Consejo Nacional del partido

El PSC cierra filas con Sánchez ante la ofensiva de la derecha por los indultos

  • Iceta apuesta por la concordia y asegura que el Gobierno gestionará la medida de gracia "teniendo en cuenta las consecuencias"

  • Illa carga contra PP, Cs y Vox por practicar "el patriotismo del miedo y revanchismo de la cobardía"

Declaraciones de Miquel Iceta y Salvador Illa en el consejo nacional del PSC. / EFE / QUIQUE GARCÍA / VÍDEO: ACN / PSC

3
Se lee en minutos
Júlia Regué
Júlia Regué

Periodista

Especialista en información del Parlament de Catalunya, siguiendo la actualidad de Cs, PP, Vox y CUP

Escribe desde Barcelona

ver +

"Responsabilidad, convicciones y coraje". Esta es el consejo que da el PSC al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para que no se amedrente ante la ofensiva de las derechas que reeditarán la fotografía de Colón para protestar contra una posible concesión del indulto a los presos independentistas. Los socialistas catalanes han cerrado filas con Sánchez este sábado durante el consejo nacional de la formación y le han dado un espaldarazo ante las críticas externas, pero también ante el revuelo interno alentado por barones autonómicos y exdirigentes históricos como Felipe González y Alfonso Guerra contrarios a la medida de gracia.

Desde la Sala Ernest Lluch del Casal Socialista Joan Reventós de Barcelona, el primer secretario del PSC y ministro de Política Territorial y Función Pública, Miquel Iceta, ha apostado por la concordia y ha asegurado que el Gobierno gestionará la medida de gracia "teniendo en cuenta las consecuencias": "No queremos decir sólo 'un solo pueblo', lo queremos hacer realidad, conscientes de que se ha resquebrajado y de que quien promovió la división quizá no era suficientemente consciente de los efectos perniciosos y negativos de una política divisiva. Nosotros haremos todo lo contrario. Nunca a cambio de nada, sino por convicción y por responsabilidad", ha espetado.

Iceta no ha escatimado críticas a PP, Cs y Vox y ha animado a los suyos a "alzar la voz contra una derecha incapaz de traernos nada y que sólo quiere destruirlo todo". "La derecha, cuando se pierde, vuelve a Colón", ha deslizado y ha ironizado sobre la recogida de firmas de los populares contra los indultos recordando que la que emprendieron contra el Estatut "provocó una crisis política" con el embrollo del 'procés'. "Quien quiere de verdad a España no la divide", ha zanjado.

"Ni independencia ni amnistía"

El secretario de Organización y líder del PSC en el Parlament, Salvador Illa, ha sido mucho más contundente alertando de que "ni Catalunya será independiente, ni habrá amnistía ni habrá referéndum de autodeterminación" pero, a la vez, ha empujado para abrir una nueva etapa de "reencuentro" entre catalanes.

Illa ha defendido que Sánchez no se guiará por las encuestas para decidir sobre los indultos a los presos del 1-O -que serán parciales, ha dicho, porque el tener sobre la mesa el informe desfavorable del Tribunal Supremo "se excluye la posibilidad de que sea total"- y ha celebrado que el presidente se mueva por "la justicia, el entendimiento, favorecer el reencuentro, pensar en el futuro y defender el interés general". "Estos son los verdaderos valores constitucionales", ha apuntalado, antes de acusar a las derechas de practicar "el patriotismo del miedo y revanchismo de la cobardía"

El líder del PSC en la Cámara catalana ha aseverado que Catalunya "necesita dar un salto adelante [...], sin titubear, para pasar así del desencuentro al reencuentro". "No importa si el camino es difícil, si sabes que vas en la buena dirección. No importan los obstáculos que tengas que sortear, si sabes que cuando llegues al final del camino lo que encuentras valdrá la pena", ha remachado, y ha enarbolado el papel del PSOE durante la aplicación del 155 en Catalunya "arrimando el hombro", a diferencia del actual PP, ha dicho.

Un nuevo Govern ya "fracasado"

Noticias relacionadas

Tras la configuración del nuevo Govern de coalición entre Esquerra y Junts, Iceta e Illa han lamentado que este ahonde en la "repetición de un fracaso" y que genere "falsas expectativas" y, como consecuencia de esto, "frustración" a todos los catalanes. El ministro ha cuestionado cómo se puede abogar por el diálogo y por la negociación a la vez que por el 'embate democrático' y la confrontación, por lo que les ha pedido que acaben con el "engaño". Y, por su parte, el líder parlamentario ha sentenciado que ser de izquierdas es "incompatible" con ser independentista.

Los socialistas ya se han puesto manos a la obra para construir un Executiu "alternativo", en la sombra, que fiscalice la acción del gobierno presidido por Pere Aragonès y que vaya tomando forma para que en la próxima contienda electoral catalana, si los resultados y las mayorías les acompañan, puedan ocupar el Palau de la Generalitat.