DECISION JUDICIAL

Una jueza liga el proceso por facturas falsas de David Madí al 'caso 3%'

  • La magistrada remite la causa a la Audiencia Nacional al figurar la productora Triacom en el epicentro de las dos causas

Barcelona 26 11 2019  Aigues de Catalunya presenta su centro de innovacion GoHub en Barcelona  Foto David Madi  FOTOGRAFO SERGI CONESA

Barcelona 26 11 2019 Aigues de Catalunya presenta su centro de innovacion GoHub en Barcelona Foto David Madi FOTOGRAFO SERGI CONESA

2
Se lee en minutos
J. G. Albalat
J. G. Albalat

Redactor

Especialista en Judiciales

Escribe desde Barcelona

ver +

La jueza que debía juzgar una presunta trama de facturas falsas en la que están implicados el productor audiovisual Oriol Carbó, el empresario Juan Manuel Parra y el exdirigente de CDC David Madí, entre otros, ha acordado inhibirse a favor de la Audiencia Nacional para que se incluya en una de las piezas derivada del 'caso 3%' sobre el supuesto pago de comisiones a Convergència, según el auto al que ha tenido acceso EL PERIÓDICO. En concreto, se acumulará al proceso denominado Triacom, la productora que, con la colaboración de otras sociedades, está en el epicentro de la emisión de facturas por servicios no realizados.

La magistrada ha aceptado así la petición de la fiscalía. En su auto sostiene que los hechos enjuiciados en la causa de la trama de facturas "no solo son conexos, sino que son los mismos" que los instruidos en la Audiencia Nacional. Y detalla que en el proceso que ella tramita se pretende esclarecer la emisión de facturas simuladas por parte de unas sociedades de Juan Manuel Parra (condenado por el 'caso Palau') a la compañía Triacom por "servicios no prestados". Algunas de esas facturas se encuentran en la causa de la Audiencia Nacional.

Defraudar y financiar al partido

Noticias relacionadas

La togada establece que las causas de Barcelona y la de Madrid tienen por objeto una supuesta trama de facturación atribuida a Triacom. Por esta razón, a su entender, "no pueden enjuiciarse los hechos por separado", pues estas facturas de 2011 pueden haber servido para defraudar a Hacienda y "a la vez, para financiar ilegalmente a un partido político". A raíz de esta decisión, que puede ser recurrida, Madí, que no está imputado en el 'caso 3%', puede acabar siendo juzgado en la Audiencia Nacional.

En el juicio que debía celebrarse en Barcelona este viernes y que ha sido suspendido, la fiscalía reclama para Madí dos años de prisión. En el banquillo estaba previsto que se sentara el empresario Juan Manuel Parra, proveedor habitual de CDC, quien en julio de 2019 remitió un escrito en el juzgado penal de Barcelona en el que confesaba haber cobrado trabajos realizados a CDC a través de Triacom, productora del "El gran dictat". Para acreditar su versión, entregó un CD que contiene una conversación que mantuvo en el 2011 en la entonces sede de CDC en la calle de Còrsega de Barcelona con Germà Gordó, entonces secretario del Govern e imputado por el 'caso 3%'. En enero del 2020, el juez de la Audiencia Nacional del 'caso 3%' descartó investigar, a petición del fiscal, a David Madí porque no existían "elementos objetivos" que permitan considerar que las cantidades que a este le llegaban desde la productora Triacom "por vía de sus entidades interpuestas se destinaras a la financiación de CDC, ni que que constituyeran "una forma indirecta de abonar deudas" del citado partido o para conseguir un sobresueldo.