Repercusiones del Brexit

Bruselas presenta su plan sobre Gibraltar y Londres lo considera un ataque a su soberanía

  • El documento contempla el fin de la Verja, que quedará fuera de Schengen, y que España controle aeropuerto y puertos

Bruselas presenta su plan sobre Gibraltar y Londres lo considera un ataque a su soberanía
5
Se lee en minutos

La Comisión Europea (CE) ha presentado este martes el mandato negociador para el convenio sobre Gibraltar que el Ejecutivo comunitario y el Reino Unido deben pactar a consecuencia del Brexit. El pasado 31 de diciembre, España y el Reino Unido lograron un principio de acuerdo sobre el Peñón, pero está pendiente del tratado que puedan alcanzar la Comisión Europea y el Gobierno británico sobre la situación en que quedará Gibraltar, en cuestiones como el tránsito fronterizo.

En el mandato negociador presentado, la Comisión ha planteado que la Unión Europea negocie con Reino Unido el fin de la Verja en Gibraltar, tal y como acordaron Madrid y Londres de manera temporal el pasado diciembre, si bien deja claro que el Peñón seguirá estando fuera del espacio sin fronteras Schengen, con controles en el aeropuerto y puertos a cargo de las autoridades españolas.

Rechazo británico

Nada más conocer la propuesta, el Reino Unido ha avisado de que no la aceptará. Considera que la idea de que España realice los controles fronterizos es un ataque a la soberanía británica y por tanto no puede servir como base para la negociación. "Reino Unido y España acordaron cuidadosamente un marco pragmático, consultándolo plenamente con la Comisión Europea. La propuesta de ahora choca directamente con este marco", ha criticado el ministro de Exteriores británico, Dominic Raab.

El jefe de la diplomacia británica considera que la propuesta de Bruselas "socava la soberanía de Reino Unido sobre Gibraltar y no puede ser la base para negociar" e insiste en que no sigue la línea del acuerdo interino cerrado 'in extremis' por Londres y Madrid la víspera de que se consumara el Brexit.

El ministro principal de Gibraltar, Fabian Picardo, también ha dejado claro su rechazo al marco propuesto por Bruselas y en un comunicado ha dicho que en su forma actual "no hay posibilidades de que sirva como base para un acuerdo".

Fuentes británicas consultadas por Europa Press confirman que el "gran problema" es que el documento de la Comisión no recoge el compromiso de que fueran agentes de Frontex y no de mando español los que realizaran los controles fronterizos tras suprimir la Verja. En sus contactos con España y con la Comisión, la parte británica dejó "muy claro" que no es una opción permitir que sea España quien haga controles en su frontera, insisten las mismas fuentes.

Aunque el mandato que propone Bruselas para fijar las líneas rojas de la UE en la negociación no lo recoge, el Ejecutivo comunitario ha indicado al anunciar su propuesta que España tiene intención de solicitar que sean agentes de Frontex quienes ejerzan el control de la frontera exterior. De este modo, el compromiso tiene la forma de un mensaje trasladado a la Comisión pero no queda recogido en el documento que pretende ser la base del texto legal final, y por tanto vinculante.

Al margen del acuerdo del Brexit

Con la salida de Reino Unido de la Unión Europea, las relaciones de los Veintisiete con Gibraltar pasaron a quedar fuera del paraguas británico por lo que tampoco se aplica al territorio el acuerdo postBrexit negociado entre Londres y Bruselas. Tampoco es España sino la Comisión Europea quien debe negociar el nuevo marco para establecer la futura relación con Gibraltar, por lo que el Ejecutivo comunitario plantea ahora un posible mandato que requiere aún el visto bueno de los Veintisiete antes de poner iniciar los contactos con Londres.

En un análisis que choca con la opinión británica, el Gobierno español ha aplaudido este mismo martes a través de un comunicado del Ministerio de Exteriores que la propuesta se haya "adaptado" a lo acordado entre Madrid y Londres en diciembre, un esfuerzo que España "agradece y valora positivamente". 

Tras el Brexit, Gibraltar quedó excluido del ámbito de aplicación de los acuerdos negociados entre la UE y Reino Unido para su relación futura por lo que debe fijarse un marco específico para el Peñón. Por eso le corresponde al bloque negociar con Londres el acuerdo aunque España recuerda que conserva el derecho a veto si no le satisface el resultado.

Las fronteras, a cargo de España

En línea con el acuerdo interino alcanzado entre Madrid y Londres el pasado 31 de diciembre, Bruselas plantea soluciones para eliminar las comprobaciones y controles físicos de personas y mercancías en la frontera terrestre entre España y Gibraltar y garantizar la integridad del espacio Schengen y del mercado único. El objetivo será eliminar la Verja pero manteniendo a Gibraltar fuera del espacio Schengen, según recoge el mandato negociador, que aboga por el control y la vigilancia de las fronteras exteriores en el puerto, el aeropuerto y las aguas de Gibraltar "a cargo de España".

"Los guardias de fronteras españoles tendrían todas las competencias necesarias para llevar a cabo los controles y la vigilancia de las fronteras y cumplir con las obligaciones consiguientes, incluyendo denegaciones de entrada", reza el documento, que indica que estos puntos deberán tener acceso a las bases de datos necesarias para las inspecciones fronterizas.

También defiende la competencia exclusiva de España para expedir visados para estancias de corta duración respecto de Gibraltar y que el acuerdo concrete normas para emitir o renovar visados para estancias largas.

Propuesta a debate

Noticias relacionadas

Se trata de la propuesta inicial de la Comisión Europea que debe ser avalada por los Veintisiete, que podrán introducir modificaciones en el texto. Una vez se adopte por el Consejo, Bruselas podrá iniciar las negociaciones con Londres, un proceso que España confía que permita alcanzar un acuerdo con Reino Unido antes de que acabe el año.

En palabras del vicepresidente de la Comisión, Maros Sefcovic, Bruselas cumple el compromiso con España de iniciar las negociaciones para un acuerdo separado con Reino Unido sobre Gibraltar. "Se trata de un mandato detallado, cuyo objetivo es generar consecuencias positivas para quienes viven y trabajan a ambos lados de la frontera entre España y Gibraltar, al tiempo que se protege la integridad del espacio Schengen y del mercado único", ha defendido.