Comparecencia con Guterres

Sánchez exhibe el apoyo de la ONU a su apuesta por el diálogo en Catalunya

  • Guterres subraya que los problemas se solucionan "políticamente" y "el diálogo es un instrumento esencial para solucionar los problemas de nuestro tiempo"

  • El presidente no descarta con rotundidad un referéndum consultivo aunque sí advierte de que lo que separa a los ciudadanos va en contra de sus tesis

Antonio Guterres apoya crear condiciones para que el diálogo fructifique en Catalunya. En la foto, Guterres y Sánchez se saludan. / DAVID CASTRO / VÍDEO: EFE

8
Se lee en minutos
Juanma Romero
Juanma Romero

Periodista

Especialista en información de Gobierno y PSOE.

Escribe desde Madrid

ver +

Hace una semana, en el Consejo Europeo, en Bruselas, Pedro Sánchez aseguró que ningún líder de la Unión le había preguntado por los indultos a los presos del 'procés' que su Gobierno había concedido apenas tres días antes. Una muestra de que Europa entiende que España es capaz de resolver por sí misma sus problemas, afirmó entonces. Este viernes, en Madrid, el presidente recibió un importante espaldarazo de la Organización de Naciones Unidas, ya que su secretario general, António Guterres, saludó la apuesta del diálogo como vía para resolver los conflictos.

El dirigente portugués, reelegido en su cargo para un segundo mandato de otros cinco años el pasado 18 de junio, se halla de visita oficial en España. Su primera parada fue este jueves, en València, cuando acudió a la conmemoración del 10º aniversario del Centro de la ONU de Tecnología de la Información y Comunicaciones, acto al que siguió un encuentro con jóvenes en el Palau de les Arts de la capital del Turia. Este viernes, su agenda más institucional arrancó con una reunión con el presidente del Gobierno, para después verse con el Rey y la vicepresidenta cuarta.

La creación de condiciones para que el diálogo pueda fructificar es siempre algo muy importante en nuestras sociedades

António Guterres, secretario general de la ONU

Guterres, durante la breve comparecencia con Sánchez en la Moncloa, fue preguntado si apoya los indultos a los presos catalanes y si la ONU avala el derecho de autodeterminación que reclaman los independentistas. "No es propio del secretario general de Naciones Unidas comentar las cuestiones de política interna de los Estados miembros y también de España", se arrancó el mandatario portugués. Pero a continuación dio su respaldo a la estrategia del Ejecutivo de coalición. "Para mí, hay un principio global esencial, que es el principio de que todos los problemas tienen que solucionarse políticamente y que el diálogo es un instrumento esencial para solucionar los problemas de nuestro tiempo", sostuvo.

En ese sentido, remachó, "la creación de condiciones para que el diálogo pueda fructificar es siempre algo muy importante en nuestras sociedades". Guterres, en consecuencia, avalaba los pasos dados por el Gobierno, ya que Sánchez y su equipo han venido defendiendo que había que remover el "obstáculo" de los indultos para que el diálogo con Catalunya pudiera encauzarse. No hay garantías de éxito, pero sin ese paso todo se hacía mucho más cuesta arriba, según el análisis del Gabinete.

Lo dejó "bien claro"

Sánchez cosechó un importante empujón a su estrategia a la que seguirá, este sábado, el respaldo cerrado del comité federal del PSOE, su máximo órgano de dirección. El presidente, a su vez, fue preguntado por una hipótesis que ha circulado en las últimas horas, en parte espoleada por unas declaraciones de la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, y por el titular de Política Territorial, Miquel Iceta. Ambos dejaban la puerta abierta a un referéndum de carácter consultivo con base en el artículo 92 de la Constitución. Quizá incluso en toda España. Los periodistas inquirieron al presidente, porque él mismo no lo aclaró ayer en su entrevista con La Sexta, si esa posibilidad se podría abrir paso en el futuro.

Sánchez vuelve a reiterar que su apuesta es la 'Agenda del reencuentro', con un "alto impacto" en la ciudadanía catalana

El líder socialista mantuvo, de entrada, que había sido "bien claro" en las comparecencias de esta semana, tanto en el Congreso, el miércoles, como en sus entrevistas en la SER y La Sexta. El Gobierno, dijo, rechaza la autodeterminación no solo por cuestiones de legalidad -una consulta sobre la independencia no cabe en el marco constitucional, ha reiterado una y otra vez-, sino también por razones de "convicción política sobre cómo tiene que discurrir el nuevo tiempo" que ha abierto en Catalunya tras los indultos. El Ejecutivo ha pretendido, con la medida de gracia, "fortalecer la convivencia". "Todo aquello que separa a la ciudadanía, que le obliga a tener que definirse en uno u otro sentido en cuanto a sus identidades, lo que hace es socavar aquello que nosotros queremos. Creo que he sido bien claro. La fórmula es el diálogo dentro de la legalidad democrática, llegar a un acuerdo", remarcó.

El Gobierno quiere poner el acento en eso: en el acuerdo. Su pacto de investidura con ERC señalaba que, la mesa entre gobiernos ha de buscar un pacto que cuente con un "amplio apoyo" de la sociedad catalana y, en su caso, cuando se materialice ese consenso "será sometido a validación democrática a través de consulta a la ciudadanía de Catalunya". Los socialistas siempre han insistido en que quieren que se vote sobre un acuerdo, no sobre el divorcio con España, como pretenden los soberanistas. Una vía para encarrilar esa consulta podría ser la del artículo 92 de la Constitución, que establece que "las decisiones políticas de especial trascendencia podrán ser sometidas a referéndum consultivo de todos los ciudadanos" españoles, y que ese plebiscito "será convocado por el Rey, mediante propuesta del presidente del Gobierno, previamente autorizada por el Congreso de los Diputados".

Pedro Sánchez no prevé un referéndum consultivo porque separaría a la ciudadanía. / DAVID CASTRO / VÍDEO: EFE

"Contar con todos"

En cualquier caso, con su respuesta, el presidente no quiso situarse en el punto final del recorrido, sino en la apuesta por el diálogo y la búsqueda de los acuerdos en torno a cuestiones concretas que afectan a la vida cotidiana de los catalanes. Por ello hizo hincapié en que su apuesta es la 'Agenda del reencuentro', que comprende desde medidas de regeneración democrática y memoria histórica, hasta un nuevo modelo de financiación o el cumplimiento de las inversiones: "Hay una agenda muy plural, muy diversa, muy rica en contenidos, con un alto impacto en la ciudadanía".

Sánchez pidió "mirar hacia delante", construir "entre todos un proyecto común", un futuro compartido con Catalunya. "En eso está el Gobierno y esperemos que esté el Govern", confió. El presidente reiteró su demanda a la Generalitat para que abra una mesa de diálogo con las fuerzas políticas catalanas, y que escuche a las formaciones no independentistas.

En la Moncloa insiste en que "no están" en un referéndum para toda España ni "nadie" plantea una reforma constitucional que requeriría el plácet del PP

El líder socialista señaló que una de las grandes lecciones de la pandemia es que "nos necesitamos todos". "Y si queremos contar con todos, también el Govern debe contar con todos, con toda la población catalana, la independentista y la que no. Y ahí estoy convencido de que encontraremos puntos para avanzar en los próximos meses y años", concluyó.

Noticias relacionadas

Fuentes de la Moncloa, a la pregunta de si la salida sería un referéndum en toda España sobre el encaje de Catalunya, responden a EL PERIÓDICO que no están "en eso" ahora mismo, en que "nadie ha hablado de reforma constitucional" y de que no se podría interrogar a la ciudadanía sobre la independencia de un territorio porque lo prohíbe la Constitución. Otro miembro del Ejecutivo recuerda, además, que no habrá "reformas de calado en varios años", y por tanto, "ningún tipo de referéndum, ni en España ni en Catalunya", ya que la negociación con el Govern será larga y muy compleja. Con un añadido muy relevante, que sin el PP "no hay reforma sólida que valga", y esa es una piedra fundamental en el camino, porque en modo alguno los conservadores se avendrán a ninguna fórmula que suponga conceder más autogobierno a Catalunya.

Guterres llama a Marruecos y al Polisario a acordar el nuevo enviado para el Sáhara tras 13 propuestas fallidas

La crisis con Marruecos sigue abierta. Desde el principio, el Gobierno se movilizó con sus socios europeos y también con la ONU, ya que el puesto de enviado especial para el Sáhara, cargo que designa el secretario general, está vacante desde que en mayo de 2019 dimitiera su titular, el expresidente alemán Horst Köhler.


António Guterres hizo este viernes, desde la Moncloa, un llamamiento a las partes para que acepten su propuesta para un cargo que estima que es ”absolutamente esencial” para "relanzar el diálogo político” que permita resolver el conflicto que enfrenta a Marruecos con el Frente Polisario, aliado este a su vez de Argelia. El mandatario portugués reconoció las dificultades para proceder al nombramiento. Él ya ha planteado “trece nombres y hasta ahora no ha habido consenso de las partes", en referencia a Rabat y al Polisario.


"Es muy importante tener el consenso de las partes", insistió, porque el futuro enviado especial de la ONU es quien "tiene que trabajar con ellas para relanzar el diálogo político". De ahí que llamara a Marruecos y a los saharauis para que el siguiente candidato sea “bien acogido” para intentar avanzar en la solución de una crisis que por ahira “no tiene salida”. La ONU ha admitido que buscar un relevo a Kohler, que dimitió alegando motivos de salud, “no es tarea fácil”, y ya avisó en abril, informa Europa Press, que si no se había cubierto la vacante no era por no haberlo intentado. El expresidente germano, informa EFE, había generado ciertas expectativas, ya que logró sentar a Rabat y al Polisario, acompañados de Argelia y Mauritania.


El último nombre puesto sobre la mesa era el del diplomático italo-sueco Staffan de Mistura, al que el Polisario acepta. De Mistura ya ha ejercido de enviado de la ONU para Siria o Irak.