Ahmed Moussa

El consul marroquí en Canarias: "Los ministros de Exteriores recuperarán la confianza entre los países"

Ahmed Moussa, cónsul de Marruecos en Canarias.

Ahmed Moussa, cónsul de Marruecos en Canarias. / LP/DLP

8
Se lee en minutos
Flora Marimón

El cónsul de Marruecos en Canarias, Ahmed Moussa, cree que el nuevo ministro de Exteriores, José Manuel Albares, y su homólogo marroquí, Naser Burita, sabrán recuperar los lazos históricos que siempre han unido a España y al reino alauí, pues ambos son «diplomáticos de carrera». La habitual fiesta de la entronización de Mohamed VI, que se celebra cada año el 30 de julio, se ha pospuesto por la pandemia. 

Hoy debería celebrarse la conmemoración del 22 aniversario del ascenso al trono del Rey Mohamed VI, pero se ha pospuesto. ¿Por qué?

Efectivamente, su Majestad en un comunicado del Palacio Real ha informado que la celebración de la entronización se ha pospuesto para próximamente debido a la expansión de la pandemia en Marruecos, y también se posponen en todos los países con embajadas y consulados donde celebran este día debido a la contaminación que pudiera derivarse de la pandemia.

¿Pese al conflicto armado con el Frente Polisario se van a celebrar las elecciones nacionales, regionales y locales el 8 de septiembre?

Para nosotros no hay conflicto; es una guerra ficticia para dar visibilidad. En el Sáhara le puedo asegurar que en todas las ciudades El Aaiún, Dajla, Esmara, Tan Tan, Guelmim, se vive en libertad, quietud, en seguridad, y desarrollándose la vida regular y cotidianamente. Cualquiera puede viajar a estas ciudades. Para nosotros lo de la guerra es una propaganda mediática del Polisario. Hay mucho desencanto en los campamentos de refugiados y para desviar la atención inventan, y las milicias son las que imponen su criterio y el miedo, y lo dicen los escindidos del Polisario.

¿Qué supone la celebración de estas elecciones?

El pueblo marroquí esta muy ilusionado porque ya se consolida el proceso democrático con las cuartas elecciones y tendremos nuestros diputados saharauis, como ahora, senadores, alcaldes, presidentes de las tres regiones saharauis... Es la diferencia entre la democracia y la libertad, y un partido que quiere autoproclamarse como partido único. Nunca aceptaremos en el Sáhara ni en cualquier región marroquí que un partido único imponga sus sistema totalitario y eso es el Frente Polisario. Con toda sinceridad, más del 90% de los saharauis son marroquíes, se sienten marroquíes y han aplaudido las visitas del Rey y cuando presentó el Plan de Autonomía se han adherido totalmente en las tres regiones. Queda un 20% que está en los campamentos que está bajo el poder de un partido único, totalitario, de carácter fascistoide, que lo dirige una cúpula que es muy instruida por el sistema militar argelino que es el que manda entre bambalinas.

Llevan décadas de litigio por el Sáhara Occidental. Usted ha dicho que se acerca la solución al conflicto por el apoyo de EE UU a la soberanía de Marruecos. ¿Cómo se va a reactivar ese proceso en la ONU?

Desde el 2007, cuando Mohamed VI propuso el Plan de Autonomía para el Sáhara, todas las resoluciones de Naciones Unidas consideran este plan como una iniciativa seria, realista, creíble y pragmática y entra dentro del parámetro de todas las resoluciones del Consejo de Seguridad. La mayoría de los saharauis que habitan en el territorio, incluso los que están fuera del territorio, la consideran como la solución más adecuada. No solo la apoya EE UU. Ya son 50 países los que han reconocido la soberanía de Marruecos y 24 países tienen consulados en El Aaiún y Dajla y es un reconocimiento tácito de la soberanía marroquí sobre el Sáhara. Por lo tanto, la decisión de los EE UU, como de los otros 50 países, acerca más a una solución realista del Sáhara dentro del marco de la soberanía marroquí, que es la proyección de una autonomía en el futuro en la que haya un Gobierno regional y un Parlamento regional y los saharauis van a solucionar sus asuntos en una autonomía avanzada. Es una autonomía como la que tiene Canarias con España. Desde el 2007 se vio que el referéndum de autodeterminación no era viable porque hay vencedores y vencidos y lo que patrocina Naciones Unidas es una solución política negociable.

El juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz ha archivado la querella contra el líder del Frente Polisario, Brahim Ghali, por delitos de genocidio presuntamente cometidos contra ciudadanos marroquíes entre 1975 y 1990, al considerar que estarían prescritos y que no se ha acreditado la comisión del delito de genocidio. ¿Qué le parece?

Ghali era el ministro de Defensa del Polisario que daba las instrucciones para que se perpetraran atentados contra los trabajadores españoles en el mar. El propio Ministerio de Asuntos Exteriores español en 1985 expulsó al Frente Polisario por acciones perpetradas contra marinos canarios que fueron víctimas de asesinatos y secuestros y Ghali daba las órdenes a las milicias y eso son delitos tipificados por cualquier Código Penal como criminal de guerra.

¿La sustitución de Arancha González Laya al frente de Exteriores por José Manuel Albares va a propiciar un cambio en las deterioradas relaciones de España y Marruecos precisamente por dar cobijo a Ghali en España y por el salto de la valla de Ceuta de miles de personas, entre ellos menores?

No es de mi competencia hablar esto, pero tengo la satisfacción de haber sido diplomático en España en varios puestos y considero que los dos ministros actuales son diplomáticos de carrera, muy buenos conocedores de las relaciones bilaterales, y ambos ministros van a saber recuperar en el momento adecuado la confianza, el respeto, la reconstrucción de los puentes para consolidar lo que ya existía, que es una relación histórica en los comercial, económico y cultural, y también en seguridad y en inmigración irregular.

¿Qué puede suponer el inminente fallo del Tribunal de Justicia de la Unión Europea sobre el recurso contra el acuerdo pesquero de la UE con Marruecos, que permite la explotación de las aguas del Sáhara Occidental?

La Unión Europea y el Reino de Marruecos están legitimados a la conclusión de dicho acuerdo que aporta bastantes beneficios al desarrollo económico del territorio y a su población. Es un acuerdo válido dado que es de sobra comprobado que el Estado marroquí invierte siete veces más que los recursos generados por la región del Sáhara. Esto indica que quien realmente se beneficia es la población del territorio. El Polisario no representa a la población y no está legitimado para hablar en su nombre.

¿Qué está haciendo Marruecos en la masiva llegada de migrantes a Canarias?

La inmigración es un fenómeno global y con España hemos tenido y seguimos teniendo una cooperación muy estrecha y, de hecho, tenemos oficiales de enlace mixtos. ¿Cómo estamos luchando en Marruecos contra la inmigración irregular? Lo estamos haciendo de forma muy firme. Para proteger la frontera de España tenemos desplegados a 20.000 agentes en el norte que no se dedican a la seguridad de los ciudadanos marroquíes, sino al control de las fronteras. En los últimos cuatro años hemos desmantelado 8.000 redes de tráfico de personas, hemos abortado 14.000 tentativas de migración... Es decir, esto demuestra que hay una cooperación estrecha y esa cooperación debe continuar y se reforzada porque España y Marruecos estamos llamados a superar estos retos de la mano.

¿Por qué se produce esa migración masiva de Marruecos? ¿Está el poder, los recursos, en pocas manos?

Esa es una versión irreal y subjetiva que se vende por partes interesadas. La oposición del pasado es la que está actualmente en el poder y, por tanto, todos los partidos políticos están de acuerdo en que la prioridad es el desarrollo económico, y el desarrollo económico ha traído un desarrollo político, y va a traer en la siguiente etapa un desarrollo social, y ese es un reto que tenemos y lo ganaremos con el tiempo. Tenemos estabilidad, desarrollo económico y político, somos un ejemplo en el mundo árabe y lo que nos falta es tiempo. Recuerde la España de hace 30 años a la de hoy. En este sentido, nosotros tenemos el derecho de desarrollarnos en el tiempo que sea necesario, y la voluntad de todos los marroquíes para no emigrar en el futuro sino salir como turistas. De la misma forma que los europeos habéis tenido el sueño americano, los magrebíes, argelinos, tunecinos y marroquíes tenemos el sueño europeo. Forma parte del día a día de la sociedad marroquí, pero el sueño americano dejó de existir cuando os habéis desarrollado.

¿Cómo puede afectar el conflicto del Sáhara al turismo y a Canarias?

En nada, no afectó hasta el 91 que había una guerra de guerrillas... Nosotros estamos convencidos de que no va a haber un efecto sobre las Islas y, además, flaco servicio haría al turismo si se dice que afecta porque el turismo busca seguridad. He vivido en Canarias muchos años y creo que es uno de los lugares más seguros del mundo. Con Canarias tenemos una relación histórica. Las relaciones comerciales empezaron en el siglo XVIII con granos que venían de Casablanca y también en pesca con los canarios que iban a los caladeros. Ahora bien, la pandemia ha ralentizado esto pero tenemos cinco conexiones aéreas y cuando se acabe la pandemia seis, que son Casablanca, Agadir, Marrakech, El Aaiún, Dajla y la secta será Guelmin, con más de 90.000 pasajeros anuales. Tenemos el proyecto del puerto de Tarfaya, comercio, turismo, cooperación en desalación, en energía eólica, la cooperación Sur Sur...

Noticias relacionadas

La intención de expansión de Marruecos en las aguas territoriales españolas que afectan a Canarias y a la potencial explotación de sus fondos marinos ha provocado ciertas discrepancias en la relación con España y Canarias. ¿Ha frenado Marruecos esa pretensión?

El ministro marroquí de Asuntos Exteriores ha asegurado, en marzo del 2020, que en caso de solapamiento entre las aguas, las diplomacias de los países están totalmente abiertas para la creación de un marco para el diálogo, resolver los mecanismos a seguir, las personas que formarán parte de la negociación y la agenda que se marcará para lograr un acuerdo mutuo.