Además del chófer

Anticorrupción apunta a más 'topos' en el entorno de Bárcenas en la 'operación Kitchen'

  • Considera que el dispositivo parapolicial "logró sus objetivos" y que mandos policiales tendrían los documentos robados

Sergio Ríos, exchófer del extesorero del PP Luis Bárcenas, en la comisión ’Kitchen’ del Congreso.

Sergio Ríos, exchófer del extesorero del PP Luis Bárcenas, en la comisión ’Kitchen’ del Congreso. / Efe

3
Se lee en minutos
Ángeles Vázquez
Ángeles Vázquez

Periodista

Especialista en Tribunales y Justicia

Escribe desde Madrid

ver +

La Fiscalía Anticorrupción considera que hay indicios de que el dispositivo parapolicial puesto en marcha en 2013 por el Ministerio del Interior logró sus objetivos y "que alguno o alguno de los mandos policiales implicados en su puesta en marcha y posterior ejecución tendría en su poder los citados documentos, después de haberlos sustraído a Luis Bárcenas o a su esposa, Rosalía Iglesias". Para conseguirlos, no solo contaron con su chófer, Sergio Ríos, sino que utilizaron al menos cuatro topos o colaboradores.

Es lo que se desprende de los mensajes que cruzaron el entonces secretario de Estado, Francisco Martínez, y su número dos de la Policía, Eugenio Pino. En ellos este le indica al primero que conocía al menos a cuatro de estos colaboradores: "escolta, preso, empresario, familia", según consta en el sumario del 'caso Kitchen', cuyo secreto se ha levantado.

En el escrito, al que ha tenido acceso este diario. el ministerio público se muestra a favor de la admisión para perjudicado del hijo del extesorero del PP, Guillermo Bárcenas, quien estuvo presente en el asalto a su domicilio que sufrió junto a su madre por un falso cura, que se juzgó en la Audiencia Nacional y se investiga si formó parte de la 'Kitchen', así como en algunos episodios declarados por Ríos en sede judicial.

El chófer de la familia fue contratado por Bárcenas después de saber que había trabajado en la Comunidad de Madrid para Francisco Granados. El dispositivo parapolicial creado por Interior para sustraer los documentos del 'caso Gürtel' que Bárcenas pudiera guardar para "así proteger a dirigentes del Partido Popular a los que su contenido podría involucrar penalmente en dicha causa" funcionó. Para ello hicieron que el conductor del extesorero colaborara con ellos a cambio de 2.000 euros mensuales de los fondos reservados y el ingreso en el cuerpo de policía.

Lo encontrado

"Las actuaciones hasta la fecha practicadas solamente han permitido encontrar todos los documentos que se buscaban y, por lo tanto, solo obran parcialmente en el presente procedimiento los materialmente encontrados, aunque sí habría indicios de que la operación policial 'Kitchen' sí habría logrado sus objetivos", dicen los fiscales, que señalan que esta pieza es distinta a otras, porque fue asumida "por órganos superiores y/o directivos de la Administración General del Estado".

El éxito de la operación se consiguió gracias a los dispositivos que Ríos le sustrajo a Bárcenas y le entregó en una cafetería de la cadena Vips al comisario también imputado Enrique García Castaño y con los que este mismo sustrajo de un agujero o "zulo" en el estudio de pintura que utilizaba Bárcenas, al que el policía accedió tras engañar a una persona que hacía labores de limpieza.

Preguntas sobre recibís

Por su parte, el inspector Manuel Morocho, que este viernes seguirá declarando ante el juez en relación con las presiones que sufrió para dejar de investigar la 'Gürtel', señaló directamente cómo el problema que se le planteó que en sus informes apareciera el nombre del expresidente del Gobierno Mariano Rajoy o de la exsecretaria general del partido María Dolores de Cospedal, informa Europa Press. En este sentido, recordó que "sistemáticamente", desde que se produjo la entrada en prisión de Bárcenas, recibía de sus jefes preguntas constantes sobre "si tenía recibís de Rajoy, Soraya -Sáenz de Santamaría--o Cospedal, grabaciones de (Javier) Arenas", o sobre qué opinaba el juez de todo esto.

Noticias relacionadas

Tras comentar esto, Morocho sacó a relucir una anécdota, y es que en el informe sobre el despacho de arquitectos que hizo las obras de la sede del PP, parte de las cuales presuntamente se abonaron con dinero en b, él incluyó los apoderados de las cuentas, entre los que estaba Cospedal. "Y me mandaron quitarla", aseveró.

Añadió que "se trató de que en ningún momento estableciera una vinculación entre los pagos a responsables políticos o cargos públicos del PP y esas salidas de fondos" ni entre donantes y adjudicaciones a empresas. Y recordó cómo se le indicó que no debía haber incluido a Ignacio López del Hierro, como donante del PP, porque era amigo de Villarejo. "Yo con Villarejo tenía una relación de terceros pero (...) evidentemente trazo una línea (...) y viene de arriba, generando una situación de tensión evidente porque habían recibido una instrucción de que hay que quitarlo y yo no lo hice", concluye.