El CGPJ, a la cabeza de la parálisis

Gobierno y PP rebajan la tensión pero mantienen el bloqueo

  • El Ejecutivo "celebra" que el PP haya recuperado el "sentido de Estado", aunque no contempla por ahora una llamada de Sánchez a Casado

  • El líder de los conservadores aparta de su estrategia de oposición los temas relacionados con política exterior (Afganistán) y los incendios

El líder del PP, Pablo Casado, visita la zona afectada por los incendios en Ávila, en la localidad de Villaviciosa, este 24 de agosto de 2021. 

El líder del PP, Pablo Casado, visita la zona afectada por los incendios en Ávila, en la localidad de Villaviciosa, este 24 de agosto de 2021.  / EFE / RAÚL SANCHIDRIÁN

8
Se lee en minutos
Juanma Romero
Juanma Romero

Periodista

Especialista en información de Gobierno y PSOE.

Escribe desde Madrid

ver +
Miguel Ángel Rodríguez
Miguel Ángel Rodríguez

Periodista

ver +

Buenas palabras de ida y vuelta pero, en el fondo, todo sigue igual. Al menos, por ahora. La dramática situación en Afganistán tras la toma del poder por los talibanes, la conversión de la base militar de Torrejón de Ardoz en un 'hub' europeo y el apoyo explícito de la UE y de EEUU han obligado al PP a corregir su línea de oposición al Gobierno, giro que fue automáticamente celebrado este martes por el Ejecutivo, aunque esa distensión momentánea no anticipa el desbloqueo institucional. En la Moncloa no confían, de hecho, en que los populares se muevan en su negativa a la renovación de los órganos colgados.

El cambio de viento de los últimos días pilló con el paso cambiado a Pablo Casado. Desde que arrancó agosto, los conservadores llevan cargando contra el Gobierno de coalición. Portavoces del partido han salido a diario a criticar las subidas del precio de la luz, el proceso de devolución de menores a Marruecos y, en la última semana, la gestión de la evacuación desde Afganistán. Pocos días después de que los talibanes se hicieran con el control de Kabul, el PP lanzó la campaña #DóndeEstáSánchez para denunciar el silencio del jefe del Ejecutivo y sus, a su juicio, prolongadas vacaciones. No obstante, algo cambió en la estrategia de los conservadores el pasado fin de semana y, de manera más ostensible, este lunes. 

En un tono mucho más cordial al acostumbrado, Casado aseguró que estaría al lado del Gobierno en materia de asuntos exteriores siempre que las cosas se hicieran bien y con transparencia. “El Gobierno tendrá todo el apoyo del PP para cuestiones de Estado”, sentenció. Este martes, el líder de los populares consolidó este nuevo giro en su relación con el Ejecutivo llegando a felicitar a Sánchez por su decisión de que el Consejo de Ministros declarara Castilla y León (y otras 12 comunidades autónomas) zona catastrófica tras los incendios de este verano. Es un "acierto", dijo, advirtiendo a renglón seguido que espera que las ayudas lleguen "pronto". A los asuntos de política exterior, Casado sumó la problemática con los fuegos y el desastre ecológico del mar Menor a la lista de temas que no usará para confrontar con Sánchez: "Dejemos de tirarnos los trastos entre partidos y administraciones [por la laguna salada], porque si hay solución, hay que hacerlo ya".

Casado felicita al Gobierno por la declaración de zona catastrófica de los territorios afectados por los fuegos de este verano, como Ávila

Queda por ver si los populares mantienen este discurso este miércoles en el Congreso de los Diputados, cuando la Diputación Permanente debate las peticiones del PP para que Sánchez y diez de sus ministros -todos del ala socialista- comparezcan por diversos temas. Pero el Ejecutivo ya ha intentado desactivar el frente de oposición al ofrecer que los titulares de Exteriores, José Manuel Albares; Transición Ecológica, Teresa Ribera, y Sanidad, Carolina Darias, den cuentas de su gestión en la Cámara baja antes del 31 de agosto.

"Cultura democrática"

La Moncloa se congratuló de las palabras de Casado. El Gobierno, manifestó la ministra portavoz, Isabel Rodríguez, "celebra" que el jefe del PP haya "recuperado el sentido de Estado". "Espero que el señor Casado siga esta senda y podamos avanzar en la renovación de los órganos constitucionales", sostuvo la titular de Política Territorial. Paralizado sigue el Consejo General del Poder Judicial después de casi tres años, y colgados continúan el Defensor del Pueblo, el Tribunal Constitucional o el Tribunal de Cuentas.

La pregunta entonces era obvia: ¿llamará Pedro Sánchez al jefe del PP? Rodríguez no aclaró si habrá ese movimiento. No controla, dijo, el "teléfono del presidente", ni debiera ser "noticia cuánto y cómo se llaman" los dos líderes, debería "formar parte de la cultura democrática de nuestro país". Esa es la posición del mandatario socialista y del Gobierno, que consideran "importante" para España que Ejecutivo y PP mantengan relaciones "cordiales" y permanentes en temas de Estado.

Bolaños ya quedó con Gamarra en que se reunirían en septiembre. La estrategia de la Moncloa pasa por seguir llamando al PP a que "cumpla" con la Constitución

Rodríguez insistió en que la mano está tendida al diálogo desde hace meses. Así que, por ahora, en la Moncloa no se contempla una llamada del presidente a Casado. Y recuerdan que el cauce que se abrió en julio, tras la remodelación del Gabinete, es el de la interlocución del titular de la Presidencia, Félix Bolaños, con los grupos. El mes pasado, de hecho, el ministro conversó con la portavoz del PP, Cuca Gamarra, y se emplazaron ambos a una reunión presencial en septiembre. Los dos hablaron asimismo el jueves pasado sobre la situación en Afganistán. Bolaños ya pilotó las conversaciones con Génova en febrero, cuando a punto estuvo de alcanzarse el acuerdo. Se cerró, de hecho, para renovar RTVE, pero el diálogo encalló por el CGPJ, por el veto del PP a los candidatos propuestos por Unidas Podemos, José Ricardo de Prada y Victoria Rosell. El hoy ministro ya era entonces mano derecha de Sánchez como secretario general de la Presidencia.

La esperanza del Gobierno de que el PP pueda avenirse a una nueva negociación para deshacer la parálisis institucional, sin embargo, es ínfima. Ya lo anticipó Sánchez a los periodistas durante su viaje a EEUU, y lo confirmó a finales de julio en su comparecencia de cierre del curso político. La estrategia, entonces y ahora, pasa por seguir llamando a los populares a la negociación, instándoles a dar "cumplimiento" a la Constitución, que obliga a la renovación de las instituciones cuando sus mandatos vencen. Pero poco más. El presidente rechaza retomar la reforma de la Ley del Poder Judicial para rebajar las mayorías necesarias para proceder al relevo en el CGPJ. A la Unión Europea no le gustó esa maniobra y, desde entonces, el Gobierno la frenó y la enterró.

La portavoz del Ejecutivo, Isabel Rodríguez, durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros de este 24 de agosto de 2021, en la Moncloa. 

/ JOSÉ LUIS ROCA

Desde la Moncloa, este martes, se insistía en que el foco estaba puesto en otro lugar: en continuar con la evacuación en Afganistán hasta el "último segundo" -en palabras de Rodríguez-, mientras se pueda y sea seguro, y en el abordaje de la situación en Ceuta. La magistrada del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 1 de Ceuta mantuvo la suspensión cautelar de la repatriación de menores. Ante la parálisis judicial, Sánchez llamó al presidente ceutí, el popular Juan Jesús Vivas, para "buscar soluciones", sin esperar a una decisión definitiva de los tribunales que puede tardar meses.

También por la reputación

Respecto al mar Menor, el Gobierno remarca que no hay un "conflicto de competencias" entre administraciones, sino una "dejación" de funciones por parte del Ejecutivo murciano, de años de "inacción y de permisividad con acciones lesivas con el medio ambiente" de la laguna salada. El Consejo de Ministros no declaró el acuífero como zona catastrófica, ya que se trata de un desastre ecológico resultado de "años de dejación" de las competencias que tiene el Gobierno regional, presidido por el popular Fernando López Miras. No es algo "que ocurra en un día ni en un fin de semana", alegó.

El Gobierno no declara zona catastrófica el mar Menor y acusa al Ejecutivo murciano de "dejación" de funciones durante años

El Ejecutivo insiste en que cada Administración debe ejercer sus poderes, y Murcia tiene los suyos, como es ejecutar las sanciones que corresponden por el vertido diario de nitratos al mar Menor, origen de la muerte, por ahora, de entre 4,5 y 5 toneladas de peces y crustáceos por falta de oxígeno (anoxia). López Miras, igual que Casado, reclama a Ribera que le ceda la competencia en Costas.

Noticias relacionadas

Rodríguez recordó que el Seprona y la Fiscalía de Medio Ambiente han instruido ya "800 expedientes", que "no están siendo tramitados por el Gobierno de Murcia". Y se han detectado, añadió, 8.000 hectáreas de regadío ilegal, que no contaban con concesión de agua. La portavoz apuntó que el Ejecutivo declaró el acuífero en riesgo químico -"sin el apoyo, por cierto, del Gobierno murciano"- y que la situación le preocupa no solo por una cuestión medioambiental, sino porque el deterioro del mar Menor afecta a la reputación de los productos agrícolas que se exportan y del sector turístico en la zona. La vicepresidenta tercera, Teresa Ribera, tendrá este miércoles agenda en Murcia, donde manifestará su compromiso con la laguna, que también expresará en sede parlamentaria.

Simancas repesca a Puri Causapié como jefa de Gabinete

Otro gesto en clave interna. El nuevo secretario de Estado de Relaciones con las Cortes y Asuntos Constitucionales, Rafael Simancas, ha designado a una dirigente muy conocida en el PSOE, veterana luchadora feminista y de los derechos LGTBI, Purificación Causapié, como su directora de Gabinete. Nombramiento que aprobó este martes el Consejo de Ministros. El número dos de Félix Bolaños incorpora a su equipo a una mujer que apoyó a Susana Díaz en las primarias que lidió con Pedro Sánchez en mayo de 2017. El propio Simancas apoyó a Patxi López en aquella contienda interna.


Puri Causapié había quedado fuera de la primera línea desde este año, cuando salió de las listas para las autonómicas madrileñas. Ella había sido diputada autonómica entre 2019 y 2021, así como concejala y portavoz del Grupo Socialista en el Ayuntamiento de Madrid entre 2015 y 2019. Antes, entre 2012 y 2014, fue secretaria de Igualdad de la ejecutiva federal del PSOE, liderada entonces por Alfredo Pérez Rubalcaba. También ocupó la dirección general del Imserso entre 2010 y 2012. Tras salir de la Asamblea después de las pasadas elecciones del 4 de mayo, la vicesecretaria general del PSOE y portavoz en el Congreso, Adriana Lastra, fichó a Causapié como asesora del Grupo Socialista. Simancas era, precisamente, el número dos de la dirección hasta su ascenso al Gobierno de la mano de Bolaños.