El laberinto catalán

Illa apuntala su perfil institucional tras asentarse como referente catalán de Sánchez

  • El líder de la oposición se reunirá este lunes con Ximo Puig y estrechará lazos con los empresarios valencianos

Salvador Illa, en un acto del PSC en Palamós

Salvador Illa, en un acto del PSC en Palamós

3
Se lee en minutos
Jose Rico
Jose Rico

Jefe de la sección de Política

Especialista en política catalana

Escribe desde Barcelona

ver +

Al PSC le ha sonreído la crisis de Gobierno ejecutada de forma sorpresiva por Pedro Sánchez hace una semana. Sin embargo, puede parecer que la sensación es justo la contraria. El punto de amargura, reconocida en público por el propio afectado, es Miquel Iceta. El primer secretario de los socialistas catalanes quedó relegado de un ministerio de innegable peso político (Política Territorial) a otro que se sitúa fuera de la primera línea de combate (Cultura). Tras haberle demostrado fidelidad a Sánchez durante su etapa más dura en el PSOE, Iceta queda desplazado del foco justo cuando el presidente del Gobierno va a reanudar el diálogo con la Generalitat, cuya semilla había empezado a plantar desde su anterior cartera.

No obstante, la compensación al PSC por este movimiento no ha sido en absoluto nimia. Los socialistas catalanes controlarán con Raquel Sánchez un segundo ministerio, este sí, clave, como es el de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana; dirigirán con Francesc Vallès la política comunicativa de un Ejecutivo que necesita remontar en las encuestas; y estarán con Eva Granados en la sala de mandos que pilotará la renovación interna en el PSOE con vistas al ciclo electoral de 2023.

De todo este balance se deriva una consecuencia indirecta que admiten fuentes del partido: el seísmo provocado por Sánchez consolida a Salvador Illa como líder in péctore del PSC. O, al menos, como referente catalán del PSOE. Que a la exalcaldesa de Gavà, dirigente afín a Illa, se le haya confiado el ministerio que hasta ahora comandaba José Luis Ábalos da cuenta de que Sánchez busca proyectarla como figura emergente del socialismo, con un previsible papel central en futuras citas electorales.

Hilo directo con los empresarios

Pero es, al mismo tiempo, un espaldarazo a la estrategia que Illa lleva desplegando desde su regreso a Catalunya: estrechar lazos con los sectores económicos y empresariales para afianzar su proyecto alternativo al independentismo. Ahora, con la primera remesa de fondos europeos al caer, por las manos de la nueva ministra pasará la interlocución con muchos de esos actores clave para impulsar proyectos tan relevantes como la ampliación del aeropuerto de El Prat. No le faltarán aliados, pues exdirigentes o excargos socialistas presiden, por ejemplo, AENA (Maurici Lucena), Renfe (Isaías Táboas) o la Zona Franca (Pere Navarro).

En clave más política, Illa busca ahora apuntalar su perfil de líder de la oposición (y del "Govern alternativo") y ejercer de referente del PSC dentro del PSOE. Tras proponer un un plan de choque social de 1.564 millones para paliar las desigualdades en Catalunya, este lunes, viajará a València para reunirse con el presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig. Ambos compartirán una agenda con un marcado carácter institucional: comparecencia conjunta en el Palau de la Generalitat, almuerzo-coloquio con la Associació Valenciana d'Empresaris y visita al centro de vacunación de la Ciutat de les Arts i les Ciències.

Frentes comunes

Dos mensajes en una misma agenda. Por un lado, Illa y Puig escenificarán un frente común en defensa de intereses económicos comunes, como un nuevo sistema de finaciación autonómica y el Corredor Mediterráneo, y por el reencuentro de dos autonomías hermanas cuyas relaciones se enfriaron con el 'procés' y, sobre todo, tras la negativa de Quim Torra en 2018 a participar en un acto en Barcelona a favor de esta infraestructura promovido por el empresariado valenciano.

Noticias relacionadas

Además, el número dos del PSC se avanza así a Pere Aragonès, que aún no ha mantenido ningún encuentro institucional con Puig desde que es 'president'. La última cita bilateral entre ambas comunidades fue hace cinco años, en 2016, con la visita de Carles Puigdemont a València.

El segundo mensaje, en clave interna socialista, es que la reunión del lunes servirá para sumar a Illa a la alianza que han forjado Puig y la presidenta de Baleares, Francina Armengol, para reivindicar la necesidad de avanzar hacia un modelo federal de España que sirva para paliar, por ejemplo, la "deslealtad fiscal" de la Comunidad de Madrid. Un frente que, de paso, también le recuerda a Sánchez y al PSOE, que su hoja de ruta federal, la Declaración de Granada que acaba de cumplir ocho años, sigue vigente.