Condena

Siete militares condenados por violar a una niña indígena en Colombia

Un juez condena a 16 años de prisión a siete militares que admitieron haber secuestrado y violado a una menor de 12 años en junio del 2020

Conmocion en Colombia por una violación de una niña indígena por 7 militares

Conmocion en Colombia por una violación de una niña indígena por 7 militares

1
Se lee en minutos

Un juez colombiano ha condenado a seis militares a 16 años de prisión por la violación de una niña de 12 años del pueblo indígena embera-chamí. Según informa la Fiscalía colombiana este domingo, también se condena a otro soldado a ocho años de cárcel como cómplice del crimen.

Los hechos ocurrieron en a 16 años de prisión . Entonces, una niña indígena del pueblo embera-chamí fue secuestrada y violada en el caserío de Santa Cecilia, en el departamento de Risaralda, por siete uniformados del Batallón San Mateo. La Fiscalía colombiana, junto al Grupo de Trabajo Nacional de Género de la Seccional Bogotá, logró reunir más de 160 acciones investigativas que evidenciaron la participación de estos militares en la agresión sexual de la menor.

Durante el juicio, además, los acusados admitieron haber perpetuado el crimen. Todos ellos llevan presos desde junio de 2020 tras haber sido detenidos en Pereira, capital departamental de Risaralda, poco después de conocerse los hechos.

Conmoción en todo el país

El caso despertó una oleada de indignación en todo el país. En medio de ese escándalo también se conoció que otros dos soldados presuntamente secuestraron y violaron a otra niña de 15 años de la tribu nómada nukak makú en septiembre del año pasado en el selvático departamento del Guaviare. Además, la Armada de Colombia informó que se investiga el caso de un grupo de infantes de Marina por un posible caso de abuso sexual contra una mujer en el departamento de Putumayo, fronterizo con Ecuador, ocurrido en junio del año pasado.

Noticias relacionadas

"Cuando la violencia sexual además es cometida por miembros de la fuerza pública, a quienes se les confió el uso de las armas del Estado, es una grave violación de los derechos humanos y particularmente de la obligación estatal de respetar la vida, integridad y salud de una menor de edad", declaró la Defensoría del Pueblo sobre el crimen de estos siete militares.