Gesto "muy importante", dice Vara

La carta de Junqueras alivia al PSOE

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, saluda al ’president’ de la Generalitat, Pere Aragonès, en el acto por el 250º aniversario de la patronal Foment del Treball, este 7 de junio en Barcelona.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, saluda al ’president’ de la Generalitat, Pere Aragonès, en el acto por el 250º aniversario de la patronal Foment del Treball, este 7 de junio en Barcelona. / EUROPA PRESS / DAVID ZORRAKINO

Se lee en minutos

Quizá pueda saber a poco, a un paso aún "insuficiente", pero al menos sí sirvió para aquietar las aguas en el PSOE después de semanas de cierta zozobra. La tribuna de Oriol Junqueras publicada en La Sexta y el diario 'Ara', en la que reconoce que los indultos son un gesto del Gobierno de Pedro Sánchez que puede "aliviar el conflicto, paliar el dolor de la represión y el sufrimiento de la sociedad catalana" y en la que también cuestiona la vía unilateral, inyectó optimismo en la Moncloa y sosiego en el partido, incluso entre aquellos que habían expresado sus "dudas" respecto a la pertinencia de la medida de gracia por el posible coste político para el Ejecutivo. Es un "movimiento muy importante", subrayaban en el equipo del presidente, es un "avance" muy "necesario", "un buen síntoma", coincidían en distintas latitudes del PSOE.

Tras las palabras de Sánchez en Barcelona, en el acto con Pere Aragonès en Foment del Treball -cuando pidió "valentía" y declaró llegado el momento de dar pasos "con decisión" y buscando la "convivencia" del conjunto de la sociedad "por encima de la pequeñez" de cálculos electorales o intereses partidistas-, elaboró una primera respuesta oficial el secretario de Organización socialista y titular de Transportes. La misiva de Junqueras, dijo José Luis Ábalos, es una "reacción" a la "política de diálogo" del Gobierno. Su "autocrítica" demuestra, siguió, que ERC ha asumido que "el marco político del diálogo tiene que estar dentro de la legalidad".

Ábalos recuerda que el referéndum de autodeterminación no cabe en la Constitución, y el PSOE está por la "integridad territorial"

El ministro recordó en 'Al rojo vivo' (La Sexta) que el Ejecutivo no respaldará la vía escocesa, por la que apuestan los republicanos, porque no cabe en la Constitución un referéndum de autodeterminación y porque los socialistas velan por "conservar la integridad territorial de España", pero no exigirá a ERC que "renuncie a su pensamiento". En definitiva, puede continuar defendiendo sus ideas, pero sin saltarse la ley. Ahí radica la importancia del gesto de Junqueras: que, casi cuatro años después del 1-O y de la declaración de independencia, reconoce que ese camino no es "viable" y no lo comparten todos los catalanes. Admite que hubo una parte de Catalunya a la que no se "respetó", enfatizó Ábalos. En definitiva, "significa que empatiza y está pensando en el conjunto, que es lo que tenemos que hacer todos los responsables políticos", concluyó. Para un ministro de peso, la carta "es muy buena noticia: hay predisposición al diálogo y eso es lo más relevante a estas alturas".

"Ojalá esto vaya como pinta"

Que el giro de ERC aplacó enseguida un malestar latente en algunos sectores del PSOE lo probaba la rápida respuesta de Guillermo Fernández Vara. El presidente extremeño expresó su satisfacción a través de un tuit, la misma herramienta que hace dos semanas empleó para manifestar su desacuerdo con Sánchez. "La política no son solo gestos pero son muy necesarios. Y este es muy importante. Hay que salirse al encuentro dentro de la Constitución", aseguró. Otro barón que había expresado sus reservas, sus "dudas" respecto a los indultos, fue el castellanoleonés Luis Tudanca, sanchista de primera hora. En su entorno respiraban más aliviados: "Nos ha situado de forma rápida en un escenario menos perjudicial para nosotros. Había dudas por si [los independentistas] iban a aprovechar con inteligencia esta oportunidad. Y las palabras de Junqueras son un buen síntoma. Sin que vaya a resolverse el problema catalán de manera definitiva, sí nos ha dado una alegría. Ojalá esto vaya como pinta".

Emiliano García-Page, presidente de Castilla-La Mancha, el líder territorial socialista más rotundo contra los indultos, prefirió tocar de soslayo el tema del día, porque no quiere que Junqueras le marque "ni los ritmos, ni la agenda", según explicaban en su círculo. "Lo que afecta a todos los españoles" se ha decidir "entre todos, no por partes", dijo Page, pues "al final es España", una "nación que va unida". Lo que venía a decir es que tampoco vale la vía escocesa, de defensa de un referéndum pactado. "La fórmula es ilegal y todos a aplaudir, cuando realmente no hay ninguna novedad", razonaban fuentes próximas al barón castellanomanchego. Su homólogo aragonés, Javier Lambán, aún no ha expresado su opinión sobre la inminente medida de gracia a los presos del 'procés', dada su convalecencia por la cirugía por cáncer de colon a la que tuvo que someterse. Convalecencia de 15 días que terminó este 7 de junio.

El valenciano Ximo Puigrespaldó la iniciativa de Sánchez desde el principio, aunque también pidió un gesto al independentismo. El que se produjo este lunes, por eso consideró la tribuna de Junqueras como "un paso positivo en ese diálogo absolutamente imprescindible", porque "no hay opción alternativa al diálogo". La misiva, para Puig, "va en la posición correcta de intentar buscar vías de encuentro". Desde su círculo también apuntaban que el líder de ERC puede contribuir a mitigar la inquietud existente en el PSOE, que no obstante distaba mucho del cisma visto en episodios anteriores, y más aún de la guerra interna de 2017: "Desde luego, esto desmonta las tesis que tenían planteadas los que están contra los indultos, desde la derecha socialista hasta la derecha y la extrema derecha. Aunque siempre hay insaciables que piden a los independentistas que dejen de pensar como piensan".

"Hacer mucha pedagogía"

La lectura es que el de Junqueras quizá sea un "primer paso", quizá insuficiente, pero "importante" y "necesario"

En otras federaciones también hablan de paso "necesario" y "positivo", que dibuja "un terreno un poco más favorable" para el PSOE. "Aunque luego habrá que ver cómo va la gestión de ERC de los temas en la mesa de diálogo", sentencian desde el PSE. "Ayuda, aunque tienen que dar un paso", complementa otra presidenta autonómica. "Me parece un paso importantísimo y suficiente para empezar un nuevo periodo de relaciones. Es solo un primer paso, cierto", abunda una segunda presidenta, que recuerda la actitud del PP, que no ha aflojado en su campaña contra Sánchez, y partido del que ya "no espera nada".

Otro barón insiste en que no será un camino fácil, porque habrá siempre "pasos pequeños, y adelante y atrás". "Ante los rugidos de muchos, es necesario por parte de ERC ir dando pasos en la misma dirección que ha impulsado el presidente", insiste otro secretario regional, quien cree que la clave para amortiguar el previsible desgaste es "hacer mucha pedagogía", "análisis" de la pasada década y de la que "ahora toca afrontar". Para un dirigente socialista que ha conocido la primerísima línea, la de este lunes es "la mejor noticia de la legislatura, ha sido gesto de Pedro seguido de gesto de ERC, sin negociación aún, una jugada maestra que deja al PP 'out'" justo días antes de la segunda manifestación de las derechas en la plaza de Colón de Madrid. Concentración que, para la Moncloa, ya se queda "sin gas".

Los indultos no han entrado de lleno en la campaña de primarias del PSOE andaluz, que esta semana afronta su recta final antes de la votación, en primera ronda, del próximo domingo. Igual ocurrió con el escrito del jefe de ERC. Pero mientras los partidarios de Juan Espadas, alcalde de Sevilla y candidato de Ferraz, aplaudían una posición "indudablemente mejor que la ruptura unilateral", al tratarse de "un camino adecuado para la recuperación de la vía política", los próximos a Susana Díaz recordaban el "cabreo" de muchos militantes con la decisión de Sánchez, y su amenaza incluso de "romper el carné" del PSOE.

El presidente de Castilla-La Mancha, el socialista Emiliano García-Page, en un acto en Albacete este 7 de junio. 

/ JJCM

Tiempo para las urnas

En un partido controlado por su secretario general, no se puede hablar de estruendo. Ni de división. Las voces críticas, sin embargo, han sonado, encabezadas por Page y también secundadas por Felipe González y, de forma mucho más dura, por Alfonso Guerra. Pero incluso el expresidente se matizó hace unos días: sostuvo que él no se opone a los indultos, solo cree que no se dan "las condiciones" en este momento, porque cree necesario que los independentistas estén "dispuestos" a "recorrer ese camino" de respeto al "ordenamiento jurídico". Algunos dirigentes en el PSOE recuerdan cómo González defendió que no había que encarcelar a los líderes del 'procés' y que no vio rebelión en el otoño de 2017. "No se puede actuar por rabia contra el Gobierno", por "odio contra Sánchez", rubrican estos mandos.

El Ejecutivo defiende que en dos años habrá tiempo de dar la vuelta a los malos pronósticos, y el coste sería "no hacer nada"

Noticias relacionadas

Falta por ver cómo va digiriendo el partido el reposicionamiento de Junqueras, y sobre todo cómo responde el electorado. La posible incomprensión de los votantes es, de hecho, la principal fuente de preocupación para la dirigencia. En el Gobierno han venido insistiendo en que faltan más de dos años para las urnas, que la ciudadanía apreciará la voluntad de "reencuentro", y que el horizonte cambiará cuando la vacunación se haya completado y la recuperación económica sea una realidad. El "mayor riesgo", reiteró Ábalos, sería "no hacer nada, no ofrecer alternativa ni soluciones".

Algunos barones también creen que es imposible hacer pronóstico con unas generales tan lejanas, aunque es evidente que la cuestión territorial ha penalizado históricamente al PSOE y el PP "ha incentivado el anticatalanismo". "Pero veremos si no nos castiga más la subida de la factura de la luz, que eso sí llega a todos los ciudadanos, y especialmente a nuestros votantes", advierte un líder territorial. Lo más inminente será el acuerdo del Consejo de Ministros para los indultos, y estos pueden llegar este mismo mes o a primeros de julio.