Tras cinco meses de baja

La alcaldesa de Berga deja el cargo por una depresión

La política ha hecho un llamamiento contra el estigma de la salud mental

Fue el primer cargo detenido por desobediencia por no descolgar la 'estelada' del ayuntamiento

La alcaldesa de Berga, Montse Venturós.

La alcaldesa de Berga, Montse Venturós. / ACN

2
Se lee en minutos
El Periódico

Montse Venturós, alcaldesa de Berga desde el 2015 por la CUP, ha cesado al cargo por depresión. Una decisión que, tal como ha asegurado, es "difícil y compleja", pero que toma "por responsabilidad colectiva". "Me costó asumir que yo, Montse Venturós, estaba enferma y con baja médica, pero todavía más asumir mi diagnóstico: sufro depresión", ha asegurado en una rueda de prensa y acompañada de sus allegados.

Una intervención pública que, ha dicho, será la última hasta su recuperación total y ha aprovechado para hacer "un llamamiento contra el estigma en materia de salud mental". "En un sistema como el capitalismo más feroz y putrefacto, estas personas se silencian y lo único que cuenta es la productividad y el individualismo", ha añadido.

Cinco meses de baja

Hacía cinco meses que Montse Venturós estaba de baja médica y, durante todo este tiempo, se ha especulado mucho sobre los motivos. Finalmente, este martes, ha anunciado que cesa de su cargo al frente del Ayuntamiento por la enfermedad que sufre: depresión.

Una depresión que le ha obligado a detener sus responsabilidades políticas antes de tiempo. "Mi voluntad era acabar el mandato, pero no me lo tomaré como un fracaso porque, en todo caso, el fracaso es estar enferma o tener una enfermedad y ahora toca asumirlo por responsabilidad colectiva", ha añadido.

La voz de la mujer, silenciada

Venturós ha aprovechado su intervención para hacer un llamamiento contra el estigma en materia de salud mental. "Partimos de un estigma muy arraigado que hace que las personas con enfermedades de salud mental seamos vistas como personas débiles, que no hemos sido valientes, que alguna situación nos ha sobrepasado", ha asegurado.

La alcaldesa también ha aprovechado su última comparecencia para hacer "un apunte" sobre el papel de la mujer al frente de las instituciones o de lugares de responsabilidad. "El problema es estructural. Cansadas de ser siempre cuestionadas, nos tenemos que justificar constantemente, nuestras voces son silenciadas ante la de nuestros compañeros y de ver que las actitudes no serían las mismas si al frente hubiera una figura masculina. Y esto, señores, cansa hasta la extenuación en pleno siglo XXI", ha añadido.

El actual alcalde en funciones, Ivan Sánchez, la sustituirá y está previsto que sea investido en las próximas semanas.

Negarse a declarar

Venturós accedió a la alcaldía de Berga en 2015, después de ganar las elecciones municipales contra todo pronóstico y destronar años de gobierno convergente. "Han sido los años más difíciles de mi vida, pero los que más aprendizaje me han dado", ha añadido.

Noticias relacionadas

En noviembre del 2016 fue detenida, en su casa y de madrugada, por los Mossos d'Esquadra por haberse negado a declarar por no descolgar la estelada durante los comicios electorales. Fue el primer cargo público detenido por desobediencia. El Juzgado la condenó a una inhabilitación de seis meses y a pagar una multa.

Después de la inhabilitación, en 2019, se volvió a presentar a las elecciones y ganó prácticamente por mayoría absoluta.