La presidenta defiende a los investigados por el TSJC

Borràs niega la palabra a Ciutadans en el Parlament

  • Martín Blanco quería quejarse de la "soflama" de la presidenta en defensa de los cargos del Parlament investigados

  • Borràs sostiene que el reglamento prevé que ella pueda hacer declaraciones a título personal y llama al orden al parlamentario

Laura Borrás, presidenta del Parlament de Catalunya

Laura Borrás, presidenta del Parlament de Catalunya / Quique García (EFE)

1
Se lee en minutos
Fidel Masreal
Fidel Masreal

Periodista

ver +

La presidenta del Parlament, Laura Borràs, ha negado reiteradamente la petición de palabra a Ignacio Martín Blanco, diputado de Ciutadans, que pedía intervenir al inicio del pleno para quejarse de lo que ha calificado de "soflama" de Borràs en favor de los exmiembros de la Mesa del Parlament citados por el Tribunal Superior de Justícia de Catalunya. En un tono imperativo, Borràs ha negado a Blanco el derecho a intervenir pese a que ha mencionado un artículo del reglamento para criticar el tono de la intervención de la presidenta. Es más, Borràs ha llegado a llamar al orden a Blanco en dos ocasiones, paso previo a una eventual expulsión.

La presidenta del Parlament ha iniciado el pleno no solo citando la resolución de la Junta de Portavoces en defensa del expresidente del Parlament y de tres miembros más de la anterior mesa de la Cámara, y en defensa de la "inviolabilidad" del Parlament, sino que ha añadido comentarios "a título personal" -como ella misma ha descrito posteriormente- afirmando que el Parlament solo tiene como límite la voluntad popular -obviando la referencia a los límites legales. Tras ello, Blanco ha pedido la palabra citando dos artículos del Parlament, uno de ellos, el 39, tiene que ver con las atribuciones de la presidencia del Parlament, para afirmar que se había extralimitado mediante una "soflama".

"No estamos manteniendo un diálogo"

Borràs ha sido expeditiva: "Escúcheme, no estamos manteniendo un diálogo", le ha espetado en varias ocasiones, y ha defendido su declaración porque "lo prevé el reglamento". "No he hecho ninguna soflama", ha respondido al parlamentario, antes de cortarle el micófono al llamarle al orden en dos ocasiones porque seguía interviniendo desde su escaño, de pie. La presidenta además ha reprochado al parlamentario que en la Junta de Portavoces los letrados le han advertido contra las consideraciones que ha hecho sobre la falta de imparcialidad de la presidenta.

Noticias relacionadas

El "corte publicitario"

El incidente ha finalizado al dar por iniciado el pleno Borràs. En el debate posterior, el parlamentario de los 'comuns' David Cid ha calificado lo sucedido como "el corte publicitario de cada pleno del Parlament de la presidenta y del señor Martín Blanco".