El laberinto catalán

Los 'comuns' no ven obstáculos insalvables tras su segunda reunión con ERC

  • Crearán un grupo de trabajo para abordar la investidura de Aragonès

  • El encuentro sirve de bálsamo a un enfrentamiento previo por unas palabras de Asens

La portavoz de En Comú Podem en el Parlament, Jéssica Albiach, en el debate de investidura de Pere Aragonès, este viernes.

La portavoz de En Comú Podem en el Parlament, Jéssica Albiach, en el debate de investidura de Pere Aragonès, este viernes. / Acn/ Job Vermeulen

Se lee en minutos

La segunda reunión de la 'negociación relámpago' que mantienen ERC y los 'comuns' para alcanzar un acuerdo para investir 'president' a Pere Aragonès terminó como la primera: con buenas sensaciones, con avances y con la voluntad por ambas partes de que las conversaciones lleguen a buen puerto lo antes posible. Los dos partidos se comprometieron a crear un grupo de trabajo para concretar los puntos que tendría un posible acuerdo, que en todo caso se cimentaría en los ejes que los 'comuns' trasladaron el lunes a los republicanos: transición ecológica, salud, economía, feminismo y diálogo Catalunya-España. Fuentes de En Comú Podem no ven ningún obstáculo insalvable para alcanzar un pacto.

El segundo encuentro se celebró también en el Parlament y duró cerca de una hora. Los 'comuns', cuyo equipo negociador está formado por los diputados Lucas Ferro, David Cid y Susanna Segovia, solo ponen una "línea roja" para llegar a un acuerdo: que en el futuro Govern no esté representado JxCat. Ellos preferirían tener 'consellers', pero no se cierran a la idea de apoyar un Govern de ERC en solitario, como pretenden los republicanos.

En cualquier caso, todos son muy conscientes de que en la negociación hay un 'elefante' invisible: el partido de Carles Puigdemont. "Siguen teniendo el inicio de la legislatura en sus manos", recuerdan fuentes de la negociación. Para iniciar la legislatura con un Govern de ERC en minoría, como quiere ahora, Aragonès necesita que al menos cuatro diputados de JxCat se abstengan en la investidura, además del apoyo de los 'comuns' y la CUP.

El independentismo de ERC

Noticias relacionadas

La reunión sirvió también para calmar la disputa que se había abierto durante el día entre los republicanos y los 'comuns'. El origen estuvo en unas palabras de Jaume Asens, presidente del grupo parlamentario de Podemos en el Congreso, en Ràdio 4, donde dijo que ve posible cerrar un acuerdo esta misma semana porque en la hoja de ruta de ERC para esta legislatura "no está conseguir la independencia". Salieron a responderle tanto Gabriel Rufián como la portavoz de ERC, Marta Vilalta. El primero le recordó que su partido tiene "90 años de historia, un presidente fusilado por el fascismo y un presidente encarcelado por defender la independencia de Catalunya".

La segunda fue más dura. "La independencia de Catalunya y construir una república catalana de derechos y libertades para todos es el objetivo de ERC ahora y siempre hasta que lo alcancemos. Nosotros no abaratamos los sueños como habéis hecho vosotros con lo que fue el 15-M", escribió en Twitter. Asens matizó después sus declaraciones: "Se han malinterpretado unas palabras mías. Nunca le pediría a ERC ni a nadie que renuncie a sus objetivos, igual que nunca aceptaría que nadie me lo pidiese a mí. Que nada nos distraiga de dar una oportunidad al diálogo y al acuerdo progresista".