Abucheada por el público

Dimite una edil de la CUP en Navarcles tras parar un monólogo con bromas sexuales

La concejal alertó a un cómico de que podía ofender al colectivo LGTBI

Ylènia Morros

Ylènia Morros / Ajuntament de Navarcles

3
Se lee en minutos
El Periódico

La concejal de Feminismos en el Ayuntamiento de Navarcles (Barcelona), Ylènia Morros (CUP), ha dimitido después de que el pasado sábado parara un monólogo de Albert Boira al considerar que el espectáculo incluía bromas sexuales "no pertinentes" que podían "ofender" al colectivo LGTBI.

Los hechos sucedieron durante la Fiesta Mayor de municipio, cuando Morros tomó el micrófono en medio de la actuación de Boira y explicó al público que le había pedido que "dejara de hacer este tipo de bromas pansexuales", lo que le valió la pitada y los abucheos de los asistentes y el reproche del resto de fuerzas de gobierno.

"Quizás no os habéis sentido ofendidos porque no formáis parte de este colectivo, pero se han hecho algunas bromas de carácter sexual que no son pertinentes y nosotros trabajamos cada día para visibilizar estas agresiones (...) y que estos colectivos puedan estar libremente en la calle", señaló antes de que el alcalde, Josep Maria Feliu, se desmarcara públicamente de la edil.

Tras la polémica generada por esta actuación, Morros ha anunciado que renuncia al cargo, una decisión que ha asegurado que tomó hace meses, pero que ha tenido que "acelerar" ante los "recelos personales y políticos demasiado graves y profundos" en el seno del gobierno municipal, liderado por Ara Navarcles -adscrita a ERC- y en el que participan los 'comuns' y la CUP.

En un comunicado, la edil ha denunciado que el ejecutivo no está "cohesionado" y "se aguanta por un hilo" debido a la "falta de confianza" y "trabajo en equipo" y con "contradicciones que han ido en aumento"

"Somos un gobierno denominado de izquierdas, transformador, pero nos limitamos a gestionar, a intentar quedar bien y a posar juntos. Y las acciones políticas que van más allá, que suponen un cambio de modelo, las evitamos", ha reprochado.

Acusada de "censurar"

Por su parte, Ara Navarcles ha acusado a Morros de "censurar" a Boira por creerse "moralmente superior al resto", de llevar a cabo "gesticulaciones y política de postureo" y ha recalcado que la edil cupera "se equivocó" en el fondo y en la forma.

"Una concejal de gobierno no puede censurar un acto tomando una decisión unilateralmente, sin consultarlo y consensuarlo con el resto de compañeros y con los voluntarios de la organización", ha sostenido la formación en una nota, en la que ha tachado de "muy grave y peligroso que una sola persona se crea moralmente superior al resto y pueda decidir qué se puede decir y qué no en un acto público en función de su percepción personal".

La CUP también ha salido al paso y ha expresado su "apoyo unánime" a Morros ante el "linchamiento" sufrido en las redes sociales y a la "crítica pública" que hizo porque "la libertad de expresión no está reñida con el respeto a los colectivos LGTBI y el feminismo", pero ha admitido que su intervención "debería haberse consensuado con el resto de miembros del gobierno".

Además, ha reafirmado su apuesta por un ejecutivo progresista con políticas "inclusivas e igualitarias", a pesar de las "contradicciones", y ha instado a Ara Navarcles-ERC y a Navarcles En Comú a "reforzar los vínculos que los unen", informa Efe.

Noticias relacionadas

El monologuista Albert Boira también ha reaccionado a la controversia y, en un mensaje en Twitter, ha señalado que, con su espectáculo, buscaba "visibilizar una orientación sexual en primera persona", refiriéndose a sí mismo "en una localidad del interior, donde estadísticamente hay muchas personas todavía dentro del armario".

Boira ha calificado su comedia de "comprometida, integradora, activista en suma" y ha invitado a Morros a que "recapacite, asimile, aprenda, y siga luchando por un mundo mejor": "Estoy convencido de que esa y no otra era su intención", ha considerado.