Datos del CIS

El 'procés' cada vez genera menos inquietud entre los españoles

Los indultos a los líderes del 1-O apenas aumentan la preocupación por la independencia de Catalunya

Los presos del ’procés’ abandonan la cárcel tras el indulto del Gobierno.

Los presos del ’procés’ abandonan la cárcel tras el indulto del Gobierno. / EFE / QUIQUE GARCÍA

4
Se lee en minutos
Daniel G. Sastre
Daniel G. Sastre

Periodista

Especialista en política catalana y española

Escribe desde Barcelona

ver +

Las vicisitudes del 'procés' cada vez provocan menos inquietud entre los españoles. Si en octubre de 2017, cuando se celebró el referéndum y el Parlament pareció proclamar la independencia, casi un 30% de ciudadanos creía que la situación en Catalunya era uno de los tres principales problemas de España, con los indultos a los presos del 1-O la alarma es mucho menor. El soberanismo catalán constituye una preocupación importante para menos de un 5% de los encuestados por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) en su último barómetro, el de julio.

Los barómetros del CIS recogen mes a mes, desde hace más de cinco años, el estado de la opinión pública española con respecto al independentismo catalán cuando los ciudadanos se pronuncian sobre los tres principales problemas que en su opinión tiene España. En febrero de 2016, pocas semanas después de que Carles Puigdemont llegara a la presidencia de la Generalitat, la inquietud sobre la secesión se coló en las respuestas. En aquella ocasión, solo manifestó su temor el 1,4% de los encuestados, muy lejos del 78% preocupado por el paro o el 47,5% que citaba la corrupción.

La preocupación por el 'procés' empezó a crecer en el verano de 2017, y se disparó en octubre de ese año, cuando casi uno de cada tres españoles creía que era uno de los principales problemas del país. Pero ni siquiera ese mes, cuando tocó techo, la inquietud sobre la independencia se acercó a la que generaba el desempleo.

"El impacto del 'procés' en España es decreciente. En el año 2017 hay auténtica preocupación, por no decir miedo, de la cosa catalana. Hay un momento en que la tensión que se vive en Catalunya se traslada al conjunto de España. Y hay una sensación, en una parte muy considerable del electorado, de que iba en serio", afirma Oriol Bartomeus, politólogo y profesor de la Universitat Autònoma de Barcelona.

La inflamación continuó unos meses, hasta que en mayo de 2018 la inquietud sobre el independentismo catalán cayó de nuevo por debajo del 10%. "Una vez pasado el otoño de 2017, tras las elecciones y cuando la cosa se encarrila hacia la vía judicial, hay episodios que en Catalunya se ven como muy duros pero en el resto de España no son percibidos igual. Nada, ni los disturbios, es tan bestia como lo que pasa en el otoño del 17. Y los indultos siguen ese camino", continúa Bartomeus.

Los disturbios, segundo hito

Es verdad que los altercados que se produjeron en Catalunya tras la sentencia del Tribunal Supremo sobre los líderes del 'procés' volvieron a aumentar la preocupación de los españoles, pero mucho menos que en octubre de 2017. El primer barómetro del CIS que se publicó tras las condenas a varios años de cárcel de los políticos que ahora han sido indultados recogía la inquietud del 19% de los encuestados. Solo cuatro meses después, en marzo de 2020, ese índice había caído de nuevo por debajo del 10%.

Desde junio de 2020, la cifra de españoles procupados por la independencia de Catalunya se movía en parámetros muy bajos, siempre por debajo del 3%. Los indultos, que el Gobierno concedió el 22 de junio, han hecho crecer ese porcentaje, pero solo hasta el 4,9%, seis veces menos que en octubre de 2017. No parece, según esos números, que la salida de la cárcel de los presos del 'procés' haya soliviantado a la opinión pública española.

Las medidas de gracia, muy criticadas por la oposición, solo consiguieron llevar el mes pasado la preocupación por la independencia al decimotercer puesto en la lista de problemas de los españoles. La crisis económica, el paro, la pandemia, los problemas de índole social o incluso la falta de civismo son asuntos que hoy por hoy inquietan más a los ciudadanos que el 'procés'.

Pocas firmas para el PP

Noticias relacionadas

"El PP hizo mucho ruido, pero sin éxito", recuerda Bartomeus sobre la campaña popular de recogida de firmas contra los indultos, que despertó poco interés ciudadano (al contrario de lo que sucedió, por ejemplo, en 2006 con la ofensiva contra el Estatut). "Es un tema que está descontado. Ahora mismo el 'procés' es un problema regional; en el otoño de 2017 era percibido como un tema del conjunto", resume.

La situación política tampoco se parece en casi nada a la de hace cuatro años. Si en 2017 los gobiernos encabezados por Mariano Rajoy y Carles Puigdemont estaban inmersos en una escalada de tensión que desembocó en la represión violenta del 1-O, la declaración de independencia fallida y la detención o la huida de los principales líderes soberanistas, tanto en la Moncloa como en la Generalitat hay ahora perfiles conciliadores. Después del verano, Pedro Sánchez y Pere Aragonès reunirán la mesa de diálogo entre los ejecutivos. Va a ser difícil que esas conversaciones agiten a la opinión pública española, según se desprende de los datos de CIS.