Dudas

Jxcat modula su entusiasmo inicial sobre la ampliación del aeropuerto

  • Rull rechaza con rotundidad intervenir en la tercera pista y pronostica que la UE no lo permitiría

  • La dirección es consciente de que la oposición al proyecto va más allá del espacio ecologista

Un avión sobrevuela las inmediaciones del espacio natural protegido de La Ricarda, junto al aeropuerto de El Prat.

Un avión sobrevuela las inmediaciones del espacio natural protegido de La Ricarda, junto al aeropuerto de El Prat. / Efe / Alejandro García

3
Se lee en minutos
Fidel Masreal
Fidel Masreal

Periodista

ver +

Lo primero que dijo Junts per Catalunya (JxCat) al darse a conocer la propuesta de Aena de ampliar el aeropuerto de El Prat fue por boca del vicepresidente del Govern, Jordi Puigneró. "Este país no se puede permitir el lujo de no tener un aeropuerto preparado para la economía del siglo XXI", afirmó con rotundidad. Fue en respuesta a una pregunta de su compañera de partido Elsa Artadi, por lo que no se trató de una improvisación. Dos meses después, Josep Rull, 'exconseller' de Territori, indultado tras ser encarcelado por el 'procés', asegura en Catalunya Ràdio que la ampliación del aeródromo se hará pero subraya que no se puede en ningún caso afectar al espacio natural de La Ricarda. ¿Qué ha pasado entre una afirmación y la otra?

Según un destacado dirigente, el partido es consciente hoy de que la oposición a la ampliación no es una cuestión meramente atribuible a grupos ecologistas sino que impregna a espacios generacionales, como los jóvenes, y políticos, incluido Junts per Catalunya. Desde esa primera toma de posición de Puigneró, inequívoca, el partido ha ido escuchando a voces críticas internas, en la dirección y en las agrupaciones implicadas en el territorio: El Prat, Viladecans y Gavà.

Incluso la candidata a la alcaldía de Barcelona y portavoz del partido, Elsa Artadi, en la última comparecencia tras la reunión de la dirección del partido, el 26 de julio, tuvo palabras muy duras contra las intenciones de Aena de convertir el debate en un todo o nada. Artadi se quejó de que los sectores empresariales y políticos favorables a la ampliación no apoyen también que el aeropuerto lo gestione Catalunya. Y subrayó que “es un error que el debate sea sobre los 500 metros de pista” que quiere ampliar Aena. La portavoz alertó también de que ante la Comisión Europea, el proyecto actual del ente estatal “no colará”, por motivos medioambientales. Además, advirtió de que habrá que ver qué tipo de aeronaves operarán dentro de 20 años.

La intervención ahora de Rull no es menor. Primero, porque ejerció de 'conseller' del ramo y porque su sucesor, Damià Calvet, ha sido el más abiertamente crítico con la oferta de Aena y ha apostado por vías alternativas a la ampliación de la tercera pista de El Prat para lograr que el aeródromo se convierta en lo que se llama un "hub" intercontinental. Es decir, que incremente el número de operaciones por hora.

La posición de Calvet, y ahora la de Rull, obedecen a una sensibilidad más centrista o incluso progresista, frente a los que responden a tesis más liberales en el partido, como el también 'exconseller' Ramon Tremosa o el exlíder de la Cambra de Comerç, Joan Canadell, ambos ahora diputados y ambos entusiastas de la ampliación en términos de crecimiento económico.

Rull, "rotundamente" contrario a tocar La Ricarda

Noticias relacionadas

¿Qué afirma ahora Rull? Que se ha parado el "chantaje" de Aena, a la que ha criticado por la gestión centralizada de todos los aeropuertos de España, y que, si bien el objetivo es lograr que Barcelona sea un 'hub', tiene "muchas dudas de que para ampliar el aeropuerto haga falta una tercera pista". En ello el 'exconseller' ha sido rotundo.

Es más, el 'exconseller' no ve recorrido en esta ampliación porque la UE no lo permitirá: La Ricarda va más allá de la red Natura 2000, es un espacio de especial protección, una zona húmeda decretada por la Generalitat, amparada por la ley de espacios naturales. Estoy convencido de que la Comisión Europea no dará su autorización", cosa que según ha afirmado saben tanto Aena como el Gobierno español. Y en este sentido también ha recordado que "todas las compensaciones ambientales no se han llevado a cabo, tenemos una carta de la Comisión Europea que es muy rotunda" respecto a estos incumplimientos.