El 'procés' cambia de fase

El Gobierno y ERC cierran el círculo de los indultos

Los presidentes Pedro Sánchez y Pere Aragonès, en un acto de Foment del Treball en Barcelona

Los presidentes Pedro Sánchez y Pere Aragonès, en un acto de Foment del Treball en Barcelona / JOAN CORTADELLAS

Se lee en minutos
Xabi Barrena
Xabi Barrena

Periodista

Especialista en información sobre el Govern de Catalunya, de ERC y en el seguimiento de la actualidad del Parlament.

Escribe desde Barcelona

ver +
Juanma Romero
Juanma Romero

Periodista

Especialista en información de Gobierno y PSOE.

Escribe desde Madrid

ver +
Daniel G. Sastre
Daniel G. Sastre

Periodista

Especialista en política catalana y española

Escribe desde Barcelona

ver +

La política española vivió este lunes una de esas escenificaciones que son toda una pista sobre cómo se plantea el futuro. Llevaba semanas el presidente del Gobierno lanzando mensajes cada vez menos ambiguos sobre su intención de indultar a los presos del 'procés'. ERC había respondido con distancia, como si no fuera con ellos. Sin rechazarlos, es más, aceptándolos, pero al tiempo recordando que su opción es la amnistía. Y exigiendo a Sánchez que dejara de marear la perdiz y se decidiera, en un sentido u o en otro, sin más demora. Pero faltaba que alguien recogiera el guante, que plantara una pista de aterrizaje del tamaño de la que se pretende ahora para El Prat. Y ese alguien solo podía ser una persona, el presidente del partido, condenado a 13 años y encarcelado. Oriol Junqueras.

Y es que era imprescindible que ambas partes se rindieran a la escenificación. Porque uno, Sánchez, antes de iniciar la campaña pro-indultos reclamó el cumplimiento íntegro de las penas (14 de octubre del 2019) y el otro, Junqueras, señaló (el 22 de octubre del 2019) que “se podían meter los indultos donde les cupiere”. Además, el jefe del Ejecutivo necesitaba ese gesto ya mismo, a pocos días de la nueva manifestación de las tres derechas españolas en la madrileña plaza de Colón. "Es un movimiento importante que ayuda y deja sin gas al Colón 2.0", señalaron fuentes de la presidencia del Gobierno.

Estudiada coincidencia

Y en una maniobra estudiada, como corresponde a toda escenificación, Junqueras envió a un medio con cobertura nacional (La Sexta) y a otro catalán (el diario 'Ara') una carta en la que señala que “hay gestos que pueden aliviar el conflicto, paliar el dolor de la represión y el sufrimiento de la sociedad catalana, y cualquier gesto en la línea de la desjudicialización del conflicto ayuda a poder recorrer este camino”. Todo ello el día en que Sánchez y Pere Aragonès coincidían en el acto del 250º aniversario de Foment del Treball, en Barcelona.

No es un cambio de discurso. “Para nosotros, la amnistía es nuestra prioridad para acabar con la persecución judicial. La cuestión no termina ni con los exiliados ni con los presos, sino que hay que hacerla extensiva al resto de las 3.000 personas que sufren causas judiciales”, razona el presidente de ERC en la misiva.

Más allá de la situación judicial, Junqueras aboga, como hizo en su libro a medias con Marta Rovira (‘Tornarem a véncer’) de enero, por la ‘vía escocesa’ , el referéndum “pactado” con el Estado. “Es la opción”, reza la carta del lunes, “que genera más garantías y reconocimiento internacional inmediato. Porque sabemos que otras vías no son viables ni deseables en la medida en que, de hecho, nos alejan del objetivo a alcanzar”.

Debate sobre la unilateralidad

Esta frase fue entendida por Junts como una renuncia a la unilateralidad. Así, Elsa Artadi afirmó que "el independentismo tiene la obligación de explorar todas las vías, no descartar ninguna” De hecho, ERC la defiende, como se aprobó en su ponencia política del 2018, cuyo texto reza: “No podemos descartar nunca la vía de volverlo a hacer, si puede ser acompañados de complicidades internacionales, pero independientemente de la existencia del acuerdo con el Estado”. Fuentes del partido consultadas señalaron que este texto “sigue plenamente vigente. Solo una ponencia política puede sustituir otra". "Junqueras solo ha dicho lo que hemos dicho mil veces”, apuntó esta fuente.

En ‘Tornarem a véncer’, Junqueras y Rovira afirman que “la unilateralidad fue consecuencia de la falta de voluntad de diálogo del Gobierno” y que si “en el 2012 hubiéremos empezado por un referéndum unilateral, la sociedad no nos hubiera seguido” y que “no se puede invocar frívolamente la unilateralidad”. Con todo, el tándem director de ERC asevera que renunciar a las acciones unilaterales “tomando en cuenta cómo es el Estado español, sería lo mismo que renunciar a la independencia”.

'Versalles' en Foment

El acto de Foment del Treball supuso, pues, la solemnización casi versallesca del inicio del diálogo, con permiso de aquella reunión pre-pandemia en Moncloa de la mesa sobre el conflicto. Un diálogo que Sánchez está dispuesto a llevar adelante pese al revuelo que ha generado en la oposición. "Tengamos valentía y ejemplaridad. Apostemos por la concordia y por el reencuentro. Desde luego, el Gobierno de España así lo hará", dijo.

Noticias relacionadas

Aragonès, por su parte, explicó también que, aunque los dos gobiernos parten de posiciones diferentes, "todas se tienen que respetar", y que el diálogo es "una oportunidad, pero sobre todo una obligación".