Entrevista al exdiputado republicano

Joan Tardà: "Junts va absolutamente a remolque de ERC"

Joan Tardà: "Junts va absolutamente a remolque de ERC"

JOAN CORTADELLAS (Delegaciones)

5
Se lee en minutos
Fidel Masreal
Fidel Masreal

Periodista

ver +

Joan Tardà (Cornellà de Llobregat, 1953) goza de la libertad de ser un exdirigente y exdiputado. Es decir, carece de pelos en la lengua (si es que algún día los tuvo) para expresar lo que opina sobre su partido (ERC), sobre el independentismo, el diálogo o el futuro aeropuerto de Barcelona. Lo hace con un verbo directo y desde una inequívoca posición izquierdista con la que representa a un sector de la militancia republicana.

Se van a cumplir 100 días del nuevo Govern. ¿Qué balance hace?

Era evidente que lamentaríamos enseguida no haber culminado la voluntad de ERC de un frente amplio. Si se hubiera conseguido un Govern con Junts, la CUP y En Comú Podem, el camino sería más llano. Eso será una rémora porque un Govern con cuatro patas puede encarar con más facilidad los retos y ser más ambicioso.

¿Este Govern de cuatro patas será una realidad en un futuro?

Debe ser un objetivo. Si no de forma gubernamental, sí a nivel parlamentario. Un Govern así estaría en mejores condiciones para encarar un diálogo franco y constructivo con el PSC. Es algo que le he recriminado a Jéssica Albiach [líder de los 'comuns']: 'Todas las maldades que puedes decir de JxCat, con las que puedo estar de acuerdo, las había dicho multiplicadas por diez Pablo Iglesias sobre el PSOE'. La inteligencia política de Pablo le hizo entender que era importante experimentar un Gobierno de coalición para arrastrar al PSOE a posiciones mínimamente socialdemócratas. ¿Por qué esta táctica era buena en Madrid y no lo era en Catalunya? Si ahora hubiera ‘consellers’ de En Comú Podem, de la CUP y ERC, el papel de Junts sería menor.

"Si ahora hubiera ‘consellers’ de En Comú Podem, de la CUP y ERC, el papel de JxCat sería menor"

¿Por ejemplo, en asuntos como la ampliación del aeropuerto de Barcelona?

Efectivamente, y tendríamos un ‘conseller’ de Educació de En Comú Podem, y de medio ambiente de la CUP. Lo que más recrimino a estas dos fuerzas es que no entiendan que lo prioritario es desplazar el centro de gravedad del Govern a la izquierda.

¿Está en contra de la ampliación del aeropuerto?

Totalmente. Estamos pendientes de un debate en el consejo nacional de ERC. La inmensa mayoría de la militancia está en contra del proyecto presentado por Aena. Y creo que la manifestación del 19 de septiembre será un éxito.

"Lo peor que le puede pasar a JxCat es que las partes acaben aceptando que se tiene que hablar de todo"

En septiembre se reactiva la mesa de diálogo con el Gobierno. ¿Cree que dará frutos?

Totalmente, sí, sí.

En Junts afirman que en pocas reuniones se constatará que no hay avances...

Todo eso es hojarasca. En toda resolución de un conflicto hay tres fases: diálogo, negociación y acuerdos. Ahora estamos en la fase de conquistar el diálogo. Y es mejor empezar bien que empezar pronto. La gran victoria democrática es que las dos partes acepten que se tiene que hablar de todo y en igualdad de rango. Que no solo todo es susceptible de ser dialogado, sino también estudiado. Es nuestra gran posibilidad. Y lo que es evidente es que ni JxCat ni el Gobierno ayudarán.

"Asociar diálogo con traición o rendición es políticamente nefasto e intelectualmente muy infantil"

¿Junts quiere bloquear la mesa?

Junts va absolutamente a remolque de ERC. Estoy convencido de que su estrategia profunda no es otra que este camino, porque saben que solo es posible a través del diálogo y la negociación. Cualquier veto al diálogo acabará alimentando a JxCat. Y lo peor que le puede pasar a Junts es que las partes acaben aceptando que se tiene que hablar de todo.

JxCat defiende una "confrontación inteligente".

Hay un reduccionismo intelectual que da pena, y lamento decirlo. Asociar conquistar el diálogo con traición, abandono de las ideas, rendición... me parece más que políticamente nefasto e intelectualmente muy infantil. ¿Es que cuando hay diálogo no hay confrontación? Al revés, lo que hemos de conquistar democráticamente es el escenario de diálogo porque la confrontación de ideas es la que nos permitirá avanzar. Me gustaría que el eje vertebrador de la Diada fuera este: la conquista del diálogo y la negociación sin exclusiones, sin vetos.

"La inmensa mayoría de la militancia de ERC está contra la ampliación del aeropuerto"

¿Cree que el Gobierno central está dispuesto a hablar de todo a fondo?

Podría ser que en este momento el Estado no estuviera dispuesto a dar este paso. Por eso creo que es mejor empezar el diálogo bien y no pronto, no haciéndonos trampas. No estamos en la fase de negociación.

Usted afirma que el Estado debe estar dispuesto a pagar prendas. ¿Lo está?

La situación del Gobierno español es delicada, la derecha está a las puertas de poder ganar. Estamos en tiempo de calma tras la tempestad, es imperdonable que los políticos no se conviertan en estadistas en tiempo de calma. ¿Cómo seréis capaces de encarar retos trascendentales y globales si no sois capaces de resolver una cuestión llamada doméstica? Una piedrecita en los cojinetes de un régimen democrático lo hace saltar.

"Es mejor empezar el diálogo bien, y no pronto. Lo peor que le podría pasar a ERC es que se acomplejara"

Siguiendo con la metáfora, si uno de los dos socios del Govern no cree en la mesa de diálogo, ¿eso no es también una piedra en los cojinetes?

Digamos que no pone aceite en los cojinetes. Ante ello hace falta reforzar los liderazgos. Lo peor que le podría pasar ahora a ERC, y creo que no le pasará, es que se acomplejara, que dudara. al contrario, hay que hacer un llamamiento a participar en la construcción de la solución. que nadie excluya a nadie.

Noticias relacionadas

¿Se puede llegar a la independencia mediante otro embate unilateral?

No se puede poner nunca el carro delante de los bueyes. Son debates bizantinos que retroalimentan escenarios de frustración. Nunca habíamos sido tantos ni llegado tan lejos. Me parece estéril no centrar todas las fuerzas en lo que es prioritario: construir una solución democrática.