Arranque del curso político

Casado defiende su sentido de Estado frente a un "arrogante" Sánchez

  • El líder del PP defiende su política de oposición y promete "dar la vuelta a España" como "un calcetín" para colocarla "en el lugar que se merece"

  • Lastra subraya que el colapso del mar Menor es el "grito de aviso de la naturaleza" y pide a Casado que apoye la reforma de las pensiones

El presidente del PP, Pablo Casado, con el jefe de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, este 29 de agosto de 2021 en Cerdedo-Cotobade, Pontevedra, en el acto de arranque del curso político del partido.

El presidente del PP, Pablo Casado, con el jefe de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, este 29 de agosto de 2021 en Cerdedo-Cotobade, Pontevedra, en el acto de arranque del curso político del partido. / EUROPA PRESS / MARTA VÁZQUEZ RODRÍGUEZ

6
Se lee en minutos
El Periódico

El presidente del Partido Popular, Pablo Casado, reivindicó su sentido de Estado frente a las acusaciones de los socialistas que lo sitúan fuera de la colaboración con el Gobierno, al respecto de lo que enumeró diferentes propuestas formuladas y la "mano tendida" que, subrayó, extendió en varias ocasiones como para la gestión de los fondos europeos con la creación de un órgano independiente o para la reforma de los órganos judiciales.

En el arranque político del partido en la carballeira de San Xusto, en Cerdedo-Cotobade (Pontevedra), y junto al presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, en la que tuvo palabras de recuerdo para el fundador ya fallecido Manuel Fraga, Casado, frente a un "arrogante" Gobierno de Pedro Sánchez, prometió "reformismo" y se propuso llegar a La Moncloa para "darle la vuelta como un calcetín" a España y colocarla, así, "en el lugar que se merece".

Casado proclamó que los populares deben seguir en la línea propia y eludir los comentarios que le reprochan tanto ser una oposición dura como otros anteriores de ser "blandos". Así, el líder popular defiende la crítica cuando toca y los elogios si se hacen bien las cosas, una actitud que resume: "No es verdad lo que están diciendo, somos una oposición responsable, pero hacemos oposición".

El jefe del PP se mofa del "acercamiento" de Sánchez a la calle, que es viajar "en helicóptero" a Ávila e ir a una residencia de mayores

"Nosotros a lo nuestro. El PP ha mantenido siempre la mano tendida al Gobierno, pero se ha encontrado con el no es no", reprobó Casado, quien censuró que esta negativa se haya convertido incluso en un "cordón sanitario" o, como indicó refiriéndose a Sánchez, ese temor a que el PSOE si pacta con los populares prácticamente desaparezca.

En todo caso, Casado sigue mirando a la Moncloa, en lo que recibió el apoyo de los populares gallegos este domingo, y proclamó su intención de "modernizar España y dar soluciones", bajo la premisa principal de "reformismo". "Reformismo para el empleo, la natalidad, la España despoblada y el paro juvenil.

Reformismo tributario y fiscal", enumeró Pablo Casado, después de que Feijóo ratificase su compromiso de reducir impuestos a los gallegos en el próximo presupuesto autonómico.

Casado, que recordó su propuesta de la 'mochila austriaca' para la vida laboral, tampoco pasó por alto que este lunes se va a volver a marcar el "séptimo récord histórico" del precio de la luz. Por ello, advirtió al Gobierno de que "no es sostenible decir que no hay solución" y explicó que el PP promueve una ley para que se saquen de la factura todos los costes no energéticos de la factura, cuya inclusión atribuyó a los gobiernos socialistas para "tapar su mala gestión".

También reprobó a Sánchez por sus últimas apariciones públicas desde el regreso de sus vacaciones, como el viaje "en helicóptero" a Ávila o que "se envuelva" en la bandera de las Fuerzas Armadas. Así, le reprochó que es solo "propaganda" y "marketing" y concluyó que "no le dice la verdad ni al médico". Ese es su "acercamiento" a la calle, se mofó, volar hasta Ávila e ir a una residencia de mayores en Cáceres, tras no pisarlas "en año y medio".

"Confrontar y dividir"

Desde Cartagena (Murcia), replicó al líder del PP la vicesecretaria general del PSOE, Adriana Lastra. La también portavoz parlamentaria del partido advirtió este domingo de que el colapso ambiental del mar Menor que ha provocado la muerte de toneladas de peces por falta de oxígeno es "un grito de aviso de la naturaleza, que pide que protejamos nuestro hogar" y que "todo proyecto que no incorpore el cambio climático estará condenado al fracaso".

En un acto de su partido sin periodistas transmitido por internet desde Cartagena, a orillas del Mar Menor, afirmó que la España que quiere el PSOE es "ecologista, porque no se trata de acudir a una llamada de socorro cuando ya es demasiado tarde, sino de evitar que llegue ese momento que se está viviendo ahora" en sus aguas.

Tras recordar que el Gobierno tiene previstas inversiones para paliar esos problemas por más de 300 millones de euros, echó también la vista atrás para denunciar la derogación en 2001, en tiempos del Gobierno murciano del PP presidido por Ramón Luis Valcárcel, de la ley autonómica socialista de 1987 para su protección previa, denunciada al Tribunal Constitucional.

Lastra asegura que el PSOE seguirá apelando a la "responsabilidad y al sentido de Estado que debería tener el principal partido de la oposición"

"No hacer nada es también una decisión política y tardar 20 años en hacer una nueva regulación que proteja el mar Menor lo es también, pues el Gobierno murciano ha tenido 26 años para dar respuesta a la situación en la que se encontraba antes de llevarse las manos a la cabeza", señaló Lastra.

Según sus palabras, la política es trabajo y cooperación con otras instituciones en los momentos más difíciles, cuando los ciudadanos tienen problemas y hay que abordar grandes retos, como la pandemia de coronavirus o la situación en Afganistán, para poder mirar a los ojos de la gente, y el mar Menor preocupa al Gobierno, que lo está gestionando como un asunto de Estado. 

En clave más general, y como hiciera el pasado jueves desde Cáceres el propio Sánchez, Lastra pidió al PP que "apoye la reforma de las pensiones aprobada por el Gobierno" porque "garantiza el poder adquisitivo de las pensiones pactada por los agentes sociales y que es buena para la ciudadanía". La número dos de los socialistas preguntó a Casado "por qué se opone a que las pensiones crezcan lo mismo que el IPC".

Noticias relacionadas

"Es lo que tiene que explicar, por qué se niega a garantizar el poder adquisitivo de los pensionistas en el país, a otorgar seguridad en el presente y futuro", cuestionó Lastra, quien lamenta que el PP, con Casado al frente, "sigue empeñado en demostrar que la única política que saben hacer es la de confrontar y dividir, y les da igual lo bueno que sea para España".

De ahí, defendió, que la obligación que tiene el PSOE como demócrata y partido de Gobierno es "seguir apelando a la responsabilidad y al sentido de Estado que debería tener el principal partido de la oposición". Y es que, manifestó, "los socialistas hemos demostrado estos meses lo relevante que es la gestión política en los momentos difíciles, cuando hay que abordar los grandes retos, como hemos demostrado durante la pandemia y como estamos haciendo en los últimos días en Afganistán".