Los retos del remodelado Ejecutivo

El nuevo Gobierno se dirige a Catalunya con acento económico en su estreno

  • La portavoz subraya que la hoja de ruta no ha cambiado, pero Catalunya "se merece" que se hable de ella de otro modo, como su potencial industrial

  • Rodríguez y Alegría ponen en valor el primer PERTE, la inyección de los fondos europeos, la inversión en educación o en la rehabilitación de viviendas

La nueva portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez (d), con la responsable de Industria, Reyes Maroto (i), y la nueva titular de Educación, Pilar Alegría, este 13 de julio de 2021 tras la reunión del Gabinete, en la Moncloa. 

La nueva portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez (d), con la responsable de Industria, Reyes Maroto (i), y la nueva titular de Educación, Pilar Alegría, este 13 de julio de 2021 tras la reunión del Gabinete, en la Moncloa.  / DAVID CASTRO

6
Se lee en minutos
Juanma Romero
Juanma Romero

Periodista

Especialista en información de Gobierno y PSOE.

Escribe desde Madrid

ver +

Sobre el papel, la línea estratégica del Gobierno hacia Catalunya no ha cambiado. Pedro Sánchez continúa apostando por la "concordia", por el "reencuentro". Pero los rostros de aquellos expuestos en primera línea ya no son los mismos. No están la vicepresidenta Carmen Calvo, ni Juan Carlos Campo como titular de Justicia, ni María Jesús Montero como portavoz, ni tan siquiera Miquel Iceta es el responsable ya de Política Territorial, aunque no estará apartado del diálogo con la Generalitat. La batuta ahora la llevan otros. Con otra impronta y otros mensajes. La que marcó, desde el principio, la nueva portavoz, la castellanomanchega Isabel Rodríguez.

Se notó enseguida en la rueda de prensa que siguió al Consejo de Ministros de este martes, el primero tras la profunda remodelación acometida por Sánchez. Una comparecencia que siguió al "traspaso de micrófonos" entre Montero y Rodríguez, la foto de familia y la reunión del Gabinete (en su sala habitual, por cierto, no la habilitada en los tiempos duros de la pandemia, otra imagen más del cambio de ciclo). La titular de Política Territorial se reivindicó de la escuela de Alfredo Pérez Rubalcaba -"el mejor ministro portavoz"-. Y siguió a pies juntillas el consejo que le dio cuando ella arrancó su carrera política en su tierra, con apenas 27 años y como portavoz de la Junta de Castilla-La Mancha: "No des un titular. Más bien da el titular que tú quieras dar".

No hay fecha aún para la comisión bilateral Generalitat-Estado, ni decisión sobre si se recurrirá el fondo para el Tribunal de Cuentas

Rodríguez fue cauta. Sobre Cuba, remitiéndose al comunicado lanzado por Exteriores. Y sobre Catalunya, también. No la introdujo en su exposición inicial, más concisa y menos guerrillera que Montero. En las preguntas, insistió en que la dirección no ha cambiado: "El presidente ha marcado muy bien esa ruta y esa será mi tarea como ministra. Ahondar en una decisión del Gobierno, mejorar la convivencia en Catalunya. Se han abierto canales -léanse los indultos, que no citó-, herramientas, y hay que saber aprovecharlas". Entonces introdujo un matiz importante: Catalunya, aseguró, "se merece que se hable de ella en otros términos, como por ejemplo, territorio líder en la industria automovilística". El día ofrecía en bandeja ese argumento: el Consejo había aprobado el primer PERTE, que destinará 4.300 millones de euros a la industria del coche eléctrico y conectado.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, con su nuevo Consejo de Ministros, reunido por primera vez desde el comienzo de la pandemia en su sala habitual, este 13 de julio de 2021, en la Moncloa.

/ DAVID CASTRO

Cuba "no es una democracia"

Catalunya, aseguró, es una "pieza clave" del desarrollo territorial del país, pero hay que ir más allá de los asuntos que monopolizan la actualidad y atender otras cuestiones como su industria del motor o el impacto que allí, y en el resto de España, tendrán los fondos europeos, que se canalizarán a través del plan de recuperación al que este martes, precisamente, el Ecofin dio el visto bueno, de manera que se liberarán los primeros 9.000 millones en las próximas semanas.

Rodríguez rehusó comentar las palabras de Iceta, que antes de abandonar Política Territorial defendió que se vote en referéndum un hipotético acuerdo que incluya cuestiones como la mejora del autogobierno y la financiación. Un "traje a medida", esgrimió el primer secretario del PSC.

"Mi tarea como ministra será ahondar en una decisión del Gobierno, mejorar la convivencia en Catalunya", esgrime Rodríguez

La portavoz se prometió no "interpretar" las opiniones de los miembros del Gabinete, porque su cometido es trasladar las "decisiones del Gobierno". Aseveración que valía también para no comentar la posición de Unidas Podemos respecto a Cuba, al defender que no es una dictadura. Tampoco la definió así Rodríguez ni, por la noche, en una entrevista en 'Informativos Telecinco', el propio presidente. "No es una democracia, no lo es".

La titular de Política Territorial no tiene fecha para la comisión bilateral Generalitat-Estado que, según pactaron Sánchez y Pere Aragonès, debiera reunirse en julio. La portavoz se esforzó en destacar que, por el hecho de proceder de Ciudad Real, no variará el rumbo de la política del Ejecutivo respecto a Catalunya. Los lazos afectivos entre manchegos y catalanes "son muchos". "No hay ninguna duda de mi afecto a Catalunya y a los catalanes", remarcó.

Nueva foto de familia del Consejo de Ministros en las escalinatas de la Moncloa, este 13 de julio. 

/ DAVID CASTRO

La mirada "distinta" de Rodríguez

Desde la Moncloa, defendían la mirada "distinta" de Rodríguez. No solo "más fresca", sino también porque "mira Catalunya desde fuera de Catalunya y de Madrid". "Ni sobredosis de Catalunya ni visión madrileñocéntrica. La España nueva tiene que implicar una Catalunya nueva que se modernice con los fondos europeos. Quizá no convenza a los independentistas, pero sí a los catalanes que piensen en el día a día. Isabel viene con una mirada nueva y limpia, muy apegada al mundo local", indicaban fuentes del equipo del presidente.

Sánchez defiende que había que "cargar las pilas", "rejuvenecer", preparar el Ejecutivo para la "modernización" y "recuperación"

La comparecencia estuvo muy bañada de datos económicos. En concreto, hubo una lluvia de millones, prueba del interés del Ejecutivo de cambiar el foco tras los indultos y de intentar que entren en agenda otras cuestiones que afectan a la vida de los ciudadanos. Así, según detalló Pilar Alegría, la nueva titular de Educación, el Gobierno aprobó más de 1.185 millones de euros para que las comunidades inviertan en política educativa (989 millones se destinarán a digitalización de la enseñanza). Y Rodríguez dio cuenta de la liberación de 1.600 millones para la rehabilitación de viviendas. Actuaciones que podrán sentir los ciudadanos en sus barrios y en sus ciudades, enfatizó. Ahí estaba una de las claves del cambio de Gobierno. La "cercanía" de lo local que quiere infundir el líder socialista con la elección de tres alcaldesas. Entre ellas, Rodríguez, exregidora de Puertollano.

Sánchez, en Telecinco, defendió esa necesidad de entrar en un tiempo nuevo. Había que "cargar las pilas", "rejuvenecer" el Consejo de Ministros. Sustituir un Ejecutivo, "el de la emergencia sanitaria", por un equipo distinto. "No son ceses, sino cambios necesarios", relevos que "hay que tomar con la mayor de las naturalidades". El presidente no quiso detenerse en los ministros salientes ni en sus razones para destituirlos, más allá de su insistencia en entrar en una "nueva etapa", marcada por la "recuperación y la modernización".

Noticias relacionadas

Las nuevas ministras de Política Territorial y Educación, Isabel Rodríguez (c) y Pilar Alegría, con la responsable de Industria, Reyes Maroto (d), charlan con los periodistas tras la rueda de prensa posterior a la reunión del Gabinete, este 13 de julio en la Moncloa. 

/ EFE / BALLESTEROS

Rehusó centrarse en José Luis Ábalos ("un buen ministro, un gran secretario de Organización"), o en su ya exdirector de Gabinete, Iván Redondo. Expresó su "enorme gratitud" por "los ministros" y sus "colaboradores más estrechos", por su "temple" y su trabajo en un momento marcado por la mayor "calamidad" en un siglo. Sánchez quiere pasar página ya. Que las imágenes (e improntas) de su antiguo Ejecutivo se acabe borrando. Piensa en elecciones y en la alineación, la que conformó el sábado, con la que pretende ganar.