Podemos

El juez imputa al tesorero y a la gerente de Podemos por la niñera de Montero

  • La fiscalía solicitó su imputación porque los dos fueron los que "ordenaron el pago" y, por tanto, "en su garantía deben ser oídos como investigados", no como testigos

La ministra de Igualdad, Irene Montero, y su equipo en una reunión urgente del pacto de Estado contra la violencia de género.

La ministra de Igualdad, Irene Montero, y su equipo en una reunión urgente del pacto de Estado contra la violencia de género. / Ministerio de Igualdad

1
Se lee en minutos
El Periódico

El titular del Juzgado de Instrucción Número 46 de Madrid, José María Escribano, ha decidido imputar al tesorero de Podemos, Daniel de Frutos, y a la gerente de la formación 'morada', Rocío Esther Val, en el denominado caso niñera, en el que se investiga si la ministra de Igualdad, Irene Montero, usó a una empleada de Podemos, que ahora es asesora del ministerio, como cuidadora de su hija durante la campaña electoral de 2019.

Noticias relacionadas

En un auto, al que ha tenido acceso Europa Press, el juez ha acordado oír en declaración en concepto de investigados a De Frutos y Val el próximo 19 de julio, día en el que estaba previsto que lo hicieran como testigos. El cambio en su situación procesal llega después de que la fiscalía pidiera que se citase a ambos trabajadores de Podemos como imputados, "dado que tanto en el caso del delito electoral (por gastar en beneficio propio el dinero abonado con fines electorales) como en el de administración desleal" los dos fueron los que "ordenaron el pago" y, por tanto, "en su garantía deben ser oídos como investigados". Así se salvaguarda su derecho de defensa, porque si se determina que existió algún tipo de delito en la contratación podrían haber sido sus autores.

El caso partió de la declaración que la que era responsable de Cumplimiento Normativo de Podemos, Mónica Carmona, prestó ante el magistrado que instruye del caso Neurona, donde se investiga si entre Podemos y la consultora mexicana que da nombre a la causa se simuló un contrato en el marco de los presuntos trabajos realizados para las elecciones generales de abril de 2019. En un escrito afirmó que Montero habría usado a la ahora asesora del Ministerio de Igualdad Teresa Arévalo como cuidadora de su hija durante la mencionada campaña electoral.