Las cuentas del rey emérito

Hacienda notifica a Juan Carlos I la apertura de una investigación fiscal

  • Las cuentas el exjefe del Estado ya estaban siendo sometidas a revisión tras su segunda regularización

  • Las conclusiones del fisco son imprescindibles para que el ministerio público decida el futuro de sus diligencias

El rey emérito, Juan Carlos I, en una imagen de archivo.

El rey emérito, Juan Carlos I, en una imagen de archivo. / Europa Press

Se lee en minutos

La Agencia Tributaria ha notificado a Juan Carlos I el inicio de la investigación que tiene abierta para verificar el cumplimiento de sus obligaciones fiscales, según ha adelantado 'El Español'. Del resultado de estas pesquisas sobre las cuentas del exjefe del Estado y el origen de los casi cinco millones que ha entregado al fisco, para ponerse al día, depende el futuro de las diligencias de investigación que tiene abiertas la Fiscalía del Tribunal Supremo.

Fuentes fiscales señalaron a EL PERIÓDICO que el ministerio público cuenta con sus propios inspectores de la Agencia Tributaria que trabajan para comprobar el montante, el origen de los ingresos, la fecha en que se generaron y los contribuyentes que han intervenido en su generación. En el marco de esa comprobación, el pasado 4 de marzo, siete días después de que trascendiera la segunda regularización de Juan Carlos I y 15 después de que esta se llevara a cabo, su abogado, Javier Sánchez-Junco, se dirigió a la fundación Zagatka para pedirle facturas y comprobantes de gasto y de emisiones de dinero para documentar ante Hacienda lo declarado.

Las mismas fuentes señalan que los requerimientos en busca de información se producen siempre que los expertos lo consideran necesario para aclarar algún aspecto que pueda ser clave para determinar si la regularización fue veraz y completa y, por tanto, se ha neutralizado el delito, o por el contrario, han hecho que aparezcan indicios de que pudo cometerse uno. El informe que elaboren al respecto será clave para que la Fiscalía del Supremo decida qué hace con las diligencias abiertas: archivarlas, al no apreciar ilícito alguno, o transformarlas en una querella ante la Sala Segunda del alto tribunal, única que puede investigar a Juan Carlos I, dada su condición de aforado.

El letrado del rey emérito subrayó el pasado 26 de febrero en un comunicado que la segunda regularización por 4,4 millones de euros se presentaba "sin requerimiento previo de clase alguna", requisito imprescindible para que lo aportado conjure la imputación de delito fiscal. Entre los extremos que deben aclarar los expertos figura la aparente contradicción en la segunda declaración complementaria del monarca: el comunicado hablaba de "asunción" de "determinados gastos por gastos y servicios realizados por Su Majestad", y no de donaciones, que es la forma en que el dueño de la fundación, Álvaro de Orleans, las había descrito en su declaración en Suiza y en Mónaco ante miembros de la fiscalía española.

Investigación simultánea

Las pesquisas de Hacienda, recuerda el sindicato de técnicos de Hacienda GESTHA, pueden y deben realizarse mientras no haya querella presentada o acción judicial en curso. Pero ello no quita para que para determinar si hay delito fiscal, el ministerio público necesite del auxilio de los inspectores de Hacienda. Por eso algunos de ellos trabajan en exclusiva para la Fiscalía Anticorrupción, cuyo jefe, Alejandro Luzón, se incorporó por decisión de la fiscal general del Estado, Dolores Delgado, en busca de mayor efectividad en las indagaciones, al equipo que capitanea el teniente fiscal del Supremo, Juan Ignacio Campos.

Noticias relacionadas

La fiscalía del Supremo no recibió el informe de la Agencia Tributaria de la primera regularización, que ascendía a 678.393 euros, hasta tres meses después de presentada. De ahí que lo previsible es que la de febrero, por 4.395.901 euros, y en la que se ha pedido información complementaria al emérito, requiera mucho más tiempo. Con esta declaración complementaria, Juan Carlos I pretende ponerse al día con el fisco por el dinero que recibió de Zagatka que se cifra en casi ocho millones de euros.

Para determinar si la regularización fue veraz y completa, la inspección fiscal debe extenderse, como en todos los casos de declaraciones complementarias, a la comprobación sobre supuestos préstamos o donaciones percibidas por el contribuyente para satisfacer su deuda con Hacienda. En el caso de Juan Carlos I, un grupo de empresarios amigos fueron los que sufragaron el pago. Comprobar la veracidad de esta afirmación resulta clave.