Tras la crisis de Gobierno

Díaz necesitaría el aval de sus confluencias para poder cambiar a los ministros morados

  • La vicepresidenta segunda y líder de Unidas Podemos abre la puerta a una futura crisis de gobierno que afecte a los suyos

  • La decisión debería ser aprobada por la mesa confederal en la que están Podemos, IU, los 'comunes' y Galicia en Común

Cambio de cartera en el  Ministerio de la Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática, en la imagen Carmen Calvo y Félix Bolaños., en la imagen Yolanda Díaz.

Cambio de cartera en el  Ministerio de la Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática, en la imagen Carmen Calvo y Félix Bolaños., en la imagen Yolanda Díaz. / David Castro

4
Se lee en minutos
Miguel Ángel Rodríguez
Miguel Ángel Rodríguez

Periodista

ver +

Cuando Pedro Sánchez le contó a Yolanda Díaz su intención de remodelar el Gobierno, la líder de Unidas Podemos le dejó claro que sus ministros eran intocables. Cualquier otra opción podía causarle complicaciones a la vicepresidenta segunda que, en aquel momento, ya había recibido el mandado (a propuesta suya) de la mesa confederal -el órgano de coordinación entre Podemos, IU, En Comú Podem y Galicia en Común- de plantarse ante el jefe del Ejecutivo si este proponía cambios en el sector morado del Consejo de Ministros. Aun así, este lunes, apenas 48 horas después de que Sánchez ejecutara esa remodelación de su gabinete sin resistencias de ningún tipo, la líder de Unidas Podemos no descartaba otra crisis de Gobierno en el futuro que afectase a los suyos. Más por no cerrar puertas, que porque tenga en mente ningún cambio, matizan en su entorno, donde son conscientes de que el 'ordeno y mando' de Sánchez torpedearía la coalición morada, fruto de una compleja correlación de fuerzas, y el futuro de Díaz, que milita en el PCE pero no en ninguna de las otras formaciones de la confluencia.

"En absoluto", sentenció Díaz este lunes al ser preguntado sobre si los ministros morados tenían asegurada su permanencia en el Gobierno hasta el fin de la legislatura. A renglón seguido, la vicepresidenta segunda insistió en que "la política, como la vida, es dialéctica y siempre hay que dar nuevas respuestas". "Ya veremos lo que pasa de aquí en adelante", concluyó, poniendo en duda el futuro de Irene Montero (Igualdad), Ione Belarra (Derechos Sociales y Agenda 2030), Alberto Garzón (Consumo) y Manuel Castells (Universidades), estos dos últimos habituales de las quinielas sobre una posible reforma del Gobierno. Sin embargo, fuentes del partido morado admiten que cualquier intento de Díaz de remodelar al sector de Unidas Podemos podría darle complicaciones y poner piedras en su camino para ser candidata del partido en 2023, un paso que aún no tiene decidido.

Las palabras de la vicepresidenta no tardaron en recibir respuesta por parte de la portavoz estatal de Podemos, Isa Serra, que reivindicó que ya hubo "suficientes" cambios con la salida de Pablo Iglesias del Gobierno para competir en Madrid, la entrada de Ione Belarra como ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030 y el ascenso de la propia Díaz como líder de Unidas Podemos en el Ejecutivo.

Negociaciones internas

"La política, como la vida, es dialéctica y siempre hay que dar nuevas respuestas. Ya veremos lo que pasa de aquí en adelante"

Yolanda Díaz / vicepresidenta segunda y líder de Unidas Podemos

Más allá de las intenciones que pueda tener la vicepresidenta, en la coalición morada tienen claro que no podría actuar por su cuenta y riesgo. El reparto de poderes que acordó Iglesias a finales de 2019 con el resto de líderes de Unidas Podemos otorgaba a su propio partidos dos ministerios (Derechos Sociales e Igualdad), uno a IU (Consumo), otro a En Comú Podem (Universidades) y el último a Galicia en Común (Trabajo). Para evitar luchas internas, este equilibro solo podría variar de manera pactada. "En el PSOE manda Sánchez, pero en Unidas Podemos estas decisiones tendrían que ser colegiadas", explican fuentes de IU sobre la necesidad de plantear cualquier cambio de ministros en la mesa confederal, donde están representadas las cuatro formaciones que actualmente componen Unidas Podemos.

Noticias relacionadas

Fuentes cercanas a la cúpula de Podemos coinciden en que debería haber un acuerdo para poder llevar a término cualquier remodelación. Un entendimiento en este sentido se muestra "muy complicado", admiten, por el perfil de los ministros y sus respectivos cargos orgánicos. Belarra, al frente de Derechos Sociales y Agenda 2030, es la actual secretaria general de Podemos, y Montero, encargada de la cartera de Igualdad, la 'número dos' del partido morado, la principal organización del espacio confederal. Ambos puestos, además de su buena relación con Díaz, blindan su permanencia en el Gobierno.

Garzón disfruta de una posición similar. El ministro de Consumo es, además, el coordinador federal de IU, por lo que plantear su salida del Ejecutivo podría provocar un intenso enfrentamiento dentro de Unidas Podemos. Pese a que su nombre ha sonado en varias ocasiones para abandonar el Gobierno -incluso se apuntó a que podría ser candidato morado a las próximas elecciones andaluzas-, fuentes de su entorno aseguran que "no está sobre la mesa" su reemplazo. La salida que menos complicaciones provocaría a Díaz es la de Castells, que cubre la cuota de los 'comunes'. El ministro de Universidades, aunque cercano a la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, es un independiente que podría ser sustituido por otro perfil de la elección de la edil catalana.