Ultimátum a los partidos independentistas

La ANC amenaza a ERC y Junts con la confrontación si se repiten elecciones

  • Paluzie exige la formación ya de un Govern que trace una estrategia hacia la independencia

La presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie.

La presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie. / ÁLVARO MONGE

Se lee en minutos
Xabi Barrena
Xabi Barrena

Periodista

Especialista en información sobre el Govern de Catalunya, de ERC y en el seguimiento de la actualidad del Parlament.

Escribe desde Barcelona

ver +

El divorcio en el independentismo amenaza con extenderse desde los partidos a la sociedad civil. La ANC aumentó a máximos la presión sobre las fuerzas políticos y les ha advertido este domingo, singularmente a ERC y Junts que, si no se ponen de acuerdo para pactar un Executiu y se va a una repetición de los comicios del 14-F o si se "repite un Govern sin ningún plan para avanzar", hacia la secesión, la entidad "dejará de prestarles apoyo", en palabras de su presidenta, Elisenda Paluzie. Según ella, si ello sucede, con el tiempo, volverá a producirse "una ola que pillará a muchos por sorpresa, como en septiembre del 2012, y que les pasará por encima". Especialmente explícito en la advertencia o amenaza fue el vicepresidente de la ANC, David Fernàndez: "Estamos detrás vuestro empujandóos; podemos estar a vuestro lado acompañandóos. Pero también podemos estar frente vuestro, confrontadóos".

Y es que para esta entidad, para muchos clave en el devenir del 'procés' por su capacidad movilizadora y organizadora, "ya no hay excusas" para no formar un Govern "netamente independentista que dé cumplimiento al mandato de las urnas del 52%" de voto secesionista, apuntó Paluzie. Es decir, que se forme ya un Executiu y que se trace un plan hacia la independencia. Huelga decir que el mensaje de la entidad soberanista no hace distingos entre republicanos y posconvergentes y los mete todos en el mismo saco.

Gritos de "unidad, unidad"

Noticias relacionadas

Ante un gentío que medio llenaba la plaza de Sant Jaume y que coreaba "unitat, unitat", Paluzie señaló que la paciencia de las bases del independentismo se había agotado y exigió a los partidos que acabaran con los cantos de sirena en forma de "mesas de negociación estériles y referéndums pactados que nunca tendrán lugar" y se encaminaran los esfuerzos hacia la consecución de una independencia que, dijo, no vendría "de los tribunales europeos, sino del Parlament y de la fuerza de la calle".

Muestra de ese cansancio, desánimo y agotamiento de la paciencia de la militancia de la ANC pueden ser las palabras de Fernàndez, el vicepresidente: "La gente ha invertido tiempo y dinero. Hemos perdido empleos, clientes y parejas. Y hemos perdido la paciencia y la confianza".