En el traspaso de cartera

Ábalos no menciona a Sánchez en su despedida del ministerio

  • Raquel Sánchez, sucesora del exministro valenciano, ha recalcado que una de sus prioridades será la vivienda "a precios asequibles"

La ministra de Transporte, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez, recibiendo la cartera de manos de José Luis Ábalos

La ministra de Transporte, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez, recibiendo la cartera de manos de José Luis Ábalos / Isabel Infantes / Europa Press

3
Se lee en minutos
Miguel Ángel Rodríguez
Miguel Ángel Rodríguez

Periodista

ver +

José Luis Ábalos no se ha acordado de Pedro Sánchez en su despedida del Gobierno. Ni una mención, ni un gesto. Nada. En apenas cinco minutos, el exministro de Transporte, Movilidad y Agenda Urbano y desde este lunes exsecretario de Organización del PSOE ha cerrado su paso por el Ejecutivo sin agradecimientos al líder de los socialistas. En un corrillo con periodistas ha desvelado que se enteró de su salida "final" del Consejo de Ministros el mismo sábado y que "de momento" conservará su escaño en el Congreso.

Sin presencia de ningún ministro del Consejo de Ministros actual, Ábalos ha pronunciado sus últimas palabras desde la sede del ministerio que ocupaba hasta el pasado sábado. Un discurso bastante agrio que ha pronunciado con desgana y del que ha resultado llamativa la ausencia de agradecimientos a Sánchez. El exministro de Transportes, uno de los hombres del núcleo duro del Ejecutivo y desde hoy exsecretario de Organización del PSOE, no ha mencionado al presidente del Gobierno en ningún momento. "Solamente me queda orgullo de haber formado parte del Gobierno de España. No de un Gobierno, sino al servicio de España", han sido sus únicas palabras con las que se ha referido a su satisfacción de haber estado en el gabinete de Sánchez.

El exministro también ha querido destacar la dureza de la actividad política a la que se ha tenido que enfrentar, siendo "la cabeza que golpear, la que tiene que lidiar y mediar" en todas las situaciones. En este sentido, Ábalos ha mezclado su trabajo al frente del ministerio con su labor como secretario de Organización enfrentando una moción de censura presentada contra Sánchez y un ciclo electoral eterno. Así, ha revelado en conversación con los periodistas que fue él quien solicitó a Sánchez algo "más tranquilo", aunque no se enteró de la decisión "final" del jefe del Ejecutivo hasta el pasado sábado.

Tras recalcar "el ritmo frenético" con el que ha vivido desde que entró en el Ejecutivo tras la moción de censura a Mariano Rajoy, Ábalos ha reivindicado constantemente su labor en un ministerio que, cuando llegó, estaba "infradotado y con problemas estructurales". "Ahora, ministra al menos tienes el contrato programa de Renfe, el plan estratégico de Renfe y de Adif, desbloqueadas muchísimas situaciones que afectan a lo ferroviario, a lo viario... Y sobre todo el plan europeo ya para distribuir los primeros fondos inclusos. Es un escenario totalmente distinto", le ha explicado a su sucesora.

Las prioridades de la ministra

Noticias relacionadas

En el acto de traspaso de carteras, su sucesora, Raquel Sánchez, ha dejado claro que una de sus primeras prioridades será aprobar una ley de vivienda y defender el derecho a disponer de ella a "precios asequibles". Con unas palabras que bien podrían interpretarse como un mensaje directo a los morados, Sánchez ha reivindicado que la vivienda es "la frontera que separa la integración de la marginalidad" y el "instrumento más poderoso del estado de bienestar". "No hay libertad ni tampoco seguridad sin vivienda. Es esencial en nuestras relaciones personales, en nuestra integración y en nuestro desarrollo como seres humanos", ha insistido.

La nueva ministra ha apuntado que todos estos elementos se resumen en el "derecho a disponer de vivienda a precios asequibles" y que es consciente del esfuerzo de Ábalos por impulsar una ley de vivienda que lo permita. La alusión a los precios "asequibles" parece un guiño claro a Unidas Podemos, con los que Ábalos llevaba meses negociando la regulación de los alquileres. Mientras que los morados exigen poner en marcha medidas que permitan bajar los precios, la última propuesta del dirigente socialista fue congelarlos en aquellas zonas declaradas tensionadas y ofrecer incentivos fiscales a los titulares.