La resaca de las primarias del PSOE andaluz

Espadas da "unos días" a Díaz para que se rehaga de la derrota y dimita

  • El candidato a la Junta frenó la idea de la gestora en consenso con Ferraz y prefiere conceder un margen a su rival para que reaccione y se vaya ya

  • Desde el círculo de Díaz subrayan que ella no opondrá resistencia alguna y que hará "lo que le pida" el alcalde de Sevilla y si le demanda irse, lo hará

El alcalde de Sevilla y próximo candidato socialista a la Junta, Juan Espadas, es felicitado por su rival, Susana Díaz, secretaria general del PSOE-A, tras vencer en las primarias del partido, este 13 de junio en la sede regional de la federación, en Sevilla.

El alcalde de Sevilla y próximo candidato socialista a la Junta, Juan Espadas, es felicitado por su rival, Susana Díaz, secretaria general del PSOE-A, tras vencer en las primarias del partido, este 13 de junio en la sede regional de la federación, en Sevilla. / EFE / RAÚL CARO

9
Se lee en minutos
Juanma Romero
Juanma Romero

Periodista

Especialista en información de Gobierno y PSOE.

Escribe desde Madrid

ver +

El PSOE de Andalucía aún soportará la resaca de sus primarias un cierto tiempo. No acabó todo con el cierre de las urnas y la certificación de la victoria, por goleada, del alcalde de Sevilla, Juan Espadas, frente a su rival, la secretaria general, Susana Díaz. No concluyó todo con el 55,05%-38,76% porque la derrotada no se marchó. Anunció una dimisión en diferido: se irá en unos meses, en el siguiente congreso autonómico, el que se celebrará antes de fin de año y en el que ya no se presentará. Pero ese gesto de echarse "a un lado", como ella misma dijo, no basta ni para Ferraz ni para el equipo del regidor hispalense: quieren que se vaya, y que lo haga ya. El ganador le concederá "unos días" para que digiera su pésimo resultado, pero su paciencia, dicen en su entorno, no será infinita ni permitirá ningún "desliz". En el círculo más próximo de la baronesa subrayan que ella no se resistirá y hará "lo que Juan le pida".

Documento

Resultados de las primarias del PSOE de Andalucía, al 99,8% escrutado

Resultados de las primarias del PSOE de Andalucía, al 99,8% escrutado

Díaz había desarrollado una estrategia coherente con otras campañas anteriores suyas. Pese a que no partía como favorita -siempre lo fue Espadas, el impulsado por Pedro Sánchez-, fue de menos a más y en los últimos días, y en la misma jornada electoral, sus partidarios advertían de que la victoria podía ser suya y que su mensaje de "ilusión", su acercamiento a la militancia cara a cara, había calado. Sus contrarios se creían ganadores, pero advertían de que todo podía pasar, y preferían ser prudentes, porque muchos ya vivieron el palo de las primarias de 2017, en las que Díaz, entonces la gran favorita, fue vapuleada por Sánchez contra pronóstico. Ferraz, sin embargo, permanecía tranquila y pensaba que Espadas se impondría por el entorno del 55%. Abiertas las urnas, las expectativas de la expresidenta de la Junta se hundieron. Los diarios ya daban cuenta del triunfo del alcalde. El secretario de Organización del PSOE-A, Juan Cornejo, certificó los datos sobre las 21.30. Salió enseguida el tercer candidato, Luis Ángel Hierro... y entonces pasaron minutos y minutos. Díaz no aparecía por la sede regional del partido, en la sevillana calle de San Vicente.

Una gestora 'manu militari' "no tendría sentido", dicen los de Espadas, y además podría servir para que Díaz se "victimizase"

A las 22.30, compareció, visiblemente afectada y rodeada de su equipo. Había sido vencida en cinco de las ocho provincias. Entre ellas, la suya, Sevilla. "Estaré en cada momento donde mis compañeros quieran, no estorbaré", proclamó. Pero los que la conocen bien no la creyeron. Porque si algo ha demostrado Díaz en estos cuatro años, desde que fue arrasada por Sánchez, es que no se arruga ni sabe darse por vencida. Espadas advirtió, tras escucharla, que no habría "bicefalia", porque las bases habían elegido un único liderazgo, el suyo.

Muy pronto se escucharon las voces que reclamaban la salida de Díaz. O que pedían a Ferraz que montara una gestora. "Tranquilidad", respondían desde la primera hora del lunes en el cuartel general del PSOE. Espadas tampoco quería una dirección provisional impuesta por la fuerza desde Madrid, y frenó en seco cualquier operación para construirla, también porque teme que una maniobra así la "victimice" y se acabe volviendo en contra de él.

No "sanguinario"

"Una gestora por decreto, 'manu militari', no tiene aquí sentido. Lo lógico es que ella entienda que tiene que dar no un paso al lado, sino atrás. Ella debe tener claro que esta es su tercera derrota en cuatro años: la de 2017, la de 2018 [en las elecciones autonómicas que ganó, pero tras la que pudieron sumar PP y Cs con el apoyo de Vox] y estas primarias. Debe renunciar, queremos que renuncie y creemos que lo va a hacer porque está ya en la puerta de salida", subraya un miembro de la guardia de corps del candidato a la Junta, que recuerda que el de Espadas es un perfil componedor, no "sanguinario".

Ferraz podría echarla de manera violenta, pero no es lo que ha barajado ni lo que quiere. Desea que se marche por su pie

En Ferraz "nadie habló de gestora", recuerda un alto mando, y también quieren que Díaz se vaya por su propio pie. Y ya. El secretario de Organización, José Luis Ábalos, no dejó de lanzar mensajes diáfanos tras la reunión de la ejecutiva (con Sánchez en Bruselas por la cumbre de la OTAN): "Es la militancia la que da y la que quita liderazgos en el PSOE. Con Juan Espadas al frente abrimos un tiempo nuevo".

Preguntado una y otra vez si la dirección se plantea montar una gestora, el número tres insistió en que tras el rotundo mensaje de las bases, que señalaron un "liderazgo legítimo" y único, lo demás son "cuestiones menores", "irrelevantes". La cúpula no tiene "ningún problema de orden interno" que abordar, "ni premura" alguna, máxime cuando el proceso congresual arranca en un mes: en julio, el comité federal convocará el 40º Congreso, programado para octubre en València, y a partir de él tendrán lugar los cónclaves autonómicos -todos deberán cerrarse antes de fin de año-, provinciales, locales y de distrito. Ábalos machacó la idea de que ahora "todos" -expresión que incluye a Díaz- habrán de "ayudar" al nuevo líder. "Renovación y unidad, ese es el camino que tenemos que continuar", dijo únicamente Sánchez desde la capital belga.

En realidad, descabezar el PSOE-A, la principal federación (45.374 militantes) y fiel granero de votos, no es tan sencillo. Ferraz, como prescribe el artículo 344 del reglamento que desarrolla los estatutos, puede designar una gestora si dimitiera la secretaria general, cosa que no ha ocurrido. Para justificar la liquidación de Díaz, tendría que echar mano del artículo 14.2 de las normas internas, que señala que "cuando la situación orgánica o política de un determinado ámbito territorial del partido lo aconseje, la comisión ejecutiva federal podrá adoptar las medidas que estime necesarias a fin de restaurar la normalidad". Ahí cabría la designación de una gestora, de manera mucho más violenta, como hizo Sánchez al defenestrar a Tomás Gómez como cabeza del PSOE madrileño y como candidato en febrero de 2015.

Ni ella ni Pepe Fiscal

Este escenario no es el que por ahora contempla Ferraz. Cree que al final Díaz será víctima de su propio aislamiento y se irá, aunque no las tiene todas consigo. "No podemos saberlo, dados los antecedentes", reconoce un alto mando de la cúpula. Espadas le concederá "unos días" tan solo para que se recomponga. Por el momento, ya adelantó este lunes que ella no seguirá como presidenta del grupo parlamentario, y por descontado caerá el portavoz, el exconsejero Pepe Fiscal.

"Juan no va a echarla por los balcones, pero tampoco consentirá un desliz", esgrimen en el equipo del alcalde. "Si pone palos en la rueda, gestora"

"Juan no va a echarla por los balcones pero tampoco va a consentir un desliz. Al primer atisbo que haya de que pone palos en la rueda, habrá gestora", sentencia un miembro de su equipo, que recuerda que ya Ferraz no tiene por qué ser generoso con ella, porque la secretaria general "desplegó una campaña contra Sánchez" y porque ya rechazó todo lo que se le ofreció, desde la Presidencia del Senado, hasta una plaza en las listas al Parlamento Europeo o un ministerio.

El alcalde, cuentan en su equipo, prefiere por tanto "esperar unos días" para que ella reflexione y se dé cuenta de que "es mejor que renuncie" al liderazgo del PSOE-A. Sin embargo, hay quienes advierten de que ella no lo hará. Díaz no ha vuelto a hablar desde el domingo y los suyos apuntan a la conversación que habrá de tener con Espadas. Esa charla se espera para finales de esta semana. "Ella no va a oponer ninguna resistencia. No va a a representar ningún problema, ni lo va a haber. Susana hará lo que le pida Juan, ya está, que no se haga un daño innecesario", precisa una fuente muy próxima a la exjefa de la Junta. Entres los sanchistas, hay dudas de que Espadas le exija con claridad, y cara a cara, que deje las riendas del PSOE-A de manera inmediata.

"Susana y Juan han tenido buena relación y han trabajado codo con codo. Ahora, o nos cuidamos todos o ganará Juanma Moreno las elecciones", señala otra responsable de la cúpula regional, que cree que Díaz ha de hacer valer su 38,76% de los sufragios y que los dos dirigentes "pactarán la transición y sin gestora".

Una susanista pide calma: "Ya la han matado, dejémosla que se gestione su muerte"

"Eso es lo que quiere ella -responden desde el lado del regidor-. Pero eso es farfolla, sus enredos. Debe dejar que el nuevo proyecto crezca. Que dimita, sin acritud y por el partido". "¡Es que la quieren echar con sosa cáustica! -protesta esta susanista-. Es maldad pura y dura. Se irá. Ya la han matado, dejémosla que se gestione su muerte".

Férriz, posible nueva portavoz

Hay veteranos que apuntan que ella querrá velar por el futuro de los que le han apoyado, y también negociar su propia salida. Las puertas ahora ya las tiene más cerradas. Un destino posible sería el Consejo Consultivo de Andalucía, con sede en Granada y en el que pueden sentarse los expresidentes de la Junta. "O dimitirá o le dejará el poder en un comité director [el máximo órgano de dirección del PSOE-A]. Ella debe de estar hundida y sabe que resistir es traición. Hoy no le queda ni el 25%, mañana ni el 20% y pasado mañana nadie. Los suyos dentro de poco serán tan pocos como irrelevantes", sostiene un socialista andaluz que la conoce bien. Esa cesión de las riendas en el comité director también se baraja en el equipo más próximo a Díaz. Y sobre su siguiente destino, rubrican que es una decisión "personal", que tomará ella "con su familia"

"Sabe que resistir es traición", indica un veterano, que pronostica que los apoyos de Díaz irán menguando poco a poco

Noticias relacionadas

Espadas quiere tener el camino allanado de cara a la semana que viene. En la próxima sesión de control, Díaz "no puede ser la que se enfrente a Moreno", ni tampoco Fiscal, subrayan en su círculo. En un grupo parlamentario hasta ahora muy afín mayoritariamente a la expresidenta, todo apunta a que la nueva portavoz será la jiennense Ángeles Férriz, miembro de la cúpula regional pero apartada por la secretaria general. Espadas no tiene escaño en la Cámara y liderará la oposición desde el Ayuntamiento de Sevilla.

El candidato a la Junta y próximo líder del PSOE-A quiere ir paso a paso, pero sin que Díaz le obstaculice el camino. Y Sánchez, que salió reforzado de las urnas del domingo tras lograr derrotar a su eterna rival, le apoya. Él ya tiene el control absoluto de la federación más potente, y sabe que, ahora sí, caminará al mismo ritmo que él.