El primero de los presos por el 1-O

Cuixart, el primer preso del 'procés' que lleva su caso a Estrasburgo

  • El presidente de Òmnium abre la vía europea apenas 24 horas después de que el Tribunal Constitucional confirmara su condena por sedición

El presidente de Òmnium, Jordi Cuixart.

El presidente de Òmnium, Jordi Cuixart. / David Zorrakino - Europa Press

Se lee en minutos
Júlia Regué
Júlia Regué

Periodista

Especialista en información del Parlament de Catalunya, siguiendo la actualidad de Cs, PP, Vox y CUP

Escribe desde Barcelona

ver +

El 'procés' ya ha llegado a Estrasburgo. El presidente de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, ya ha empezado los trámites de la vía europea después de que este martes sus abogados presentaran su recurso ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) en rechazo a su encarcelamiento y condena por la protesta ante la Conselleria de Economía y la organización del referéndum del 1-O en el 2017. Cuixart, en prisión desde el 16 de octubre del 2017, se convierte así en el primer independentista preso que lleva su caso a Europa después de haber agotado todas las vías jurisdiccionales en instancias españolas.

El recurso, registrado en catalán, llega tan sólo 24 horas después de conocerse la sentencia del Tribunal Constitucional que desdeñaba los recursos de Cuixart y del expresidente de la ANC, Jordi Sànchez, ambos condenados por sedición a nueve años de prisión y otros nueve de inhabilitación absoluta.

Sesenta informes

El contenido del recurso no ha sido desvelado, Òmnium lo presentará junto al equipo jurídico de Cuixart el próximo martes, pero la entidad ha informado de que los letrados han adjuntado unos 60 informes que ocupan 2.009 páginas y entre los que figuran los "pronunciamientos de organismos internacionales" que han pedido su excarcelación a lo largo de estos tres años y ocho meses, así como las resoluciones dictadas por otros tribunales europeos.

Noticias relacionadas

El entorno de Cuixart confía en los dos votos particulares de los magistrados Juan Antonio Xiol y María Luisa Balaguer, que consideraron por escrito que el Tribunal Supremo vulneró especialmente su derecho de reunión, a la legalidad sancionadora, a la libertad personal y a la ideológica, por lo que debían haber sido amparados. Por ello, opinaron que el fallo "amenaza con empobrecer nuestra democracia" al "alinearnos con sociedades disciplinadas por el abuso del sistema penal en la represión de conductas que se desenvuelven en el ámbito material de derechos fundamentales" dejando constancia de que, a su juicio, las condenas son desproporcionadas.

El resto de los independentistas presos también explorarán la misma vía que Cuixart y llevarán su caso a Estrasburgo. Desde Òmnium consideran que debían agilizar cuanto antes esta opción y esperan que el hecho de que su presidente permanezca entre rejas agilice los procesos de una justicia europea que suele tardar años en resolver. Paralelamente, el Gobierno tiene sobre la mesa las peticiones de indulto y las juntas de tratamiento de las prisiones deberán decidir en las próximas semanas sobre el tercer grado.