Entrevista en 'La Razón'

Casado critica a la Iglesia por apoyar los indultos y avisa de que derogará todas las leyes sociales del Gobierno

  • El líder del PP sigue rechazando una moción de censura, porque solo serviría para fortalecer a Sánchez. Apuesta por "censurarle" en las urnas

  • No cree que sea posible más autogobierno para Catalunya, porque el Estado "ya no da más de sí en la descentralización"

El presidente del PP, Pablo Casado, interviene en el XV Congreso Regional de los populares valencianos tras la elección de su nuevo líder, Carlos Mazón, este 3 de julio en València.

El presidente del PP, Pablo Casado, interviene en el XV Congreso Regional de los populares valencianos tras la elección de su nuevo líder, Carlos Mazón, este 3 de julio en València. / EUROPA PRESS / JORGE GIL

5
Se lee en minutos
El Periódico

Consciente de que no les dan "los números en el Parlamento", el líder del PP, Pablo Casado, aboga por "censurar" en las urnas al Gobierno de Pedro Sánchez, un Ejecutivo cuyas reformas sociales derogará en el caso de que gane las próximas elecciones generales.

Así lo afirma Casado en una entrevista en el diario 'La Razón' en la que reconoce que, pese a que Vox y Ciudadanos le piden una moción de censura, "necesitaría que los partidos nacionalistas, incluso independentistas" le apoyaran "para sacar a Sánchez del Gobierno". El jefe del PP quiere o cuestión de confianza, presentada por el propio líder socialista, o urnas: "Cualquier otra fórmula a la moción de confianza o al debate del estado de la nación [en el que se votan las resoluciones], solo serviría para compactar al bloque de investidura, como ocurrió el año pasado [con la que presentó Vox]. Cuando la legislatura está finiquitada, cuando este Gobierno ya ha pasado el Cabo de Hornos, y ha cortado amarras con el socialismo constitucional, son los ciudadanos los que tienen que elegir en las urnas", esgrime.

Para el líder de los populares, es necesario que haya elecciones porque Sánchez se presentó "dopado" y ahora hace falta someter su programa "real" al criterio de los españoles: "Este es el único Gobierno que en su programa oculto llevaba el indulto a los independentistas, la España confederal, el referéndum de autodeterminación y gobernar con Bildu, que no ha condenado 850 asesinatos. Estos incumplimientos de su palabra no dependen de situaciones económicas ni de ningún imprevisto, afectan a la razón nuclear de lo que el PSOE entiende como España".

En este sentido, Casado asegura que si llega al Gobierno en las próximas elecciones generales "por supuesto" derogará todas las reformas sociales del Ejecutivo de coalición de Sánchez.

Modelo de financiación de 2002

Casado sostiene que Sánchez llegó "dopado" a las elecciones y por tanto debe someterse a sufragio ciudadano su programa "real"

"Haremos una ley de paliativos frente a la eutanasia, una ley de concordia frente a la doctrina de la memoria histórica, una ley de maternidad, que ya se está poniendo en marcha no solo en la Comunidad de Madrid, también en Galicia, con ayudas a quien decide ser madre. Y siempre en positivo: yo quiero hablar a las mujeres que quieren ser madres y que tengan todos los recursos para hacerlo libremente", añade.

Respecto a Catalunya, Casado asevera que Sánchez "miente" cuando dice que no convocará referéndum: "Para saber lo que va a ocurrir hay que leer a [Miquel] Iceta, que ya ha dicho que Catalunya sí puede autodeterminarse en algunas cuestiones". El titular de Política Territorial no ha dicho eso. El jueves defendió en Catalunya Ràdio votar en referéndum un "gran acuerdo sobre autogobierno, financiación y participación de las comunidades autónomas en el diseño de las políticas del Estado", en el marco del proceso de diálogo entre el Gobierno y la Generalitat. El jefe del PP entiende que no cabe profundizar en el autogobierno, como plantea el PSOE: "El Estado ya no da más de sí en la descentralización. Catalunya tiene ya competencias en educación, sanidad, asuntos sociales, en muchas infraestructuras, en la administración de Justicia y en la recaudación de muchos tributos. No se puede avanzar más".

Pero Casado afirma que si la mejora de la financiación y de las competencias de Catalunya se produjera en el marco multilateral, el PP lo apoyaría "siempre y cuando todas las comunidades autónomas se vean también beneficiadas en el nuevo modelo".

"Nuestro ejemplo es el modelo del año 2002, con mayoría absoluta del PP, pero con apoyo del PSOE y de los principales partidos nacionalistas moderados. Y que incluía un factor de actualización que le hubiera permitido pervivir en el tiempo de no ser por los peajes que CiU y ERC impusieron a [José Luis] Rodríguez Zapatero", especifica.

Apuesta "arriesgada" por Ayuso

No descarta gobernar con Vox, pero precisa que aspira al apoyo mayoritario de los que apostaron por Cs, PP y la ultraderecha, e incluso por el PSOE

Casado apuesta por "reforzar el Estado prohibiendo indultos en delitos contra la Constitución, y creando los delitos de referéndum ilegal, rebelión impropia sin necesidad de violencia, y desobediencia contra las resoluciones del Tribunal Constitucional". También critica a la Iglesia por apoyar la política de diálogo del Ejecutivo: "Soy católico y practicante y no me siento representado por los obispos que sostienen que los indultos se pueden aceptar. Como dice la Iglesia, para el perdón hace falta examen de conciencia, arrepentimiento y propósito de enmienda, que es justo lo que no se da en este caso. Yo diría que al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios".

Noticias relacionadas

Respecto a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, el líder del PP ha dicho que su apuesta por ella fue "arriesgada y acertada". Y no se pronuncia sobre si debe ser ella la próxima jefa regional de los conservadores: "Esto es un proceso abierto y nosotros no intervenimos".

¿Asume el compromiso de que no gobernará en coalición con Vox?, le pregunta la periodista Carmen Morodo. "Yo no descarto nada para las próximas elecciones", responde. Pero precisa a continuación que no se refiere a una alianza con Santiago Abascal. "Quiero decir que yo defendí hace ya tres años en el Congreso que la próxima mayoría absoluta será para el PP. Ahora mismo las encuestas nos ponen 30 escaños por encima del PSOE, no estamos todavía en ese horizonte de mayoría absoluta, pero si llegamos a las elecciones con un proyecto amplio, ganador, ilusionante, de soluciones reales, no descarto que podamos tener un apoyo mayoritario de los que en su día votaron a Ciudadanos, a Vox y hasta a Sánchez. A Rajoy y a Aznar les votaron 2 millones de socialdemócratas en sus mayorías del 2000 y 2011", remacha.