El tablero catalán

Casado anuncia un recurso contra los indultos como víctima de los CDR

Pablo Casado.

Pablo Casado. / EFE / ZIPI

2
Se lee en minutos
El Periódico

El presidente del PP, Pablo Casado, ha anunciado este martes, día en que el Consejo de Ministros da luz verde a los indultos a los líderes presos del 'procés', que su partido solicitará la legitimidad para presentar un recurso contra los indultos, basándose en el informe de la Guardia Civil que le situaba como objetivo de los CDR catalanes.

En una entrevista en Onda Cero, Casado ha adelantado que solicitará esta legitimación porque considera que son parte afectada en el caso después de que la semana pasada se conociese que miembros de los CDR habían investigado a líderes políticos, entre ellos Casado, para un posible atentado en su contra. El Tribunal Supremo deberá decidir si el PP está legitimado para recurrir.

Así, Casado ha explicado que va a "solicitar la legitimación para presentar el recurso ante el Tribunal Supremo de los indultos". "Somos parte perjudicada", ha defendido. Ha recordado las revelaciones de la semana pasada de que la Guardia Civil detectó que miembros de las CDR estaban investigando a determinados líderes políticos, como él mismo, “para atentar contra ellos”, y por eso se sienten afectados como formación, “no los más, porque ahí está la sociedad catalana”, puntualiza. "Si los CDR son la continuación del 1 de octubre, podemos decir que somos parte perjudicada”, ha añadido.

"Convivencia es cumplir la ley"

Noticias relacionadas

Casado ha cuestionado al argumento de "convivencia y concordia" que Pedro Sánchez ha esgrimido para defender los indultos. "¿Qué es esto de la convivencia y la concordia? La convivencia y la concordia es cumplir con la ley", ha señalado durante la entrevista.

El dirigente popular lleva días cargando con dureza con los indultos. Considera que no es el momento de "perdonar" a los dirigentes independentistas. Casado ha cargado contra Pedro Sánchez, al que ha acusado de imponer una "agenda extravagante y suicida” a los españoles y promover la “deslealtad hacia el sistema”. Considera que el presidente del Gobierno está a punto de "blindar un segundo 'procés'" y pretende hacer un "cambio de régimen" y por eso, en su opinión, "destruye las bases del sistema de convivencia" y "desarma al Estado" con varias "iniciativas letales". A su juicio, quiere entregar "España a los nacionalistas" y dar un "golpe de gracia a la legalidad".