DEBATE DE INVESTIDURA

Los 'comuns' cargan contra los bandazos de Aragonès

"El Govern progresista llegará más pronto que tarde", augura Albiach

Jéssica Albiach y Pere Aragonès, en el Parlament.

Jéssica Albiach y Pere Aragonès, en el Parlament. / EUROPA PRESS / David Zorrakino

1
Se lee en minutos
Daniel G. Sastre
Daniel G. Sastre

Periodista

Especialista en política catalana y española

Escribe desde Barcelona

ver +

Los 'comuns' protagonizaron hace una semana una negociación fugaz con ERC. Apenas duró cuatro días, porque Pere Aragonès se desdijo de su intención de querer gobernar en solitario y buscó finalmente el pacto con JxCat. La líder de En Comú Podem en el Parlament, Jéssica Albiach, ha criticado este viernes esos bandazos del futuro 'president', y ha afirmado que "más pronto que tarde llegará el Govern progresista", al margen de los posconvergentes.

Imbuida de esa ruptura de las negociaciones exprés, el tono de Albiach ha sido más duro que de costumbre. "Primero quieren un Govern en solitario, después no, y no explican ese cambio de opinión", le ha recordado a Aragonès. Y, después de que el candidato acusara a los 'comuns' de hacer un discurso "pirotécnico", Albiach le ha replicado: "Para pirotecnia su comparecencia del 8 de mayo". Ese día, el futuro 'president' anunció que rompía las negociaciones con JxCat, con quien pactaba solo una semana después.

Noticias relacionadas

La líder parlamentaria de los 'comuns' ha insistido en que el nuevo Govenr no supone, al contrario de lo que dice Aragonès, un "cambio de etapa", sino que solo es un "cambio de cromos" con JxCat. "Este Govern ya lo dio por enterrado Quim Torra en enero de 2020. Y Joan Tardà ya hablaba en 2021 del 'agotamiento evidente' de una 'fórmula ya superada'. Es la prórroga de un Govern zombi", ha resumido.

Albiach ha subrayado que había otras opciones, porque "Las elecciones dieron diversas mayorías". "Podríamos tener una mayoría progresista. Llegaba la posibilidad de un cambio", ha insistido. Pero ha culpado de que se frustrase esa opción tanto a la falta de valor de ERC para despegarse de JxCat como a la actitud del PSC, que se dedicó a "poner sus votos en una vitrina para exhibirlos como un trofeo, en vez de para ponerlos a trabajar".