fosas estaban en

" En legislatura y media habrán desaparecido las fosas comunes de fusilados en España".

parajes abiertos, cunetas, arroyos... o se les han hecho infraestructuras encima, y han ido desapareciendo. Cuando hubo que llenar el Valle de los Caídos, en 1959, se exhumaron 500 fosas de gente republicana, sin conocimiento ni consentimiento de sus familias; son unos 11.000 cuerpos. Y en la Transición se hicieron exhumaciones. Y después se han hecho más de 900 exhumaciones, con más de 10.000 cadáveres. Hoy los cuerpos a recuperar pueden oscilar entre 20.000 y 25.000. Calculamos que en legislatura y media habrán desaparecido las fosas comunes de fusilados en España.

- Una parte de la sociedad aún cree que esta actividad es poco menos que rebuscar en Atapuerca.

- Esos no han visto Pico Reja, no han visto los tiros en la nuca ni las manos atadas con cables, los cuerpos atados unos con otros, las familias calladas y de luto toda la vida.

- Sigue habiendo una parte refractaria en la población.

- Pero yo creo que la Memoria Democrática está en la agenda pública. La exhumación del dictador en el Valle de los Caídos fue un hito, un acto de justicia y de fortalecimiento de nuestra democracia. Es cierto que ha habido un déficit de pedagogía de la memoria. La nueva Ley de Memoria insiste en el deber de memoria como garantía de no repetición. Y en ese deber de memoria hay un elemento fundamental: que la memoria democrática, la historia de la democracia, entre en la escuela, en la ESO, en las universidades, en la formación del profesorado, en las oposiciones… que las futuras generaciones conozcan lo que nos ha costado alcanzar la democracia, que se han producido hechos históricos democráticos que fueron abruptamente interrumpidos por golpes de Estado.

- ¿También va a entrar en la formación de los cadetes, en las academias militares?

- Sin ninguna duda, en todo. Esto cimenta nuestra sociedad democrática y nos homologa a los países de nuestro entorno.

- Pero uno se da una vuelta por Ávila, por ejemplo, y se puede encontrar con Camuñas diciendo que el golpe del 36 estaba justificado. ¿Está creciendo una contramemoria?

"Una parte de la derecha y la extrema derecha está anclada en un relato construido por el franquismo para justificar el golpe y la Guerra Civil"

- Una parte de la derecha y la extrema derecha está anclada en un relato construido por el franquismo en los años 40 para justificar el golpe y la Guerra Civil. Por ahí se mueve la frase célebre de Ignacio Camuñas, pronunciada ante la pasividad del líder de la oposición. Ante eso, nuestra Ley pretende que se dé a conocer nuestra historia democrática, que abarca desde las cortes de Cádiz, las luchas por las libertades, y que las futuras generaciones se anclen en ese planteamiento democrático.

- Pero esa contramemoria, ¿diría que es creciente o decreciente?

- Cuando exhumamos al dictador, los meses antes parecía que se iba a producir una hecatombe en España, y se exhumó al dictador y ya todo el mundo se olvidó del tema. El pueblo español está formado.

- Llega el otoño. ¿El trámite parlamentario de la nueva Ley de Memoria Democrática va a ser una camino de rosas?

- Hago un llamamiento a todas las fuerzas democráticas, especialmente a los partidos de la izquierda, al PNV, a Esquerra Republicana, al Partido Comunista, porque es una ley importantísima. Están recogidos los requerimientos que nos hace el movimiento memorialista, y los de Naciones Unidas, y las nulidades de las condenas y sentencias de los tribunales de excepción franquistas.

- ¿Será una ley definitiva, o le pasará como a las leyes de educación, derogadas con los cambios de gobierno?

- Veo difícil que se derogue. Mire, en Andalucía hay un gobierno distinto, y sin embargo hemos llegado a acuerdos con ellos para las exhumaciones. Estamos hablando de derechos humanos, de humanidad, de familias, de víctimas. En Castilla y León, y también en Galicia, hemos llegado a acuerdos. Quedan Murcia y Madrid.

- En Madrid quizá sea más complicad. Es la ciudad donde se devuelve una calle a Millán Astray…

"Madrid no se merece el comportamiento de su alcalde en materia de Memoria"

- Es preocupante por lo que supone de regresión en la cultura de la Memoria. Se saca a martillazos la placa de Largo Caballero, o se quita el nombre de la calle Indalecio Prieto, o las placas de los fusilados en el cementerio de la Almudena, o los versos de Miguel Hernández, o se sustituye la calle de una maestra republicana, Justa Freire, por la de Millán Astray, o se anuncia que se va a retirar la placa de la Fundación Libre de Enseñanza… Yo creo que la ciudadanía de Madrid no se merece este comportamiento de su alcalde.

- ¿La Fundación Francisco Franco tiene los días contados?

- La Ley habla de la extinción de fundaciones que no persiguen el interés general, y la apología del franquismo no responde al interés general.

- ¿Cuando se ha recuperado el Pazo de Meirás, lo han encontrado muy vacío?

- Algunas cosas faltan. Ahora lo que queremos es que se declaren Bien de Interés Cultural (BIC) todos los muebles que hay. Meirás está declarado sitio histórico, en torno a dos figuras: Pardo Bazán y Franco. Pues bien: queremos que todo lo que tenga que ver con Franco y con Pardo Bazán lo declare la Xunta BIC; trabajamos para que la Xunta pueda hacerlo de forma inmediata, antes de que pueda haber resolución de los pleitos que hay al respecto.

Fernando Martínez López, Secretario de Estado de Memoria Democrática. 

/ José Luis Roca

- Según los planes que guarda en sus cajones, ¿cómo será el Valle de los Caídos en el futuro?

- La ley lo declara lugar de Memoria. Pero un lugar de Memoria que hay que resignificar. Y resignificar es explicar cómo se construye el Valle y quién lo construye y en qué momento, de dictadura totalitaria, por fuerza de trabajo penada republicana. Y también explicar el significado, que no es otra cosa que la simbiosis de religión y política que supuso el nacionalcatolicismo. Se derogará la legislación franquista, que mantiene la Fundación de la Santa Cruz y los benedictinos. Y además no habrá nadie con un lugar preeminente en la basílica…

- ¿Ya han hablado con la familia de José Antonio Primo de Rivera?

- No creemos que haya problema para trasladarlo a otro recinto, porque se va a tratar con un exquisito respeto y espero que nos pongamos de acuerdo. Primo de Rivera es una víctima de la Guerra Civil. Franco no lo fue y tenía que salir. Otra cosa que vamos a hacer de forma inminente es la exhumación de 70 cuerpos pedidos por sus familiares.

- ¿Se mantendrá la cruz?

- Cuando hablamos de resignificar, hablamos de todo el monumento, y la cruz forma parte del monumento y del significado del monumento.

- ¿Y se desacralizará la basílica?

- Es pronto para hablar de eso.

- ¿Ha variado la actitud de los frailes ante estos cambios?

- Su actitud la vimos a la hora de sacar el cadáver del dictador. Espero que en las exhumaciones de cuerpos que han pedido los familiares mantengan otra actitud, porque es que hay un mandato judicial.

Noticias relacionadas

- ¿Detecta usted un cambio en la actitud de la Iglesia española ante la Memoria?

- Lo que detecto es un gran respeto de la Conferencia Episcopal. Y es lógico: estamos hablando de entregar cuerpos a sus familias para que les den digna sepultura. Hemos sentido ese respeto en la exhumación del dictador y ahora no creo que vaya a ser de otra manera.