Debate en el Congreso

El PP recurre los indultos por representar a "millones de españoles" afectados por el "atropello democrático"

  • Los conservadores presentan nueves impugnaciones, una por cada dirigente soberanista excarcelado

  • Casado acusa al Gobierno de no avisarle del riesgo con los CDR: "Espero que a nadie del PP le pase nada"

Pablo Casado, este miércoles, llega a su escaño en el Congreso.

Pablo Casado, este miércoles, llega a su escaño en el Congreso. / Emilio Naranjo / Efe

4
Se lee en minutos
Pilar Santos
Pilar Santos

Periodista

ver +

El líder del PP, Pablo Casado, ha anunciado en la tribuna del Congreso de los Diputados que su partido ya ha presentado el recurso para lograr la anulación de los indultos a los dirigentes del 'procés'. Vox y Ciudadanos ya lo hicieron la semana pasada, pero el principal partido de la oposición no había dado todavía ese paso hasta hoy. Casado se ha limitado a decir, a grandes rasgos, que ha impugnado la medida de gracia como "partido político que representa a millones de españoles afectados en su soberanía" por el "atropello democrático" de los hechos de 2017. También, ha añadido, por representar "a miles de catalanes que han visto atacado su patrimonio, su libertad, su seguridad y su convivencia en la escuela, el trabajo o los servicios públicos".

Fuentes de la dirección conservadora han apuntado después que han presentado nueve recursos, uno por cada soberanista indultado.

 "El pago de estos indultos será su finiquito como presidente y el epitafio del PSOE constitucional", dice Casado

En su alocución, Casado ha cargado contra Pedro Sánchez por conceder los indultos para seguir en la Moncloa, ha repetido en varias ocasiones, y aliarse con los que quieren "destruir España". "No se puede caer más bajo (...). Si quiere cambiar lo que es de todos los españoles, tendrá que dejar opinar a todos los españoles. Dimita, disuelva el Parlamento y convoque elecciones, solo así podrá indultarle la historia", ha afirmado.

El jefe de la oposición ha rechazado el discurso del presidente del Gobierno, al que ve soltando "homilías buenistas" y pidiendo retomar el espíritu de la transición y hablando de "convivencia" y "concordia", cuando cree que no hay que "volver a hacerlo". "Solo hay que conservarlo. No es mucho pedir", ha continuado. Casado ha usado varias metáforas para lanzar su mensaje: en un pasaje ha dicho que ve a Sánchez como "un caballo de Troya" de los que quieren romper España; en otro, se lo imagina como una "matrioska" que esconde "a los independentistas y batasunos dentro". "Y ya no está Pablo Iglesias para echarle la culpa. El radical es usted", ha sentenciado. "El pago de estos indultos será su finiquito como presidente y el epitafio del PSOE constitucional", ha augurado sin mencionar en un solo momento la posibilidad de presentar una moción de censura, algo a lo que le han animado tanto Santiago Abascal (Vox) como Inés Arrimadas (Ciudadanos). Incluso Sánchez lo ha hecho: que dé ese paso, y vea qué apoyos tiene, o deje de bloquear ya la renovación de los órganos constitucionales (Consejo General del Poder Judicial y el Tribunal de Cuentas, entre otros).

En su alocución, el político conservador ha denunciado en sede parlamentaria la mala gestión que, en su opinión, hizo el Gobierno de las amenazas de los Comités de Defensa de la República (CDR) a dirigentes de diferentes partidos, entre ellos él mismo. Casado ha asegurado que su jefe de gabinete llamó al de Sánchez, en noviembre de 2019, para saber si estaba afectado algún político del PP, y le dieron un no "rotundo". Según se ha conocido hace unos días gracias a un informe de la Guardia Civil, que hacía referencia a los miembros de los CDR detenidos como presuntos integrantes del Equipo de Respuesta Táctica (ERT), uno de los arrestados (Jordi Ros) hizo "búsquedas en Internet a través de sus dispositivos, de datos relativos a personas vinculadas a partidos políticos contrarios a la independencia y de un mosso" para "la posible realización de una acción contra dichas personas o bienes". Entre ellos se encontraba Casado y también el exsecretario general de Ciudadanos José Manuel Villegas, entre otros. "Para usted que un enfermo mental mande por correo una navaja es el regreso del fascismo, pero que la Guardia Civil concluya que un CDR con capacidad operativa busque información para atentar contra miembros del Partido Popular, entre ellos yo, es una exageración", ha espetado. 

Sánchez, en su réplica, no ha hecho ninguna referencia a este asunto y, en la dúplica, Casado ha insistido. Se ha dirigido al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, y le dicho que aún está esperando alguna explicación. Y, después, hablando al jefe del Ejecutivo ha afirmado: "Espero que no sea demasiado tarde y que a nadie del PP le pase nada por los CDR, porque si no su Gobierno será responsable de no haberles avisado a tiempo".

Noticias relacionadas

Reinterpretación del origen de la guerra civil

En un momento de su discurso, Casado ha retorcido el origen de la guerra civil, negando que fue un alzamiento militar contra el Gobierno legítimo de la Segunda República. Según el líder del PP, "la guerra civil fue el enfrentamiento entre quienes querían la democracia sin ley y quienes querían la ley sin democracia". [Verdades y mentiras sobre la Segunda República]. En la dúplica, Sánchez le ha pedido que retire sus palabras, algo que no ha hecho.