Caso Kitchen

El juez ordena comprobar el intercambio de mensajes que Villarejo dice que tuvo con Rajoy

  • El excomisario declaró verbalmente y por escrito que le dieron dos números de teléfono móvil para contactar con el entonces presidente del Gobierno

El Ex comisario Villarejo llega esta mañana a la Audiencia Nacional después de ser puesto ayer en libertad.

El Ex comisario Villarejo llega esta mañana a la Audiencia Nacional después de ser puesto ayer en libertad. / David Castro

1
Se lee en minutos
Ángeles Vázquez
Ángeles Vázquez

Periodista

Especialista en Tribunales y Justicia

Escribe desde Madrid

ver +

El juez de la Audiencia Nacional Manuel García-Castellón ha ordenado a la Unidad de Asuntos Internos de la Policía que compruebe si existieron los mensajes que, según el principal imputado en el caso Tándem, en el que se investigan las cloacas policiales, José Manuel Villarejo, se intercambió con el expresidente del Gobierno Mariano Rajoy en relación con el dispositivo parapolicial establecido para espiar al extesorero del PP Luis Bárcenas, conocido como Operación Kitchen.

Fuentes jurídicas han señalado a este diario que la dificultad que entrañan las pesquisas está en que dado el tiempo transcurrido es posible que las compañías telefónicas implicadas no guarden un registro y ello impida comprobar si los mensajes existieron realmente. Tanto en la comisión relativa a la Kitchen seguida en el Congreso, como ante el juez en persona y por escrito, Villarejo ha señalado a Rajoy como la persona de la que partió la orden de poner en marcha el dispositivo para quitar a Bárcenas lo que pudiera guardar que perjudicara al PP o a sus dirigentes.

Noticias relacionadas

Tras prestar declaración ante el magistrado en relación con el interés que mostraba Rajoy por el caso, García-Castellón pidió a Villarejo que le facilitara los números de teléfono que según su versión le habrían facilitado para intercambiar mensajes directos con el entonces presidente del Gobierno. El excomisario proporcionó uno de ellos y alegó que el otro no lo había encontrado y que le sería más sencillo poder hacerlo, si tenía acceso a sus agendas personales, que solo puede examinar en el juzgado.