Comparecencia en el Parlament

La 'consellera' de Feminismes velará por que los presupuestos garanticen las políticas de igualdad

  • Verge se compromete a trabajar para garantizar el derecho al aborto en toda Catalunya, la equidad menstrual, y la erradicación de las violencias machistas y LGTBIQ+fóbicas

Tània Verge.

Tània Verge. / ACN / LAURA BUSQUETS

3
Se lee en minutos
Júlia Regué
Júlia Regué

Periodista

Especialista en información del Parlament de Catalunya, siguiendo la actualidad política catalana

Escribe desde Barcelona

ver +

La primera Conselleria d’Igualtat i Feminismes de la Generalitat ya está en marcha para impulsar una “transformación feminista” en las políticas del Govern y por el cumplimiento de la ley catalana contra la violencia machista. La ‘consellera’ Tània Verge ha comparecido este miércoles en el Parlament para exponer su plan para “transversalizar la perspectiva de género” tomando como punto de partida el trabajo que ella misma desarrolló como promotora del plan de igualdad vigente en la Cámara catalana.

Verge se ha comprometido a trabajar para garantizar la “equidad menstrual” y el derecho al aborto en toda Catalunya, a transformar el abordaje de la violencia machista, incrementando también los recursos para las políticas del colectivo LGTBIQ+, y a detectar prácticas discriminatorias como las identificaciones de los cuerpos policiales por perfiles raciales para erradicarlas. Pero también ha defendido la creación de una Oficina para la igualdad de trato y no discriminación contemplada en la ley 17/2020.

“El ‘todos somos iguales’ es una proclama vacía si no va acompañada de una acción pública y comprometida con la igualdad real y efectiva”, ha espetado al inicio de su intervención, para dejar claro que está dispuesta a “sacudir la Generalitat”: “No venimos a hacer retoques en el edificio [el Govern], sino a replantear la estructura del edificio y el barrio entero”, ha apostillado.

Verge ha defendido un despliegue de políticas desde el enfoque interseccional alertando de que “no es una competición entre desigualdades, no tenemos una olimpiada de las opresiones”, pero defendiendo la necesidad de dar una mirada “global” a los retos del feminismo. Asimismo, ha subrayado que se necesita “inversión en derechos” pidiendo recursos para la lucha contra las violencias. “Los presupuestos tienen que incorporar la perspectiva de género”, ha insistido. 

El Departament, dirigido todo por mujeres, se estructura con dos secretarias, una de igualdad y otra de feminismos. De la primera depende la Dirección General Políticas Públicas LGBTI+, la de Promoción y Defensa de los Derechos Humanos, y la de Migraciones, Refugio y Antiracismo; y de la segunda la Dirección General para la Erradicación de las Violencias Machistas y la Dirección General de Cuidados, Organitzación del Tiempo y Equidad en los trabajos.

"Desplegaremos todas las leyes de igualdad en su máxima potencia, hemos de acabar con la violencia institucional y la revictimización, sean por acción u omisión, la violencia machista no tiene lugar en nuestra casa", ha destacado.

El negacionismo de Vox

La mayoría de los grupos parlamentarios han celebrado la Conselleria de nueva creación, pero la extrema derecha ha querido marcar perfil propio sosteniendo que este Departament es "prescindible" porque la constitución "ya reconoce que todos somos iguales". "Le instamos dese ya a que pase la tijera a que deje de malgastar el dinero de todos los catalanes", ha espetado la exlíder de Plataforma per Catalunya, ahora diputada por Vox, Mònica Lora. También ha cargado contra los "falsos derechos sexuales y reproductivos" emplazando a "garantizar un derecho fundamental: la vida", cuestionando así el derecho al aborto y abogando por la creación de una red de apoyo a las embarazadas para tratar de convencerles de que no interrumpan su embarazo. "Ustedes solo quieren libertad para el feminismo que es contrario a la esencia de la mujer", ha remachado.

Noticias relacionadas

Desde Cs, la diputada Anna Grau ha replicado a Lora que "el derecho a la vida no se combate contra el derecho al aborto" porque "las mujeres tienen derecho a todo". Por otro lado, Grau ha dudado de la hoja de ruta de la Conselleria y ha criticado que sea un "comedero" que malgaste recursos públicos.

El PSC se ha centrado en exigir acciones concretas a la 'consellera' para que precise sus intenciones y con qué partidas las pretende sacar adelante a falta de presupuestos, mientras que la CUP ha pedido desplegar un "feminismo anticapitalista" y los 'comuns' que se ahonde en la aplicación de la ley contra las violencias machistas. Los partidos socios en el Govern han subrayado la importancia de esta Conselleria, que trabajará de forma transversal para que el feminismo no quede estancado sólo en su Departamento, sino que se haga extensible a toda la actividad del Govern. Verge volverá a comparecer después del verano para concretar sus acciones.