Crisis migratoria

Devolución de niños marroquís: el aviso de Interior a la Fiscalía

  • Marlaska defiende las repatriaciones de menores: "Son retornos asistidos"

  • Sobre la fiscalía y la ministra Belarra sostiene: "Todos estábamos correctamente informados".

Fernando Grande-Marlaska y el aviso de Interior a la Fiscalía sobre la repatriación de menores de Ceuta.

Fernando Grande-Marlaska y el aviso de Interior a la Fiscalía sobre la repatriación de menores de Ceuta. / EL PERIÓDICO

7
Se lee en minutos
Juan José Fernández

"Se ha hecho necesario implementar medidas", decía un correo electrónico enviado el pasado día 12 por la Secretaría de Estado de Seguridad a la Secretaría General Técnica de la Fiscalía General del Estado. En la misiva, a la que ha tenido acceso EL PERIÓDICO, Interior avisó a la Fiscalía de que se iba proceder al "retorno de dichos menores a Marruecos siempre que ello sea aconsejable tras haber analizado sus circunstancias personales".

Una de las cuestiones centrales de la gran polémica que se ha encendido en torno a la devolución a Marruecos de los niños migrantes de Ceuta estriba en si el ministerio público fue avisado previamente por Interior de que los adolescentes iban a ser repatriados. Al comienzo de esta operación, fuentes de Interior y del Gobierno de la Ciudad Autónoma de Ceuta sostuvieron que el proceso se hacía tras hablarlo con la fiscalía. A lo largo del pasado fin de semana, la fiscalía de área de Ceuta insistió en que no fue informada, y abrió un expediente informativo. Fuentes de la Fiscalía General del Estado difundieron, por su parte, que sí habían recibido comunicación, si bien esta era demasiado genérica.

En el mensaje que envió Interior, la Secretaría de Estado cuenta que "con fecha 10 de agosto se dictó un escrito rogando se procediera a efectuar el retorno de los menores al Reino de Marruecos, respetando en todo momento sus intereses y derechos". El mensaje fue enviado un día antes de que empezara la operación.

Esta orden del Ministerio se debía, dice el escrito, a una solicitud del gobierno ceutí, que venía pidiendo "la aplicación del Acuerdo entre el Reino de España y el Reino de Marruecos" sobre "retorno concertado" de menores migrantes no acompañados. En su aviso, Interior le dijo a la Fiscalía, que procedía a las devoluciones "con el fin último de garantizar en cada caso las condiciones de reunificación familiar efectiva del menor o su entrega a cargo de una institución de tutela".

La carta cita esa institución, "el centro de menores de Martil, cercano a Tetuán". Lo señala en un párrafo dedicado a aseverar que "el Reino de Marruecos se ha comprometido a velar por los intereses de los menores (...) hasta que sean entregas a sus padres lo antes posible". Para los niños huérfanos, la misiva dice que se prevé la tutela de L'Entraide Nationale marroquí, una asociación benéfica privada.

Detalle del aviso de Interior a la Fiscalía.

/ El Periódico

La carta del ministerio relata a la fiscalía que el día 11 "se produjo una reunión entre representantes del Reino de España y representantes del Reino de Marruecos". Es la cita que se produjo no lejos del Tarajal, de la que informó este diario. Participaron el jefe de gabinete de la delegada del Gobierno en Ceuta, la vicepresidenta del gobierno local y la responsable del área ceutí de menores. "Por parte marroquí acudieron un representante de la prefectura, en concreto el jefe del gabinete del Wali, y un representante de L'Entraide Nationale".

Este lunes, la Fiscalía General del Estado ha aclarado a la agencia Efe que la Fiscalía de Sala de Menores, en coordinación con la Fiscalía de Menores de Ceuta, está participando en los mecanismos de retorno de los niños.

El ministro se explica

Con dos apariciones mediáticas y bajo una lluvia de críticas, el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha salido este lunes en defensa del proceso de devolución de niños migrantes solos a Marruecos que se está llevando a cabo en Ceuta desde el pasado viernes, a razón de 15 cada día.

En entrevista concedida a la SER, el ministro ha subrayado que no se trata de expulsiones de menores, sino de "retornos asistidos", y ha explicado que los cupos de 15 diarios -pactados entre España y Marruecos- son un número "que permite un estudio pormenorizado de las circunstancias y necesidades" de los niños. En su opinión "el retorno asistido a sus familias es la forma más adecuada de garantizar el interés del menor".

Las devoluciones de niños migrantes en Ceuta han levantado la ira de las ONG de atención a la infancia -que las tachan directamente de "expulsiones"- y las quejas del Consejo General de la Abogacía, y han movido a intervenir al Defensor del Pueblo -que duda de la legalidad del procedimiento- y a la Fiscalía de Área de Ceuta. Esta ha abierto un expediente informativo el sábado y ha pedido el domingo la suspensión cautelar del proceso, petición a la que el juzgado de guardia de Ceuta se negó. Las ONGs Save the Children y Andalucía Acoge han presentado sendas peticiones de investigación a la fiscalía.

Grande-Marlaska ha asegurado que tiene garantizado por Marruecos que los niños que están saliendo de territorio español escoltados por la Policía vuelven con sus familias. "Y sus derechos van a quedar garantizados en su entorno social, cultural y familiar", ha asegurado. En dos ocasiones el titular de Interior ha insistido en que entre los niños repatriados a Marruecos no hay menores vulnerables (aquellos sin familia o que han relatado haber sido sometidos a malos tratos de diverso tipo en su lugar de origen).

"Correctamente informados"

Grande-Marlaska ha dicho que la fiscalía estaba avisada, y que lo sabían también en el ministerio de Derechos Sociales, cuya titular, Ione Belarra, inspiró una carta de protesta al ministro enviada el viernes para advertirle de posibles y "graves" responsabilidades legales. "Todas las instituciones competentes estamos dando los pasos adecuados", ha dicho Grande-Marlaska, evitando comentar el contenido de la carta.

"Todos estábamos correctamente informados del desarrollo de los acontecimientos", ha afirmado eludiendo entrar en la polémica de una misiva que atribuye a que "estamos varias administraciones concernidas" y a "petición de información complementara". Grande-Marlaska ha asegurado que ambos ministerios están "conectados día a día", y ha que ha tenido "comunicación con ella", refiriéndose a la ministra. Fuentes de Derechos Sociales han desmentido que ambos ministros hayan hablado, informa Miguel Ángel Rodríguez.

Sobre la falta de información previa a la fiscalía -que fuentes del ministerio público han ratificado a EL PERIÓDICO este fin de semana- el ministro ha insistido: "Todos hemos estado correctamente informados, porque a todos nos corresponde garantizar el interés superior del menor". Y ha subrayado: "Todos hemos estado informados en los términos necesarios y precisos".

Grande-Marlaska atribuye la petición de información de la Fiscalía General del Estado a que "dentro de las instituciones, y para hacer una evaluación correcta de como se va materializando el proceso de retorno asistido, es adecuado que vayamos concretando y determinando todos los casos, si se han materializado conforme a lo que corresponde"

El titular de Interior ha contado que los niños devueltos hasta ahora a territorio marroquí "querían volver a su país", y ha insistido en que el proceso defiende "el interés superior del menor". En ese interés ha incluido el arraigo, y ha sostenido que las personas devueltas "adolecen de arraigo en España".

El ministro ha sostenido que no es competencia de Interior determinar qué menores son los que salen del país, sino del departamento de Protección de la Infancia de la Ciudad Autónoma de Ceuta, que tiene la tutela de los niños migrantes que entraron a nado en la oleada humana de mayo pasado. A la autoridad ceutí ha atribuido el estudio del "interés individual de cada uno de ellos".

Discrepancias en el Gobierno

En otra entrevista, concedida este mismo lunes al canal 24Horas de Televisión Española, Fernando Grande-Marlaska ha quitado hierro a las quejas del ala morada del Gobierno por esta operación, a las que se ha unido una comunicación de disgusto de la vicepresidenta y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, al presidente Pedro Sánchez, según ha desvelado este lunes la secretaria de organización de Podemos, Lilith Verstrynge. "En todo el gobierno estamos trabajando de forma conjunta para el cumplimiento de la ley", ha asevedado. Ese trabajo se desarrolla "con la voluntad indefectible de garantizar algo que a todos nos importa: el interés superior de los menores".

Ha dicho el ministro que con los niños de Ceuta se está actuando conforme a "un marco normativo", en alusión al acuerdo para la repatriación de menores suscrito entre España y Marruecos en 2007.

Grande-Marlaska ha insistido en que son las autoridades de Ceuta las que evalúan las circunstancias de cada adolescente para su devolución a su entorno familiar. "Marruecos está cooperando y colaborando para garantizar el interés del menor", ha subrayado.

Noticias relacionadas

En ambas apariciones públicas, el titular de Interior ha dicho que este proceso de devoluciones de menores se realiza tras un estudio de tres meses. "La autoridad de Ceuta ha hecho las investigaciones, los estudios necesarios para dar a cada menor el trato necesario y preciso", ha asegurado antes de repetir que trabajan "siempre bajo el parámetro del interés superior del menor", que es "analizado y valorado por la autoridad competente", en nueva alusión al gobierno ceutí.

En opinión del ministro, ese interés superior es ante todo "el retorno a su entorno familiar, social y cultural". De hecho, ha admitido excepciones, casos de especial vulnerabilidad: "A los que no sean susceptibles de retorno se les dará protección", ha sostenido. En la entrevista no ha negado posibles casos de niños que han pedido protección internacional. Cada petición de ese tipo "se tramita; es una cuestión obvia", ha afirmado.